lunes, 22 de febrero de 2010

LOS AFRICANOS NO VAN AL PSICÓLOGO.


¿Porque no hay psicólogos en África?
¿Y por qué abundan los psicólogos en Europa?

En el país de los caucásicos, cualquier motivo es bueno para ir al psicólogo. Sean traumas, miedos, rabias, impotencias, inseguridades…Cualquier sentimiento es una puerta hacía un proceso profesional de ayuda psicológica.
En África, también hay gente que tiene miedos, inseguridades, complejos… Entonces, ¿Por qué no vamos al psicólogo?
Yo, nunca he ido a un psicólogo. Me encantaría ir aunque sólo sea para ver de qué va, y para entender porque todos los blancos van. Bueno… y también para explicarlo a mis amigos de allí, para que puedan decir: “¡Ay!Cómo son esos blancos...”
No sé exactamente en qué consiste la función de un psicólogo, pero supongo que se basa en una cosa muy importante que es “escuchar”.

Escuchar.
1. tr. Prestar atención a lo que se oye.
2. tr. Dar oídos, atender a un aviso, consejo o sugerencia.
3. intr..
4. prnl.

Cumpliendo la primera y la segunda función de “escuchar”, el psicólogo como buen profesional, juzga el estado del paciente y le ayuda a encontrar el camino hacia su felicidad personal… Ya sé que el trabajo de un psicólogo consiste en mucho más, pero seguramente, como buena africana intuitiva, ando cerca.

Cuando llegué a Europa, me extrañó mucho que esto sea un trabajo, cuando en nuestras tierras, esa función de escuchar y ayudar, la cumplen los amigos. Entonces pensé que en África, los psicólogos son los amigos. Y hice la regla de tres, basandome también en el individualismo general europeo, para llegar a mi conclusión: ¿Será que los blancos van al psicólogo porque no tienen amigos? ¿Y los que tienen amigos no encuentran en ellos, el apoyo necesario para salir de sus infiernos?

En las tierras del Dahomey, y en los países de alrededor, los amigos, psicólogos de la calle, profesionales curtidos con vivencias diarias, expertos en solucionar problemas ajenos, escuchan y opinan. Para nosotros, los africanos, todos psicólogos amateurs, la curiosidad es un deber nacional. El “entremeterte” en la vida del vecino es tu derecho básico. Y es un placer escuchar las alegrías, pero también los problemas, las mierdas, el aburrido día a día de los demás. Y que gusto cuando uno empieza a explicar y poco a poco se va formando un coro de psicólogos diletantes, algunos conocidos, otros, amigos que escuchan atentamente, hacen preguntas para entender mejor la situación y para poder emitir su juicio. Que tranquilidad da escuchar: “Yo si fuera tú, no dudaría ni un instante a…” “Yo, te aconsejo que vayas directamente a…” “¡Así se habla! Tu vales mucho más…” “¿Y si haces tal…?” “Ni yo lo diría mejor…” “¿Por qué no intentas…?” “Pero si tú eres una persona fantástica…” "Rectificar es de sabios..."
Una asamblea de sabios, que te aconseja sobre lo que podrías hacer para aliviar la carga de tus inquietudes y de tus intranquilidades. Te dicen lo que en su opinión convendría hacer y sobre todo te instan a ir explicandoles la evolución de la situación, ya que no podrían dormir tranquilos sabiendo que tú no estás del todo bien.
Y cuando ya te has liberado, te vas ligero, lleno de confianza, a seguir aquellos consejos que te acaban de dar, gente que te ha escuchado de verdad, amigos que se mojan por ti, porque saben que tú lo harías por ellos. Te vas aliviado porque sientes que no estás sólo.

En Europa, “escuchar” estorba un poco. Incluso hay gente que dice: “¿Qué rollo me estás soltando no?”. Yo flipé cuando oí por primera vez la frase “discúlpame por meterte un rollo...”. Se me quedaron los ojos como platos cuando una vez también oí: “No sé porque me estás explicando esto…”. Incluso hay gente que cambia drásticamente de tema cuando le acabas de explicar una cosa que te preocupa. ¿Por qué tiene que saber mal explicar tus malestares a tus amigos? ¿Acaso no están allá para esto? ¿Cuál es el deber de un amigo?. Esos blancos, se abrazan mucho, todo el día de besitos, pero no se escuchan.

Y cuando ya tienes la suerte de encontrar a alguien que te escuche, pues vienen las típicas frases que nosotros catalogamos como “frases de blancos”: “tú tienes que hacer lo que creas…” “Yo no soy quien para opinar…” “Es que no sé que decirte…” “haz lo que te diga tu corazón…”… ¡Y yo que sé lo que me dice mi corazón! Ojala supiera qué es lo que tengo que hacer.
Los blancos y los que viven en los países de los blancos se quedan entonces con sus problemas y se les van enquistando y mutando en traumas y miedos, y inseguridades. Si nadie te escucha, y si nadie sabe de tus problemas, te los comes tú solito y acabas explotando.

Si un amigo te plantea un problema es para que le ayudes a encontrar una solución. La gente tiene miedo a dar soluciones, a mojarse o a opinar, para lavarse las manos por si luego algo sale mal, para no tener ninguna responsabilidad. ¡Cobardes! Es que la amistad también es una responsabilidad, es compartir, es ayudar, es escuchar, es aliviar al otro de un peso emocional. La amistad es saber que palabras decir para que tu amigo vuelva a sonreír, es ayudarle a ver las cosas desde otra perspectiva. La amistad es quedarse hasta las tantas buscando soluciones…

No tengamos miedo a decir a nuestros amigos lo que creemos que puedan hacer, darles un abanico de soluciones y que ellos miren la que les vaya mejor. Es que desde fuera, siempre es más fácil ver la solución a un problema. Desde fuera es mucho más fácil ayudar. Es muy importante “escuchar” y más importante aún emitir un juicio o lo que se dice vulgarmente “mojarse”.

Tener amigos que escuchan ayuda a no tener tantos traumas. Tener amigos que escuchan ayuda a aliviarnos y a desfogarnos. Tener amigos que se mojan, ayuda a respirar tranquilamente.

Los africanos no van al psicólogo.

http://yaivi.blogspot.com/

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo también vengo de un país lejano, donde muchos somos un poco chinos y morenos… sin ser filipinos :) y en mi proceso de integración he descubierto las ventajas e inconvenientes de la ¨diplomacia extrema¨ en las relaciones personales… mi facebook dice que ya tengo mas de 170 amigos ( en la vida me imaginé una cifra así) y sé que el día que me apetezca ir de fiesta o de compras o a cenar puedo echar mano de muchos de ellos , pero también soy de esos que sin llegar a ser mileurista se ha dejado el dinero para que alguien (véase definición de psicólogo) le escuche…por qué? Porque no me atrevo a invadir el tan preciado ¨ espacio vital ¨ del prójimo…lección aprendida!!

Anónimo dijo...

Muchas veces no te mojas porque no crees saber cómo solucionar algo, porque crees que puedes guiar o asistir mal. Te mojas cuando tienes la certeza de que puedes ayudar. Porque como decimos los blancos, muchas veces puede ser peor el remedio que la enfemedad. Quizás no eres cobarde sino prudente.
Por último, quizás se eschucha poco porque se cuenta poco, y eso sí que puede ser un error. Pero debe ser un error común, porque mi amiga africana no me cuenta sus problemas, se los guarda como hacemos muchos.

Perbane dijo...

La soledad es un mal muy feo, y afecta a muchas escalas, una de ellas la que tu mencionas. La mayoría de las veces somos incapaces de sentirnos vulnerables o débiles delante de los demás, de la misma manera en que tampoco lo haríamos sucios o despeinados. En esta sociedad es relativamente fácil perder la confianza al igual que lo es aislarse y sentirse solo, tener mucho tiempo para darle vueltas a las cosas tampoco ayuda.
Me sobran dedos de una mano para contar a los seres con los que puedo contar ahora mismo, ya que a la gente que más quiero están lejos o han muerto. Mi perra ocupa el segundo lugar en la lista, básicamente porque sé que nunca me va a fallar y porque es la que más tiempo lleva a mi lado, (10 años), nadie de mi familia, amistades o parejas ha permanecido tanto tiempo a mi lado, no todas las vidas son igual de fáciles de vivir, y aunque me considero una persona fuerte que ha superado muchas situaciones dolorosas y miedos, ahora voy al psicólogo para que me enseñe a adaptarme a algo nuevo para mi, la estabilidad, la disciplina, la rutina y a ser amada, a aceptar que también merezco cosas buenas.
Creo que la vida le da a cada uno lo que necesita para ser quien debe ser, si no te llegan amigos que sepan comprenderte o no lo estás haciendo bien, o necesitas pasar por eso solo, la terapia es solo una opción, nunca un sustituto.
Siempre es un gusto leerte Yaivy, sabes hacer reflexionar.Gracias

yaivi dijo...

@ Anónimo 1 => Me he quedado con ganas de saber de donde eres. “vengo de un país lejano, donde muchos somos un poco chinos y morenos… sin ser filipinos...”. hehehe!!
Es triste llegar a la conclusión de que el espacio vital de los demás te impide poder contar con alguien. Pero supongo que es más importante darte cuenta de eso porque te espabilas, aunque sólo.

@ Anónimo 2 => Pienso que a veces, aunque el remedio es peor que la enfermedad, por lo menos, es un remedio. Cualquier aportación ya es como agua en un desierto donde el amigo triste encuentra una satisfacción. Intentar dar un remedio, ya es mostrar a la otra persona que te importa y que piensas cosas para que este mejor.

@ Perbane => Cariño! Es verdad que en una sociedad de apariencias, la gente tiene vergüenza de explicar sus cosas. Lo que hace que todos acabamos aislándonos también. También es un poco triste que la gente que quieres este lejos o que ya no esten. Pero tenemos que buscar gente entre la que conocemos porque es muy importante contar con alguien. Y que sepas que puedes contar conmigo y aunque este en la distancia, seguro que sabré escucharte. Un beso! Y gracias por leerme.

Perbane dijo...

Te lo agradezco, leerte de por si ya es para mi como charlar con uno de esos amigos que no están, aunque no te conozca, tienes esa bonita manera de contar las cosas que te hace sentirte al lado de alguien querido, de esa clase de personas de las que uno puede sentirse orgulloso por que piensan con lucidez y tienen el don de hacerte ver a través de sus palabras otro mundo que no podrías ver por ti mismo.
Me he añadido a tu pagina de facebook, quizás podemos contactarnos :D

yaivi dijo...

Hehehe ! que guay tia ! pues yo cuando te leo, sonrió. Y eso es muy bonito.!

carfita dijo...

vaya rollo nos has mtido no bella? jajajaja es bromaaa!
M'agrada a teva reflexió. estos blancos estams llenos de pájaros en la cabeza, complejos, traumas y manias.

Yo tampoco he ido nunca al psicologo, ni creo que lo haga. Creo más en la amistad, divino tesoro. Creo más en la ayuda de la gente que te quiere y te apoya de verdad.

m'agradaaaaa el que dius bellaaaa

Anónimo dijo...

Tal vez lo de ir al sicologo no sea solamente de blancos, sino con la forma de vida adoptada por parte de la humanidad, que es la de aislarse y hacer las cosas lo más aislado posible, pero "en equipo", esto parece y es una contradicción, pero es lo que se pregona diariamente en los medios de comunicación, por ejemplo las propagandas de celulares, de gaseosas o de autos, todos los tienen, y una vez que vos lo tengas, sos único JA !. En europa también hay negros que van al sicologo y en Africa los debe haber también, por ejemplo en Zudáfrica o en Egipto. Lamentablemente no lo puedo confirmar porque lo más lejos que estuve de mi país Argentina fué un lugar turístico en Brasil y que es ahí nomás. La idea de modernidad es que todo está en solo lugar, toda la información al momento, todo el conocimiento en en solo sitio y ¿cómo vivir con semejante embrollo instantáneo?

Juan dijo...

Me encanta como escribes Yaivi...
Cuanto me alegro de haber llegado aquí... habrá sido una "causalidad"? Jajajaja

IvanBalt dijo...

Me encanta ese concepto de amistad que tienes :) es verdad q a la gente no le gusta demostrar debilidad ni tampoco que necesita ayuda o consejos aqui siempre que preguntas a alguien te dira que esta muy bien sin ser realmente cierto pocos encontraras que te confien sus cosas y bueno siempre se intenta aconsejar a los que lo piden pero recordando que tambien todos podemos equivocarnos pero que eso no nos detenga cuando se trate de escuchar de prestar atencion e interesarte realmente x la otra persona a veces solo con eso ya ayudas muxisimo (eso dixo x muxas personas algo de cierto debe de haber...) :)

Anónimo dijo...

Los Africanos sí van al psicólogo, de hecho es curioso, hubo hace tiempo un experimento, en el que se recogió la experiencia de los psicólogos en una estas regiones, la cual estaba en guerra, y en contra de lo que parece razonable, la mayoría de gente que acudía al psicólogo lo hacía para contar sus problemas con el vecino, y no para que éste, como profesional, le diese estrategias para afrontar todo el panorama que contemplaba la guerra, aunque esto último también lo pedían. Creo que esto es lo que estabas criticando de las sociedades occidentales, así que, aparte de darte un dato con contrastado y no una opinión ( que cada uno es libre de opinar), te invito a buscar información real sobre el papel de los psicólogos, ya que es una tarea multidisciplinar, la cual no abarca un sólo ámbito, tal y como tu expones, y que además, tiene una labor de ayuda para TODAS las personas que lo necesiten. Si es verdad, que lo que se ve por ahí en muchas películas, series etc. es un tópico que puede engañar sobre cual es la labor del psicólogo, pero también es verdad que teniendo internet y un poco de sentido común, uno puede cribar la información incorrecta y enriquecerse con una buena información para luego usarla en su favor en blog como estos. Sin ir mas lejos te adjunto un enlace de "wikipedia", en donde se detallan por encima los distintos tipos de psicólogos;http://es.wikipedia.org/wiki/Psicolog%C3%ADa#Psicolog.C3.ADa_aplicada

Un saludo, espero que no te sientas ofendida con este comentario. Gracias por tu atención.