lunes, 9 de noviembre de 2009

ME HUBIERA GUSTADO SER BLANCA



Me hubiera gustado ser blanca solamente porque seguramente hubiera tenido una infancia con canciones para dormir, miles de juguetes y unos papas que priman ante todo mi seguridad, mi estabilidad y mi bienestar.

Me hubiera gustado ser blanca para que mi cuerpo hubiese podido disfrutar de las cremas más suaves, de los perfumes más exquisitos, champúes con olores, ropa sedosa y de colores, algo que trabajaría todos mis sentidos desde pequeña.

Me hubiera gustado ser blanca para ser la que manda en casa desde siempre, pillar cabreos históricos y hacer bailar todo el mundo a mi son… Para poder decirle a la gente "Cállate" cuando me canse de escucharlos, porque lo único que importa es lo que siento Yo.

Me hubiera gustado ser blanca para poder haber viajado en los lugares más carismáticos y entrañables de la tierra, tener la sensación de comerme el mundo y saber que si lo quisiera, podría. Subir a los muros más elevados del orbe, de la tierra, y poder disfrutar de estar sola.

Me hubiera gustado ser blanca par tener una idea exacta de las Ciencias, saber lo que es la Información, y la Cultura de lo otros países, la Historia del mundo y de los ecosistemas… Disfrutar de todas las parcelas del Arte.

Me hubiera gustado ser blanca para tener una gran probabilidad de tener una infancia feliz, una educación refinada, vivir en un ambiente de facilidades, de conocimientos, de oportunidades, de comodidades, de comprensibilidad, de simplicidad…, una vida tranquila y sin preocupaciones.

Me hubiera gustado ser blanca para poder saber lo que es “Decidir”, lo que significa la “Seguridad” o “Rallarse” y sentirme un poco egoísta y/o egocéntrica sin que me sepa mal. Disfrutar de un amor físico, con abrazos, besos y todas aquellas cosas que hacen y dicen los blancos.


Pero nací en un sitio donde la naturaleza prima y donde la necesidad, las carencias y la penuria no dejan lugar a mimadas, ni a consentimientos. Donde la pobreza es un decorado. Donde mis antepasados nacían directamente de la tierra e invocaban la lluvia con sal y fuego. Tengo la sangre del león en mis venas. Tengo los dioses del trueno, del hierro y de la tierra que velan por mí… Esto es lo que dicen los padres de mis progenitores.

Tengo una cultura de cantos, de refranes, de verdades, que hacen que el día a día no sea una simple rutina o un mero hábito. Sé leer en las miradas. Conozco a la gente. Sé lo que es la preocupación y lo que viene justo antes de “sufrir”. Sé valorar a la gente y lo que tengo. Sé ser agradecida. Sé lo que son las collejas cotidianas, la ropa de domingo y la de cada día. Jugar por la calle en bragas y sustituir juguetes por elementos de la naturaleza. Sé como suena una risa despreocupada.

Sé lo que es jugar, morada, cual pájaro, en los mangueros. Ver el mundo, allí encumbrada, y pensar que el horizonte es aquella cabaña que parece tan lejos. Ir de vacaciones solo cambiando de barrio. Chapotear en los arroyos con mis amigos, desafiando las reglas de la higiene y las infecciones. Y mi pobre piel, acostumbrada a las intemperies, no sufre ni bajo el sol más tórrido y ardiente, ni con las mordeduras del escorpión.

Sé lo que es caminar descalza, correr descalza, notando las piedras del camino bajo mis pies. Piedras cuyo solo tacto me recuerda mi niñez. Sé lo que es estar estirada en el campo, con las hierbas altas alrededor, escuchando el canto de los grillos. La hierba mojada que recuerda el melancólico olor a lluvia. Los madrugones. Las siestas bajo los árboles de la tarde. Aquella ignorancia que provoca bienestar y tranquilidad de espíritu. Ver las estrellas solo con levantar la cabeza, saber que no puedes comerte el mundo, pero sí, volar.

Sé lo que son las casas mal construidas que nada tienen que ver con las grandes Ciudades de Piedra, pero que tienen cada una su historia. Igual que los Baobabes, árboles gigantes con historias escalofriantes. Una cultura de cuentos, de suposiciones, de supersticiones y de metáforas que desafiarían al mismísimo Tim Burton…

Me enorgullezco de mis raíces y fardo hasta la saciedad. Sé que mis padres parieron a una fiera de verdad, a una hija de confianza. Solo el que no ha vivido nada sufre por lo mismo. Yo vengo preparadísima. Llevo como escudo mis vivencias, unas vivencias que agudizaron mis sentidos y mi intuición. Tengo la fuerza necesaria para mirar de frente a mis problemas. Tengo dentro de mí, la bravura y el coraje del leopardo. Fuego ardiente que me hace vivirlo todo con pasión. Yo puedo volar.

Me hubiera gustado ser blanca, pero bien mirado, creo que es más molón ser negra.

http://yaivi.blogspot.com

13 comentarios:

Perbane dijo...

¿Realmente son tantas las diferencias, o solo lo son las circunstancias?

Yo quiero pensar que lo que nos hace diferentes a las personas es lo que hemos vivido, indiferentemente de lo que nos han dejado en herencia nuestros padres.

¿Me estaré equivocando, al querer pensar esto?

Anónimo dijo...

Bella,

aquest bloc és impressionant!!

mireia dijo...

Bella, amoreee!
que macu!! ja t'he fet una visiteta abans de marxar cap a NY.

De "negre" estás molt més molona...con tu pelo de blanca!

guapaaaaaaaaaaaaaa

yaivi dijo...

Pebane !! tienes toda la razón, pero en realidad estoy hablando de circunstancias en general. Obviament, hay algunos blancos que viven peor que muchos negros y vice versa...
Pero es verdad que lo que nos hace diferentes es lo que hemos vivido. Me gustaria saber que recuerdos tenemos cada uno de nuestra infancia ! Es que realmente más alla de los ordenadores y jugar solo, es guay estar en medio de la naturaleza y disfrutar de todo. Y sino, lo chulo tambie es vivir aquella diferencia.

Perbane dijo...

Hola Yaivi, me gusta mucho tu blog.
Yo no sé si tengo razón o no, ya que mi realidad puede ser muy diferente a la de otra persona, a mi me han educado bajo la perspectiva de que todos somos iguales, que no hay nadie mejor que nadie, que lo que nos hace diferente son nuestros actos, y soy consciente de que eso es un idealismo, y que existen las fronteras, la xenofobia y demás males, lo sufrí cuando a mi marido no le dejaban entrar en Europa y tuve que dejarlo todo para irme con él a su país, es todo muy absurdo, por eso prefiero seguir pensando como me educaron, aunque sea más fácil tener prejuicios.

Me gustaría mucho que nos contaras más sobre como es y como se vive en África, pues aun no he tenido podido ir, y creo que aunque fuera allí a vivir, para mi seria diferente.

Gracias Yaivi por tu blog, sigue escribiendo!

yaivi dijo...

Perbane !! Jejeje ! que gran verdad! Todos somos iguales, pero los lugares no lo son. Y pienso tambien que nuestros actos deterinan nuestra manera de ser !! Pero si realmente nos ponemos por encima de todo esto creo que ni la xenofobia, ni ls fronteras tindran lugar ... !! De dod es tu novio ?? donde vivs ahora ?? me has creado curiosidad ! jajaja !! Que gran decision el querer irte tu a su pais ! Un beso nena !

Anya dijo...

Pues yo soy blanca y no me siento identificada con la parte en la que describes lo que crees que disfruta un blanco...
Pero entiendo lo que quieres decir.
Hoy he descubierto tu blog, gracias a El Blog Alternativo,y me encanta.

yaivi dijo...

Hola Anya!
El escrito en sí es bastante grotesco y caricturesco.! No todos los blancos viven las mismas realidades, igual que no todos los negros han tenido la mismas vivencias.
Gracias por entrar en el armario. Lo de elblogalternativo ha sido una pasada! hehehe!
Gracias! Espeeo verte por aquí.

Anónimo dijo...

MUY BUENAS VACACIONES CORAZON..DISFRUTA Y SE FELIZ..QUE DIOS TE LLEVE DE SU MANO.
FELICIDADES.
mercedes selva

yaivi dijo...

Gracias Mercedes!

WhiteSkull dijo...

Aquí te has pasado Yaivi, creo que ves demasiado películas americanas o te codeas con muchos blancos que viven en la "estratosfera" o aburguesados. Los blancos de a pie o criados en familias humildes, que son la gran mayoría, no cantan canciones de nana a los niños cuando se van a la cama y no viven tan felices o "alegres" cómo tú comentas. Baja a los barrios, a los polígonos, habla con la gente de la calle, la realidad es otra. Si, ya leí que respondiste que ésto era una caricatura grotesca del hombre blanco. Pero ten cuidado en esas expresiones que pueden ser malentendidas por cuatro "mataos" y pueden degenerar en odios raciales. Una pico para mi Yaivi, cuídese, chau.

nº sºy yº sºs vºs dijo...

QUERRAS DECIR ME HUBIERA GUSTADO SER RICA

IvanBalt dijo...

Me ha gustado mas tu reflexion final :) aceptarse uno mismo siempre es lo mejor y me alegra q sepas que eres fuerte y luchadora :)