miércoles, 22 de febrero de 2012

ADOPCIONES FALLIDAS.


Según la RAE, la palabra Adopción es un “Acto formal, sometido a la aprobación judicial, por el que una persona recibe como hijo al que no lo es naturalmente”
En este texto, no quiero generalizar, ni hablar en general de los que adoptan, sino sólo y solamente hablo de los que abandonan los niños después de haberlos adoptado. Sé que son pocos pero hablo de ellos.

Ya bien es sabido que hoy en día, mucha gente adopta niños de diferentes procedencias geográficas. Las calles, están tan llenas de familias y de hijos adoptivos, que esto hoy en día, en esta sociedad en la que vivimos, ya no es una cosa rara, insólita o sobrecogedora... Más, es una realidad común, corriente e ordinaria.

Pero lo que yo no sabía, es que hay gente que devuelve los hijos que ellos mismos han querido adoptar. Lo que yo no sabía era la realidad de las adopciones fallidas…

Qué barbaridad que vayan juntas estas dos palabras. Adopciones fallidas, adopciones fracasadas.

Ya sé que basándose en la lógica de aquí, muchos hablaran de razones, de “hay que entender”, de “será porque...” Pero no. No hay ninguna razón que justifique que unos padres devuelvan a un niño que ellos mismo han querido adoptar. ¿Acaso devolverían sus propios hijos? El elefante no se deshace de sus defensas, dicen, porque son inherentes a él, igual que lo son los hijos para los padres.

Abandonar un hijo es una crueldad, una barbaridad y una atrocidad. Los niños adoptados no son perros. Y esto que ni a los perros se les ha de abandonar.

La gente adopta como si fuesen a comprar unos cachorritos y claro cuando el cachorrito crece, pues molesta. Pobres niños. Doble abandono. ¿Alguien les explicará de mayor, que sus padres adoptivos les abandonaron también?

En los medios, decían que algunas de las causas de adopciones fallidas eran problemas de convivencia, falta de entendimiento del idioma, problemas graves de adolescencia... ¿Perdona? Es que no me lo puedo creer. Y decía, Josep Lluís Cleries, Consejero de Bienestar Social y Familia de la Generalitat de Cataluña que la mayoría de ellos tienen más de 10 años y son extranjeros. Claro.
Deberían dar los nombres de aquellas personas y que se les caiga la cara de vergüenza. Nadie tiene que abandonar un hijo adoptado. Si lo adoptas, es que juras ante una ley que le tratarás como si fuera tuyo, entonces, ¿por qué a las primeras dificultades, hay que renunciar y desatenderse?

¿Puede un padre cansarse de un hijo hasta el punto de abandonarle?

He oído de padres que tenían hijos con caracteres horribles, y no se han desecho de ellos. He oído de adolescentes que hacen la vida imposible a sus padres, y nadie se ha desecho de ellos. He oído de padres que han tenido serias dificultades a la hora de educar a sus propios hijos, pero en ninguno de los casos esos padres han mirado la opción de abandonar a sus hijos. Al contrario, les educan, buscan los medios de reconducir tales caracteres e apechugan con los hijos que les ha tocado tener. Nadie dice que con el tiempo, esos hijos no sean personas extraordinarias, como siempre suele ser. Entonces ¿por qué hay gente que abandonan a sus hijos adoptivos?
Regla de tres. ¿Querrá eso decir, que no se quiere un hijo adoptivo al mismo nivel que un hijo engendrado? ¿O es que los que abandonan sus hijos adoptivos no tenían ninguna necesidad de ser padres? ¿Dónde está la comprensión, la flexibilidad, la paciencia y el amor incondicional que hay que tener cuando se educa a un niño? La gente se enfrasca en procesos largos de adopción como un capricho repentino y que se cansa, como quien se cansa de un coche.

Hipocresía y doble moral. Adoptar un niño no es una labor social. Ni tampoco es ir de rebajas en el Corte Ingles, donde te devuelven el parné si no estás satisfecho. Rabia me da, por esos padres y pena siento, por esos niños. Nadie dijo que fuera fácil educar a un niño. Pero si coges el compromiso, pues lo haces.

Como dicen los africanos. “Quien no es el padre de un niño, nunca estará dispuesto a morir por él” ¡Qué gran verdad! Y sé que hay muchos niños que están en familias de adopción y son queridos por encima de todo, por unos padres que sí darían la vida por ellos y que no les abandonarían jamás, porque al fin y al cabo son sus padres. Gente, cuya proporción es mayor a la de los que abandonan. Gente que lucha cada día para que unos niños, sus niños, por fin tengan un hogar, una familia.

¿Un hijo adoptado es como un hijo biológico?

El error ya está en la pregunta. Porque un hijo es un hijo. Adoptado o biológico, cuando hay amor incondicional, absoluto y leal, los adjetivos sobran.

http://yaivi.blogspot.com/

36 comentarios:

Anónimo dijo...

"Hipocresía y doble moral. Adoptar un niño no es una labor social. Ni tampoco es ir de rebajas en el Corte Ingles"...La moda de adoptar niños "de colores",¿porque en otros continentes no se adoptan niños europeos?,¿no hay niños en cada continente para satisfacer la demanda y asi no tener que hacer malabarismos yendo a Africa o Asia por niños la mayoria ya adultos y mas dificiles de adaptar?,que dificil es "serse".Muy bonitas y sentidas tus letras.
Esangui.

Anónimo dijo...

A ver, que vengo cargada de razones, porque este tema en los foros de adopción, como imaginarás, se ha tratado muchísimo.

Soy madre. Adoptiva, ya lo sabes, pero sobre todo, MADRE. Sin más. No puedo comparar con una maternidad biológica, porque no la he vivido y no sería justo. Pero sé que por mis hijos doy mi vida, mi alma y lo que haga falta.

A partir de ahí te digo que ese dato, esa estadística, me parece incompleto. Además de demagogia pura.
No hablan de los padres biológicos que sí han abandonado a sus hijos (y los hay, muchos más que los adoptivos, te lo aseguro). Ni qué porcentaje de responsabilidad tiene la administración y las leyes de este país en todo eso… que te aseguro que es mucho.

Hablan de abandono. INCORRECTO. Es un re-abandono, porque esos niños ya fueron abandonados por sus padres bios (en su mayoría). Así que es doblemente gordo…
Habla de que la mayoría son adopciones de mayores de 12 años…
Y yo me pregunto… ¿qué hace un niño de 12 años sin adoptar todavía?

Hay mucha gente que intenta ayudar a sus hijos de todas las formas posibles. Mucha. Y no todas lo consiguen. Lo que falla en este país son las leyes, biologistas de todas todas, en las que intentan hacernos creer que el bien del menor prevalece sobre los demás…
Y yo no veo donde está el bien para el menor cuando se pasa tres años con una familia de acogida, tres años más con otra, otros tantos en un centro y no sé ni cuántos dando tumbos hasta que es declarado “adoptable”…

Pero siempre es más fácil echarnos la culpa a los padres adoptivos que al propio sistema, supongo.

Hay mucha gente con hijos bios que renuncia a su cuidado. Por muchos motivos, y en edades diferentes. Pero de eso, como te digo, no hay estadísticas. Ni de los que envían a internados para que los “enderecen” porque la convivencia se hace insoportable…

A mi esta noticia me pone los pelos de punta, ya imaginarás, pero entiendo que no se exponen las razones, ni se explica que han vivido esos niños antes, ni cuánto tiempo o cuántos psicólogos se han visitado antes de llegar a ese punto…

A Esangui decirle que yo adopté en África las dos veces. Tengo mis motivos, si. Pero quizá si hubieran niños adoptables aquí, y todo fuera un poco más fácil, no habría hecho “malabares” para ir a África… Que por otra parte, es la mejor decisión que he tomado en mi vida.

Aurora

Opiniones incorrectas dijo...

Opino lo mismo que tú, punto por punto.

Esa gentuza debería pagarle una pensión a esas criaturas, pero no hasta la mayoría de edad, sino hasta que se colocaran en la vida (qué cada vez es más tarde). Me parece lo mínimo, después de haberles causado ese enorme e irreparable daño, evitando que hubieran caído en una familia normal con unos padres normales y no unos inhumanos que tienen un niño por temporadas, como el que tiene unos sofás de leopardo mientras están de moda.

Es inmensamente triste.

Rosa Fernandez dijo...

NO estais siendo justos.. os estais dejando llevar por la prensa que pretende enjuiciarnos en lugar de invertir dinero y ayudarnos cuando hay problemas graves. Tened en cuenta que estamos hablando de 72 de 12.000 niños adoptados, en diez años. Estamos hablando de 0,058%, pero nos poneis a todos en el mismo saco.

Cuestionais nuestra parentalidad por el hecho de ser de diferente color... No estais siendo justos. No estais hablando del tema tampoco con profundidad... simplemente os quedais en la prensa amarilla que lo único que prentende es ponernos a los 11.928 familias en la picota.

Si están tan preocupados por las cifras (yo también), que inviertan mas ayudas en la formación de las parejas, en las ayudas psicologicas tanto para el niño como para los padres.... que hagan que esa cifra se convierta en un cero redondo. COMO TODOS QUEREMOS.

Pero no, de eso no hablais.... solo cuestionais nuestras familias. Peleamos con psicologos, medicos y maestros para sacar a nuestros hijos adelante.. luchamos como nunca llegareis a sospechar.... pero eso os da igual. Qué mas os da??? si para vosotros adoptar niños africanos es una moda, no???????? . Es que acaso nos conoceis??? conoceis alguna familia que haya adoptado por ese motivo?? porque si es así, denunciadlo, porqUe no merece el certifiacado de idoneidad Y EN ESE CASO EL RESPONSABLE ES QUE HA DICHO QUE ESA FAMILIA ERA IDONEA PARA PODER ADOPTAR y no el resto de familias.

Bego dijo...

Yo soy madre adoptiva y seguidora de este blog y no me molesta la entrada. Yo se que pase lo que pase no voy a abandonar a mi hijo, por el haría lo que sea, pero es un hecho que el abandono existe y no entiendo porqué no se puede hablar de él o la gente se siente atacada cuando se habla de los padres de esos 72 niños, de los que opino lo mismo que Yaivi. Yo no me incluyo en ellos y por lo tanto no me ofende este post. En cuanto a la maternidad biológica, hay miles de informes, de titulares y de noticias, desde el número de niños institucionalizados al de el número de niños adoptados en nacional, que han sido abandonados por sus padres biológicos, ahí están las estadísticas de las familias biológicas. Es cierto que el abandono adoptivo estadísticamente es menor, pero eso no justifica nada, tendría que ser 0, nosotros decidimos adoptar y en el caso de las familias biológicas en muchos casos son accidentes o embarazos poco meditados.

Bego dijo...

Respondiendo a Rosa Fernandez, en el post no he leído que Yaivi nos haga responsables al resto de familias que adoptamos a niños africanos de los fracasos,está hablando de los que abandonan y yo creo que los responsables del abandono no son los técnicos que dan la idoneidad, sino la familia correspondiente, que ya somos mayorcitos para tomar nuestras decisiones. El técnico puede hacer un filtro, pero no mucho más.

Anónimo dijo...

Bego, yo creo que Rosa no habla refiriéndose al post, sino a los comentarios.

A mi tampoco me ofende la entrada, faltaría más, pero sí la noticia. Me parece que sueltan algo así, sin comparar, sin dar más datos que serían muy necesarios para poder juzgar a los padres adoptivos que re-abandonaron a esos niños.
El conseller mira mucho la paja en el ojo ajeno, y no la viga en el propio.
Aurora

Oscar y Asun dijo...

Bueno. Yo creo que te has dejado llevar por la pasión y la rabia....

Me permito una pregunta-reflexión: ¿quien abandonó la primera vez a estos niños? No fueron sus padres adoptivos...fueron los biológicos. Por las razones que fueran, algunas compresibles y otras no tanto. A veces parece que a los padres adoptivos no se les permite ningún fallo y han de ser perfectos, pero son como los demás, es decir, como los padres biológicos, ni más ni menos. No juzguemos.

yaivi dijo...

Devolver un niño, no es un fallo. Es un crimen. Nadie dijo que los padres fuesen perfectos. Pero no nos engañemos, hay gente que devuelve a los niños que ellos mismos han elegido adoptar. Un niño está en el centro de adopción, por varios motivos.Pero esto no es una razón para justificar que unos padres adoptivos vuelvan a abandonarle.

Anónimo dijo...

Siempre que digo esto me gano muchos enemigos. Pienso que la adopción en sí misma crea más problemas que los que resuelve, estoy totalmente en contra de la misma. Y sé de lo que hablo, fui adoptado. En la mayoría de las culturas cuando un niño/a no tenía padres había otros familiares que se hacían cargo, sin necesidad de tener que inventar nuevos padres. Los niños entienden pronto que no todos los niños tienen un papá o mamá y que un tío una tía un abuelo o una madrina les pueden querer tanto y más que un progenitor. Calculo que el 95% de los niños/as adoptados/as tienen algún familiar que se haría cargo si tuviera los medios para hacerlo, en el 75% de los casos ese familiar es la propia madre o el padre. Otro problema, es el tema del dinero, es increíble la cantidad de negocios sucios que rodean las adopciones internacionales no abundaré en ello, también se dan secuestros como el caso del Arca de Zoé. Además no me parece justo sacar a alguien de su entorno con la excusa de que es un país pobre, mirad China está creciendo más que Europa pronto la sobrepasará en economía, otro tanto pasó en los 50 con Corea del Sur, muchas familias se arrepintieron de dar sus niños en adopción cuando el país era tan pobre. Además pienso que las adopciones norte-sur refuerzan el esquema norte-padre sur-hijo, es decir superioridad-inferioridad, pienso que a todo el mundo le extrañaría ver a una familia africana negra adoptando un niño blanco español y llevándoselo a Camerún por ejemplo. Más problemas; he conocido muchos casos de divorcios de padres adoptantes y de desconfianzas respecto a los hijos adoptados u olvido de los mismos una vez que estos son adultos, sí, porque a veces olvidamos que serán adultos y no serán biológicamente de los padres, un caso muy conocido es el de Woody Alley y la hija de su ex-mujer, menudo embrollo. La mentira es otro factor crucial, demasiadas familias mienten a sus hijos sobre sus orígenes o exageran la maldad o irresponsabilidad de los progenitores biológicos, hay que tener en cuenta que una persona puede abandonar un hijo por factores de estrés personal, social y económico muy circunstanciales que con un fuerte apoyo social muy a menudo no se darían. Otro problema: en los centros de internamiento de menores por agresiones a ascendientes ¡hay un porcentaje de adoptados superior a la media nacional en un 400%! En la adolescencia el "tú no eres mi padre/ madre" se convierte en un chantaje que es muy difícil de superar... por supuesto otro problema son los readoptados y los reabandonados... en definitiva estoy en contra de las adopciones y favor de acogimientos, padrinazgos, madrinazgos y similares.

María Berrozpe dijo...

Creo que que juzgas demasiado, Yaivi. Tal vez ni se te pasa por la cabeza las situaciones de desesperación por las que pasan algunas familias. Y sí, ya sé que el abandono no debería ser un recurso para solucionarlo, ni siquiera el último, pero tal cual están las cosas sí que puedo imaginarme que haya familias que no se sientan con más opciones. Y no son monstruos. Son humanos. Acabo de leer: http://www.familiayadopcion.com/antes-de-adoptar-necesitas-saber/adopciones-truncadas/
Y me ha explicado muchas cosas.

Por otra parte me parece que idealizas la paternidad biológica muchísimo cuando dices que no abandonarían a sus hijos en la misma situación: para empezar cada niño adoptado ha sido previamente abandonado. Para continuar existen miles de niños en el sistema de protección prácticamente abandonados pero legalmente no adoptables, lo que les condena de por vida "gracias" a sus padres biológicos que están interesados en manteneer esta situación. Y para acabar, existen miles de hijos abandonados extraoficialmente en pensionados y centros similares, que no salen en ninguna estadística pero viven exactamente igual que un niño en un centro de menores esta situación. La única diferencia es que estos padres tienen poder adquisitivo para mandarlos ahí.

Teniendo en cuenta el como llegan muchísimos niños adoptados a sus familias, encuentro que el porcentaje de adopciones truncadas es muy bajo, aunque estoy de acuerdo en que debería ser cero, y refleja el grandísimo número de padres que día a día luchan con garras y dientes para ayudar a sus hijos a superar sus traumas del pasado.

Anónimo dijo...

Para "Anónimo".
Estás siendo muy injusto. Dices que eres adoptado y no sé cuales son tus circunstancias, pero déjame decir que no todas las familias se quieren hacer cargo de un niño que ha perdido a sus padres por un tema de dinero.
Hay casos de abusos, de maltrato, de desatención, y abuelos, tíos y demás parientes han pasado de lo que les estaban haciendo a esos niños.
Hay mujeres a las que echan de sus casas cuando llegan embarazadas y no tienen marido. Aunque haya sido por una violación.
Supongo que es mejor que un niño crezca en un orfanato o en un centro, no? Y que a los 18 años, sino antes, lo pongan de patitas en la calle y que se busque la vida.

Que se miente a los niños sobre sus orígenes??????? Me parece que te basas en tu experiencia personal que, por lo que veo, es absolutamente negativa. Porque yo no conozco a ninguna familia que actualmente haya hecho eso. En los años 50, 60, 70... Pero te aseguro que eso ahora no es así.

Demonizarnos. Es lo fácil. Los padres adoptivos somos los culpables de todos los males de esos niños.
Somos los que hemos provocado el abandono por parte de los padres bios, el maltrato que muchos han sufrido... y por supuesto, somos los culpables del hambre en el mundo.

Yo no he adoptado a mis hijos por caridad. Yo he adoptado a mis hijos porque quería ser madre. SU madre. Con todas las letras. No soy superior a ellos, ni a ti, ni a nadie de este mundo. Solo soy su madre.

No nos metáis a todos en el mismo saco que el 0,058% de los padres adoptantes. No es justo.

Anónimo dijo...

Estimada "Anónima" mi intención no es ofenderte ni crearte ningún tipo de desasosiego o inmiscuírme en tu familia a la que le deseo todo lo mejor de corazón. Simplemente digo no a las adopciones y estoy en mi perfecto derecho. Si lees con detenimiento mi Blog no digo que esté a favor de que los niños vivan en orfanatos sino de que se reagrupen con otros familiares o sean acogidos por otras personas con fórmulas legales que ya existen en la actualidad. Un tío o una abuela pueden dar el mismo amor y más que un padre. Una familia compuesta por padrinos legales también. Mira te voy a contar una realidad actual no de los 50, ¿te parece normal que la abuela de un niño le diga que es su madre? Pues ya conozco 3 casos. Eso que dices de los 50, 60, 70... te tengo que decir que no estás bien informada, ahora mismo hay miles de pleitos abiertos en España por vulneración del derecho al conocimiento de los propios orígenes y se refieren a la actualidad, por no hablar de los miles de secuestros en hospitales que se están descubriendo y que en algunos casos son de los años 90. Y lo que falta por descubrir no es poco. Simplemente, creo que ya es hora de hablar seriamente y abiertamente de este tema tabú.

Jairo dijo...

Devolviendo o no el hijo adoptado, hay situaciones que requieren de medidas extrordinarias. Si unos padres tienen un hijo/a conflictivo/a ¿qué deben hacer? apechugarse ¡y ya está!. Pues no algo hay que poder hacer, antiguamente los niños eran enviados a centros de reeducación y control de comportamiento. Ya que en estos momentos no existe este tipos de centros debido al derecho del menor, los padres adoptantes deben crear una sociedad protegida por el estado que les ayude a solucionar estos casos. Mientras tanto me parece correcto que ante una situación en la que los padres se vean sobrepasados, traten de poner el asunto en manos de la administracion estatal. Ahora bien, creo que considerar la devolución o el abandono del hijo, no puede ser una opción porque no creo que ésta está contemplada en las leyes de adopción. Dejar el hijo bajo custodia estatal, sólo puede ser una medida transitoria en la que los padres deben participar de forma activa. Una vez el hijo haya mejorado en comportamiento, debe ser reincorporado al seno familiar. Si el menor no consigue reformarse, entonces, debe quedar bajo custodio estatal con visitas programadas de los padres así como su manuntención, hasta que alcance la mayoría de edad. Obligar a los padres a tener el hijo con ellos porque sí, no va a contribuir absolútamente en nada en la solución del posible conficto. Bajo el pretexto del derecho del menor no se puede dejar desamparados a los padres, algo así como: que se fastidien si el hijo le sale rana. Cuantos padres biológicos están denunciando últimamente a sus hijos ante la justicia, muchos. Cuando no hay otra forma hay que recurrir al estado para evitar un mal mayor. Dejémonos de sentimentalismos, un niño conflictivo requiere de medidas extraordinarias, lo practique padres biológicos o adoptivos, lo fundamental es regular un protocolo de actuación en estos casos.

baston dijo...

me viene a la mente esta película: http://www.youtube.com/watch?v=7wXE6SAYVl0
es buena xk toma todos los puntos de vista que tienen que ver en las adopciones.

Blanca dijo...

Bueno, supongo que todos los comentarios tienen algo de razón. Yo solo puedo hablar de cómo lo veo.
Soy madre adoptiva y hace mucho que en casa oímos hablar de abandonos de niños adoptados (me indigna llamarlos "devoluciones"). Se que existen y también que basta que ocurra una vez para lamentarse, pero yo siempre tengo una sensación de irrealidad cuando lo escucho. Entiendo que indigne el "cansancio" o lo que diablos sea de los supuestos padres, pero ¿por qué llama la atención el que sean adoptados? Si la autora del blog se fija, ella misma ha hecho la distinción "¿Los abandonarían si fueran sus hijos?". Y hay varias expresiones semejantes por los comentarios anteriores. Lo que se reprocha no es el abandono, sino el convencimiento de que esas personas actuarían diferente de haberlos parido. Por eso, lo que me da miedo de estas comunicaciones es la idea que subyace: no es lo mismo y claro, sucede lo que sucede ...

Para que quede muy claro. MIS HIJOS SON MIS HIJOS.  MÍOS. Aunque no tengan mi color y sean zurdos (yo no lo soy, pero seguro que encuentro a algún familiar que lo sea, puestos a ello). En mi casa decimos muy serios que mi hija ha sacado el carácter de la familia materna. Y que mi hijo es clavadito a su padrino y tío. Y si yo me volviera loca y acudiera a un centro de servicios sociales con mis hijos, mi madre se presentaría en cuestión de horas y alguno de mis hermanos me pegaría un tiro. O sea, es absurdo hasta planteárselo.

Lo repito. SON MÍOS.
Y lo triste, lo sangrante, incluso lo que a veces me hace un nudo en el estómago es pensar que ya han sufrido un abandono. Y no precisamente de su familia adoptiva (que es su familia y punto).

Los centros de menores en España están llenos de niños abandonados de todas las edades (cuando no maltratados) por sus padres, que, por otro lado, normalmente son los biológicos que se creen con derecho a disponer de los niños porque los ha parido. 

Eso es lo que a mi me indigna. Esa situación de abandono de cualquier niño. Algo que alcanza ya cifras vergonzosas. Y da igual que clase de padre lo hace, ni siquiera me importa si es posible entender o explicar sus motivos. Al niño se le escapa el tiempo de serlo. Lo pierde irremediablemente y eso ya no tiene solución.

Cuando escucho hablar de abandonos de niños me preocupa y me violento. Cuando escucho hablar de abandonos de niños adoptados me callo y espero el golpe o el reproche. No puedo evitarlo. Es lo que conlleva esa clase de noticias, porque si no, se habría centrado en la tasa de éxitos.

Eso sin contar con que el fenómeno no es de adopción o no, sino de adolescentes muy conflictivos con los que sus familias no puede lidiar. Lo que tenemos no es un problema de adopción, es una tragedia generacional ....

Esangui dijo...

Hay un refran zulu que reza asi:"Siendo bebe hasta la hiena es adorable".
Quiza sea eso lo que les pase a quienes adoptan y despues se desentienden,al principio que mono y tal pero cuando llegan las dificultades se devuelve y ya esta.
Pero a diferencia de en "El corte ingles" aqui no te devuelven el dinero...ni la humanidad y dignidad perdidas con ese ultimo acto de cobardia y egoismo.

Anónimo dijo...

Esangui: profundo y muy bien argumentado. Se nota que tienes un amplio conocimiento del tema.

Esangui dijo...

Anonima,tengo menos de la que me atribuyes y mas de la que quisiera,por suerte o por desgracia en cuestion de adopciones fallidas y violencias de genero algo he visto.
Te adjunto el escrito de un compañero del proyecto en el que estaba que opino deberia ser de obligado estudio para los adoptantes a fin de evitar tener que "recolocar" despues al niño que de nuevo se ve rechazado,otra vez.
ESCUELA DE PADRES
1.- POR QUE ES NECESARIA LA ESCUELA DE PADRES


La adaptación a las necesidades que presentan los menores que pueden ser susceptibles de ser adoptados, plantea actualmente la necesidad de elaborar un ciclo formativo de las familias que van a adoptar.

La sección de padres adoptivos pasa por la aproximación a través de la preparación con el uso de grupos educativos. Con estos grupos los solicitantes pueden aprender y examinarse ellos mismos así como sus sentimientos.

Los grupos educativos proporcionan un mayor autoconocimiento acerca de los propios recursos y límites, los sujetos pueden aprender sobre si mismos sobre sus motivaciones y necesidades y pueden aproximarse hacia expectativas más realistas sobre su propio proyecto de adopción, con el fin de desarrollar una labor de prevención de rupturas de la nueva unidad familiar. La constitución de estos grupos tiene como objetivo la preparación y educación de los adoptantes para el rol que van a ejercer.

Los objetivos que se establecen con estos grupos educativos son los siguientes:

- Ayudar a los candidatos a explorar la naturaleza de la paternidad /maternidad adoptiva y comprender sus propios sentimientos sobre ellos, así como las principales dificultades que pueden presentarse en las relaciones familiares constituidas a través de la adopción.

- Facilitar a los candidatos la realización de una valoración de su propia motivación, de sus necesidades y de sus capacidades.

- Proporcionar a los candidatos en la medida de lo posible una formación amplia en las habilidades necesarias para la educación de un niño/a adoptado.
Siguiendo a Fuertes y Amorós (1997), los grupos de formación suelen atender a tres aspectos de los participantes:

Aspectos actitudinales y emocionales, como es la disposición a aceptar el pasado del niño, sus sentimientos y recuerdo sobre su familia, la disposición a mostrar respeto hacia la familia biológica y las circunstancias que lo llevaron a la separación definitiva, ayudar al niño a conservar y valorar su propia historia, a aceptar los sentimientos del niño de ambivalencia, inseguridad y sus deseos de conocer más cerca su genealogía, etc.

Desarrollo de habilidades que permitan afrontar de manera competente la tarea de educar a un niño adoptado o a un niño con problemas de comportamiento.

Aspectos cognitivos relacionados con el proceso de la adopción y sus implicaciones, los problemas más habituales, los recursos existentes en la comunidad...

OBSERVACION: Debe quedar claro que estos grupos educativos no son en esencia grupos terapéuticos, aunque indirectamente las interacciones de los miembros del grupo puedan dar lugar a este tipo de efecto. La preparación puntual para la paternidad adoptiva no es más que un eslabón dentro de la cadena formada por la fase previa de información y las posteriores: valoración, seguimiento y servicio post - adopción.

Esangui dijo...

2 . - MOTIVACIÓN PARA LA ADOPCIÓN.

Los padres adoptivos pueden expresar un abanico amplio sobre posibles motivos diferentes para desear la adopción. Es importante no prejuzgar que detrás de cualquier opinión expresada pueda haber una motivación negativa. Sólo hay que tener claro, en cualquier caso, que dicha motivación debe ser beneficiosa para el niño, lo que se dará en la medida en que se busque tener un hijo en sí mismo. Entre otras, los participantes pueden referir las siguientes posibilidades, que en caso de que aparezcan, deberían ser trabajadas con todos, dadas las diversas implicaciones que puedan tener:

- Resolver un problema o desajuste de pareja.

- Tener un heredero.

- Satisfacer a un tercero.

- Promover una causa social.

- Sustituir a un hijo fallecido.

- Consolarse de la infertilidad (estando a en la base la creencia errónea de la adopción como una paternidad de segunda clase, denotando un duelo por la infertilidad no resuelto).

Cualesquiera que sean los motivos expresados, el niño debe ser buscado en sí mismo, sin que se le instrumentalice como medio para satisfacer las necesidades de otro, debe erigirse en sujeto, no en objeto.

NOTA: Una primera opinión que no se adecue claramente a este criterio no es rechazable pero se. Lo más importante será la reflexión sobre las repercusiones de cada postura, y tener la capacidad para flexibilizar criterios y para asumir que ciertos planteamientos, diferentes a los propios, puedan tener algo que aportarles e incluso pueden llegar a ser más beneficiosos que los propios para responder a las necesidades de la otra persona, que va a ser su hijo.

Esangui dijo...

3.- PECULIARIDADES DE LA PATERNIDAD ADOPTIVA Y BIOLÓGICA.

Los padres adoptivos tienen que enfrentarse a tareas que no son comunes al resto de los padres, dado que la adopción conlleva una serie de circunstancias que hacen de la vinculación familiar adoptiva un hecho diferencial.

Podemos destacar las siguientes tareas:

La ausencia involuntaria de hijos puede producir diversas emociones que pueden afectar al equilibrio personal y de la pareja:

- Duelo por la pérdida del hijo que se deseó y que no se ha tenido.

- Culpa por la propia esterilidad o vergüenza ante los familiares y el entorno social.

- Autopercepciones negativas por sentirse incompleto o inútil.

Otros sentimientos negativos pueden ir dirigidos hacia el miembro de la pareja identificado como estéril provocando una culpabilización o suscitando tanto la ira como resentimiento. La pareja tendrá que diferenciar entre fertilidad, salud, sexualidad y competencia para ser padres, hechos que en ocasiones, y erróneamente, se identifican.

El duelo por la infertilidad necesariamente ha de haber sido elaborado y resuelto, aceptando la imposibilidad de tener hijos biológicos, pero a su vez, aceptando que la capacidad para ser padres es algo diferenciada de lo anterior.

Una vez adoptado el hijo, tiene que hacer frente a circunstancias que no son habituales en otras familias, tareas de crianza y educación de unos hijos que en mayor o menor medida, cuentan con un pasado difícil. Esto supone situaciones de estrés adicionales a las lógicas en la construcción de todo sistema familiar.

El embarazo tiene una función de preparación emocional para el papel de padres, y produce en el entorno social de familiares y amigos, un efecto de puesta en situación en relación con este nuevo status. Sin embargo, en el caso de los adoptantes no existe esta circunstancia, y la asunción del papel de padre-madre se hace de una forma repentina, pues no se puede predecir el momento en el que el niño va a llegar.

Los padres adoptivos se ven sujetos a una observación y estudio permanente. Tienen que someterse a un proceso de aceptación y aprobación, en el proceso de selección. Su intimidad se ve amenazada y pueden percibir que su capacidad para educar a un niño es cuestionada. En este sentido deben ser conscientes de que los servicios de adopción necesitan conocerlos con profundidad, pues su responsabilidad estriba en buscar a aquellas familias que mejor se adapten a las necesidades concretas de los niños adoptables.

No hay ritos, ceremonias religiosas o sociales establecidas que marquen la llegada del nuevo miembro al hogar y faciliten la transición.

No siempre los familiares de la pareja adoptante y la comunidad aceptan bien la adopción, lo que puede ser fuente de conflictos importantes y de pérdida de apoyo.

La revelación de la condición de adoptado es un tema especialmente difícil para la mayor parte de los adoptados. Teniendo en cuenta que el niño va a necesitar cada vez más información en función de su desarrollo cognitivo, es bueno que los padres estén preparados para irle proporcionando explicaciones adaptadas a su nivel evolutivo.

“Si algo no se oculta, nunca habrá de ser revelado. Quizás si desde el principio se habla de la adopción con naturalidad no generará ansiedad anticipatoria el momento de su hipotética confesión”.

NOTA: Es importante que los padres adoptivos tomen conciencia de cuales son las diferencias entre ambas paternidades y que puedan aceptarlas pues, de ello dependerá su adecuación a la realidad, siendo esto imprescindible para la normal evolución psicológica.


OBJETIVOS

- Analizar las diferencias entre padres biológicos adoptivos e hijos biológicos y adoptados.

- Informar y preparar a la familia adoptiva ante la llegada del niño o la niña.

- Conocer los sentimientos y dudas de la familia adoptiva ante la llegada del niño o niña.

- Conocer los diferentes roles de la Administración y las Familias Adoptivas.

- Reconocer la importancia del trabajo en equipo en la Adopción.

Esangui dijo...

4.- MANEJO DE LAS EMOCIONES

OBJETIVOS.

1.Descubrir la lógica y la normalidad de la existencia de ciertas emociones que quizás ellos hayan sentido alguna vez.

2.Ayudarles a empatizar con lo que pueden sentir los niños y niñas adoptados, quienes probablemente no lleguen nunca a ser capaces de verbalizarlo pero que los padres y madres si que tienen la responsabilidad de comprenderlos y ponerles palabras.

3.Tomar conciencia de los sentimientos y dudas de los niños ante la separación y su llegada a la nueva familia.

4.Identificar y comprender mejor las posibles causas de problemas frecuentes de la fase de adaptación.( Explicación sobre lo que es el APEGO y el DUELO).

5.Facilitarles información útil respecto a las relaciones de apego durante las fases de adaptación.

6.¿Cómo viven los niños su separación y la nueva familia?.


ACTIVIDADES:

Fantasía guiada, lluvia de ideas y discusión dirigida. Preguntas para la reflexión sobre la fantasía guiada:

- ¿Habéis tenido tiempo para preparar vuestras cosas?.

- ¿ Que sentimientos os han surgido hacia la persona que os ha ido llevando hacia los distintos lugares?.

- ¿ Que sentimientos os han surgido hacia vuestra familia de origen?.

- ¿ Que pensasteis al veros nuevamente separados de vuestros amigos y personas allegadas en el centro?.

- ¿ Preferiríais haber visitado a vuestra nueva familia antes de ir a vivir definitivamente con ellos?.

- ¿ Os hubiera gustado que os hablaran previamente de ellos y os pidieran opinión.

- ¿ Cómo creéis que os sentiríais en el momento de llegar a la puerta de vuestra nueva casa con vuestra nueva familia excitada por el hecho de veros.

Esangui dijo...

5.- EL NIÑO ADOPTABLE Y LAS FASES DE LA ADOPCION

A diferencia de los niños que crecen con sus padres biológicos, los niños adoptados tienen que ser ayudados cumplimentar un número adicional de tareas, sobre todo de índole psicológica para lograr una adopción que culmine en éxito. Podemos enumerar como tareas fundamentales:

1.La construcción de un nuevo vínculo afectivo con sus nuevos padres.

2.La toma de conciencia de su origen adoptado que incluye:

- El conocimiento de su origen de adoptado y la gradual comprensión de lo que ello significa e implica.

- El acceso a su genealogía y la información relacionada con ella.

- La noción de dos clases de padres y el conocimiento de las diferencias que los envuelven.

- Enfrentarse con el sentimiento de abandono de los padres biológicos y los elementos de rechazo que ello conlleva.

3.La formación de la identidad y los atributos que conlleva:

- En este aspecto los niños pueden presentar una mayor vulnerabilidad en estas áreas:

La regulación de las emociones.

El desarrollo del vínculo afectivo.

El desarrollo de la identidad.

La calidad de las relaciones con iguales.

La adaptación en la escuela.

Excepto para los bebés adoptados directamente tras su nacimiento, para el resto de los niños adoptados la adopción culmina un proceso de sucesivas colocaciones en familias educadoras o instituciones. Por lo tanto la vinculación afectiva es especialmente difícil para aquellos niños que habiendo mantenido relación con sus figuras parentales, deben después vincularse con sus padres adoptivos.

Todos los individuos durante su proceso de crecimiento tienen la oportunidad para desarrollar el sentido de sí mismos y de quienes son, basándose en lo que conocen acerca de sus padres y su historia, de su país, de su grupo étnico... Para que esta tarea se satisfaga se necesita tener respuestas a cuestiones como ¿ Por qué fui dado en adopción?, ¿ Quiénes eran mis padres biológicos y como eran? Por fin, deben encontrar su propia respuesta a la pregunta ¿ Quién soy yo?.

La calidad de las relaciones familiares, la información sobre el conocimiento de su pasado, las actitudes positivas que la comunidad les muestre y el éxito en la resolución de los sentimientos de pérdida y abandono contribuye a la formación de la personalidad e identidad de la persona adoptada.

Basándose en todo lo expuesto podemos trazar unas líneas generales que pueden ayudarnos a realizar un perfil aproximado de las características que suele presentar el niño adoptable:

Esangui dijo...

Hemos de ser conscientes de que todo ello implicará unas dificultades añadidas a la hora de que se interioricen límites conductuales, norma de convivencia cotidianas, presentando pauta de respuesta diferentes y con frecuencia, resistentes al castigo. Además es común, sobre todo en niños de cierta edad con hermanos pequeños, que hayan asumido el rol de adulto, con las responsabilidades y privilegios que ello comporta, hablamos de la parentalización. Esta situación entrará en conflicto cuando al llegar al nuevo hogar comienza a ser tratado de nuevo como un niño. De repente, aquello que hasta entonces se esperaba de él, ya no se le demanda y adaptarse a su nuevo rol, conllevará esfuerzo condicionales para todos.

Por otra parte, una vez producida la adopción la nueva relación creada puede pasar por diversas fases:

Los primeros momentos de la relación.

Los primeros momentos de la vida en adopción, son muy parecidos a lo que ocurre en un nacimiento. Todo parece suceder como si en un primer momento el niño adoptado quisiera borrar todo lo que ha vivido, no sólo en su pasado más reciente sino también en su primera infancia.

Previo a la adopción ha existido un abandono y se puede tener urgencia por superar las huellas de ese abandono para construir una nueva historia. Algunos autores apuntan la posibilidad de que exista un periodo en algunos niños de olvido necesario durante el cual no puede oír hablar de las cosas ni de las personas que acaba de dejar.

La ilusión “luna de miel”.

Del mismo modo que una madre biológica descubre a su hijo después del parto, en el momento de la adopción se produce una situación como de idilio, tanto por parte de los padres como de los hijos.

En el caso en el que el niño adoptado sea mayor, la espera hasta conocer a los nuevos padres le habrá provocado cierta incertidumbre, y el descubrirlos provoca un enorme consuelo tanto en el niño como en los padres. Para la creación de un nuevo lazo de unión es fundamental que en ese momento el niño se sienta arropado por sus nuevos padres que experimente la satisfacción que les produce a ellos su aparición.

Se está estableciendo un vínculo afectivo primario para todos los participantes en el proceso. El nuevo miembro de la familia lo invade todo, los espacios, los objetos y también todos los momentos, los hábitos, el funcionamiento cotidiano, la comunicación, y el lenguaje de los nuevos padres. Y a la vez, parece empaparse el o ella de todo. Puede querer cambiar rápidamente de apellido incluso de nombre y asimilarse lo más posible a lo que los padres le ofrecen para compartir.

Para el niño adoptado es una necesidad ser el único objeto de atención de los padres, que su atención se dirija exclusivamente a él. Es habitual la aparición de lo que se llama regresiones, es decir comportamientos parecidos a la de un bebé, como esfuerzo de atraer las caricias, los cuidados maternales, con el fin de tranquilizar sus deseos. El niño necesita de alguna manera, compensar las caricias y dificultades por las que ha pasado anteriormente.

Pero hay que tener en cuenta, sobre todo en el caso de familias en que hay otros niños, que este periodo será duro para los hermanos en la medida en que el niño adoptado reivindica ser el único de la pareja. Incluso en la pareja pueden producirse situaciones difíciles si el nuevo hijo se aproxima de manera más significativa a uno de los dos. Hay que ponerse en su lugar y comprender la urgencia y el ansia de ser amado.

A veces resulta difícil asumir la desestructuración de la vida diaria, así como compatibilizar las demandas del niño con un funcionamiento más o menos habitual, pero el buen anclaje de la relación ha de partir de un periodo en el que el niño adoptado se sienta el héroe en su nueva vida hasta ir pasando a una relación realmente estable.

Esangui dijo...

La desilusión.

Este periodo puede ser mucho más doloroso, pero necesario y al final satisfactorio. Después de construir entre todos una relación de apego es importante e incluso necesario relajar los lazos que se ha tenido urgencia por atar.

La desilusión va asomando cuando alguno de los miembros implicados, empieza a no poder vivir el nivel de demanda mutua, que ha generado el ansia de relación. Es una fase dolorosa tanto para el niño adoptado como para los padres pero es fundamental que el niño se construya paulatinamente una identidad y se haga independiente. A raíz de esto se producen tensiones, rabietas, estallidos o momentos de silencio. A pesar de todo es determinante que este periodo se viva y se supere de la misma manera que el anterior, sin intentar aplazarlo indefinidamente. Este tipo de reacciones no se presentan necesariamente a partir de una edad determinada, sino que en cada caso, se va produciendo a un ritmo propio. Es importante reflexionar sobre el sentido de estos comportamientos, entendiéndolos como una necesidad del hijo de crearse su propia identidad y no como un rechazo a los padres. Es necesario que dicha situación se viva en el momento en el que corresponda, ya que de lo contrario se acumulara y emergerá más tarde coincidiendo con la adolescencia, periodo en el que se efectúan reorganizaciones importantes en el niño. En esta fase pueden producirse fracasos sino se conoce la significación de estos hechos, pero este aparente distanciamiento será el inicio de un vínculo afectivo mucho más firme y duradero de lo que puede ser el contacto y la proximidad básicamente física que se había dado hasta entonces.

La integración familiar.

Finalmente, el nuevo sistema familiar se desarrollará con adecuados niveles de bienestar en la medida en que exista suficiente espacio para que sus miembros puedan evolucionar, con sus peculiaridades y que ese sistema sea capaz de ir modificándose, en un esfuerzo constante para adaptarse a las necesidades de todos y cada uno de los que lo componen y ello pasa por considerar al niño como un sujeto integrado y con pleno derecho en el sistema familiar, eso implica que los padres puedan reconocer la originalidad del niño y a su vez ser capaz de reconocer en el hijo el derecho a tener pensamientos y sentimientos particulares, e incluso comportamientos que no se adapten a las expectativas y al sistema de valores del núcleo familiar.

OBJETIVOS:

1.Que los futuros adoptantes conozcan la realidad de los niños que van a formar parte de sus vidas, así como que comprendan con detalle las causas de los posibles problemas que se puedan encontrar a lo largo del proceso de la adopción.

2.Favorecer la comprensión y asimilación de todos los conceptos empleados, los argumentos expuestos, para favorecer la puesta en práctica de las pautas sobre las que se va a hacer hincapié en la última sesión, imprescindible para que el futuro de la adopción sea óptimo y satisfactorio tanto para ellos como para el niño/a.

Esangui dijo...

6.- LA REVELACION Y ALGUNOS PROBLEMAS COTIDIANOS


Los adoptantes, pueden presentar una serie de temores, dudas, fantasías, y prejuicios, acerca del pasado de su hijo, de su familia de origen y de las razones del abandona. Todo ello ha de ser trabajado psicológicamente de manera adecuada porque, de lo contrario, los padres se quedan con toda esa carga para sí mismo, esa angustia, ese “ no he dicho” que inevitablemente acabará por revertir en el niño afectando globalmente a las relaciones del todo el sistema familiar.

Respecto a la familia biológica los padres adoptivos deben aprender a aplicar varios NO:

“NO ENTERRAR A LOS PADRES BIOLOGICOS”

“NO DRAMATIZAR EL ACTO DEL ABANDONO”

“ NO PERJUDICAR LA IMAGEN DE LOS PADRES BIOLOGICOS”.

El niño adoptado es un niño que ha vivido, más o menos precozmente, unas series de experiencias dolorosas: separación, carencia, abandono, etc., es indiscutible que la adopción va a constituir para él una experiencia relacional reparadora y muy positiva.

Transmitir al hijo adoptado el mensaje que encierra el concepto de la irreversibilidad de la adopción no sólo legal, sino, sobre todo afectiva proporcionará sin duda seguridad y ayudará al niño a adquirir la identidad de hijo y de miembro de esta familia.

Es necesario informar al menor sobre su condición de adoptado puesto que el niño tiene derecho a la verdad: no es posible basar una vida sobre la mentira pues de esta manera las relaciones familiares entre padres e hijos, lejos de estar dotadas de confianza y serenidad, se verán obligadas a impregnarse de conductas artificiales y carentes de espontaneidad frente al hijo y frente a los demás. Para que el niño adoptivo crezca sano es necesario que se sienta aceptado en lo que él es y que la relación con su familia se dé sobre la base del afecto y de la verdad.

La mejor forma de ir proporcionando la información, es haciéndolo de una manera gradual, paulatina, manteniendo una actitud abierta y de escucha ante los planteamientos que realice el niño, entendiendo que forma parte esencial del proceso educativo, aprovechando situaciones importantes en las que el niño se interese y empiece a hacer preguntas sobre el nacimiento, evitando mensajes que potencien las fantasías sobre sus orígenes.

El niño adoptado va comprendiendo su condición, mediante un proceso de construcción interna que evoluciona a través de determinados estadios. Los niños entienden que sólo aquello que no es valioso, aquello que no es querido es lo que se abandona. Sólo favoreciendo una imagen positiva de sus orígenes podrá construir su propia identidad de una manera robusta, firme y satisfactoria para el mismo. Es por ello que enfatizamos la importancia de incorporar ideas positivas sobre las madres biológicas, aunque en ocasiones resulte especialmente difícil, mostrándose respetuosos, compresivos y empáticos.

Esangui dijo...

OBJETIVOS

- Comprender el derecho de los niños a conocer su condición adoptiva, así como la necesidad de adaptar el proceso de la revelación a las características del niño o la niña.

- Conocer pautas generales y estrategias concretas sobre el proceso de la revelación.

- Reflexionar y buscar estrategias útiles para la comunicación de información potencialmente dolorosa.

- Analizar distintos motivos para la búsqueda de los orígenes y reflexionas sobre estrategias útiles.

7.- POSIBLES RESPUESTA POSITIVAS

- Porque es importante la aceptación y el respeto de la familia hacia el pasado de los niños y el no ocultar este echo en un tema tabú.

- Porque toda persona tiene derecho a conocer sucesos importantes de su vida.

- Porque es muy probable que en algún momento de su vida se entere, y si esto ocurre en circunstancias inadecuadas puede resultarle muy negativo.

- Por motivos de prevención, por si en su familia biológica existía alguna enfermedad o característica hereditaria importante de la que sea necesario informar al niño o niña.

- Porque para la construcción de la identidad de los niños, es importante que conozcan su status adoptivo y su pasado.

8.- POSIBLES RESPUETAS NEGATIVAS:

- Porque el niño o la niña algún día podría abandonar la casa en busca de su familia biológica.

- Porque siempre van a estar pensando en su otra familia con tristeza de no conocerlos.

- Porque se va a sentir muy triste pensando que su familia biológica lo abandonó, no lo cuidó de la manera adecuada o no lo quiso lo suficiente.

- Porque se va a distanciar de los padres adoptivos y no va a quererlos igual.

- Porque los niños van a tener siempre miedo de que los padres adoptivos también los abandonen.

Esangui dijo...

9.- REVELACION SEGÚN EDADES Y CAPACIDAD

En la revelación no son los padres los protagonistas y los niños los espectadores. La revelación supone una doble tarea: la primera es de los padres y consiste en dar información a los hijos; la segunda, es de los niños, y consiste en comprender e integrara la información que los padres les aportan.

Si no se tiene en cuenta la capacidad que los niños tienen a distintas edades para asimilar la información que les llega, los padres pueden sentirse frustrados si los niños no comprenden lo que ellos les cuentan. Eso significa que la información a aportar a los niños debe estar adaptada a su nivel de comprensión. Debe tenerse en cuenta que hasta que llegan a la adolescencia, los niños no son capaces de entender plenamente lo que significa la adopción. Y aún en la adolescencia eso que ya entienden con su inteligencia, tienen que terminar de integrarlo en su personalidad, por lo que el proceso es bastante largo en el tiempo, y requiere que se vaya elaborado a medida que los niños crecen.

Los años preescolares (edad aprox. 4-6 años).

A estas edades, los niños a quienes se les ha explicado que son adoptados ya son capaces de contar algunos sucesos relacionados con su adopción: “ yo soy adoptado” 2” yo estuve en la barriguita de otra mujer” “ yo estaba en un hospital y mis papas me recogieron”. Sin embargo estas descripciones deben ser interpretadas como meras repeticiones de las historias contadas por sus padres, y no como una comprensión real de lo que sus palabras significan.

La mayoría de los padres que comienzan a estas edades la revelación, suelen encontrar en sus hijos reacciones positivas, debido a que suelen hacerlo en un clima de amor y protección y a la todavía limitada habilidad de sus hijos para una interpretación completa del significado de la adopción. Para los niños de estas edades, una familia es la gente que vive en la casa, por lo que la palabra adoptado no tiene todavía un significado claro para el niño o la niña que la use. Aun así, es importante que ya tenga esa información básica, pues ello permitirá ir elaborándola posteriormente.

Los años escolares ( Edad aproximada de los 7 a los 12 años).

Durante los años escolares los niños van adquiriendo nuevas habilidades de pensamiento, que le permitirán analizar y reflexionar, sobre el mundo de un modo más complejo. Por ejemplo, si los niños preescolares definían a una familia como personas que viven juntas, los escolares, entienden que la familia es un grupo de personas que comparten lazos sanguíneos.

A estas edades, los niños no sólo diferencian la adopción y el nacimiento biológico como dos formas distintas de entrara a formar parte de una familia, sino que van descubriendo las implicaciones que tiene el ser adoptados. Llegan a comprender que la adopción supone, no sólo formar parte de una nueva familia, sino también la pérdida de la familia biológica.

Este avance en la comprensión puede provocar cambios emocionales, en el comportamiento y actitudes de los niños adoptados. La adopción no es vista sólo desde un punto exclusivamente positivos (como ocurría entre los preescolares), sino que aparecen otros aspectos que pueden generara dudas y conflictos en los niños (haber sido rechazados por sus padres biológicos, seguridad de la permanencia de sus padres adoptivos, sentirse distintos a sus compañeros no adoptados).

Esangui dijo...

Estos sentimientos son normales, y los padres adoptivos no deben interpretarlos como señal de rechazo hacia ellos. El niño o la niña adoptado, tiene que elaborar un sentimiento de perdida y lo hará mejor en un clima positivo y cálido, con buena predisposición a hablar de estos temas y aprovechando siempre para reiterar al niño o niña el compromiso emocional firme que se tiene respecto a él o ella y su familia.
La Adolescencia. ( Edad aprox. A partir de 11 o 12 años).

Al llegar a la adolescencia alguna de las dudas de los niños adoptados se habrán resuelto y serán capaces de ver la adopción como una relación permanente que implica transferencia legal de los derechos y responsabilidades para el niño o la niña de los padres biológicos o los padres adoptivos.
Sin embargo, estos años son de especial importancia para la construcción de la identidad.

Muchos de los adolescentes dedican mucho tiempo a tratar de responderse a las preguntas “¿ Quién soy yo?, ¿ Cómo soy?, ¿ Cómo me ven los otros?.
Para los adolescentes adoptados puede que esta tarea suponga un esfuerzo adicional, ya que es posible que desconozcan datos sobre su vida previa a la adopción y sientan por ello mayor inseguridad.

Los adolescentes disponen de un pensamiento abstracto que les va a permitir reflexionar no sólo sobre su situación actual, sino también sobre otras posibilidades. Los adolescentes pueden ahora plantearse la pregunta: ¿ Como hubiera sido mi vida sino me hubieran adoptado?. Los intentos de buscar respuestas que le satisfagan, pueden que surjan nuevos interrogantes y nueva búsqueda de información.

De nuevo lo fundamental por parte de los padres es entender que estos sentimientos son normales en cualquier adolescente y se acentúan a veces en los adoptados. El clima de afecto, de buena disposición para la comunicación y el esfuerzo por tratar de ver las cosas desde la perspectiva del hijo o hija adoptado, ayudarán a facilitar la completa comprensión y elaboración de lo que significa ser adoptado.

10 .- CONCLUSIONES

- Los padres no deben frustrarse si los niños no comprenden lo que ellos le quieren decir, ya que es una limitación del niño en su capacidad de comprender.

- A medida que los niños avanzan en edad, avanzan también en su nivel de comprensión de la adopción.

- Los padres no deben esperar a que los niños puedan comprender perfectamente la adopción, sino adaptar el proceso de revelación al nivel de comprensión de los niños.

- Si los padres empiezan pronto la revelación les será posible ensayar distintas formas de adaptar la información a los niños antes de que estos empiecen a hacer preguntas.

- Los niños adoptados no suelen hacer preguntas de forma espontánea. Corresponde a los padres adoptivos provocar conversaciones sobre el tema, siempre aprovechando momentos de clima emocional positivo y siempre en función de la capacidad de comprensión del niño o la niña.

Esangui dijo...

Espero que el escrito haya llegado comprensible en su totalidad,excusas si he sido algo brasa con el asunto pero a ver quien es el guapo que no se conmueve cuando ha de ir a recoger al niño en busca de hogar en casa de esos padres dubitativos ente el fracaso de formar una familia.

Anónimo dijo...

Gracias por el aporte, todos los que alguna vez hemos adoptado conocemos todo esto ya que forma parte de los cursos de preadopcion y post adopción, aparte de las entrevistas con psicólogos, trabajadores sociales, años de espera, revisiones....

Que pena que los padres biológicos no tengan que pasar por todos estos procesos, ¿Alguien cuestiona algo a quien va a ser padre/madre biologico aunque no este preparado para ello? ¿Eso no es ser frívolo?

recuerde que los niños adoptados fueron antes abandonados por su familia biológica.

Esto no es cuestión de números....pero ¿alguien publica el número de paternidades o maternidades fallidas ?


Saludos

Esangui dijo...

Esto ya entraria dentro de las variables como adolescencia prematura,riesgo de exclusion social o directamente imposibilidad de sustento emocionel y fisico por parte de los padres biologicos.
Puesto que la inmensa mayoria de adopciones viene de paises llamados subdesarrollados,excepto China y Rusia,los motivos suelen ser mas descarnados y evidentes pues nunca es motivo frivolo el tener que dar a un hijo en adopcion.
La frivolite entre comillas se suele dar mas en paises del primer mundo,aunque para eso tienen la posibilidad de abortar,no les juzgo por ello pero tampoco los pongo en el mismo rasero que a otros padres biologicos con carencias vitales de las que en Europa no sufren.

IvanBalt dijo...

WoW no sabia ni siquiera que fuera posible pues pense que una vez que adoptas es como si fuera tu propio hijo (esa era la idea al adoptarlo supongo) pero estoy flipando con esto y este tema si que mueve gente.... intentar no juzgar a nadie es mu facil.... xq lo dificil es no hacerlo realmente bueno entiendo que se hable de "fallida" (?????) es decir que falla aqui? imagino que la gente que quiere adoptar ya ha pensado en todas las consecuencias de lo q piensa hacer y se compromete ante los demas ante la sociedad que se hara cargo de esa nueva responsabilidad voluntaria para toda la vida y la verdad disculpen la ignorancia pero pense que una vez que uno se compromete da el paso no tenia ni idea que se podia retractar de todo eso es realmente escalofriante da igual de donde sea el niño ni que si su familia lo quiere dar o no en adopcion el hecho es que esta en adopcion eso es lo real intentar justificar las circunstancias no cambiara el hecho realmente en si y bueno es algo decepcionante que ocurra estas cosas espero que las personas que quieran adoptar se tomen las cosas con la seriedad que merece y sobre todo el factor humano que hablamos de personas! decir "yo no lo abandone primero" tampoco justifica en fin ufffff q bajon despues de leer esto realmente :(

Anónimo dijo...

se puede abandonar al hijo adoptado pero no disolver la adopción. Es decir sigues siendo su padre con todo lo que implica. No se puede devolver porque no es una mesa. Si abandonas tras haber adoptado internacionalmente no regresa el niño al país, se queda tutelado en su comunidad autónoma. Las adopciones fallan como medida de protección destinada a restablecer los derechos de un niño concreto,el que reabandonan, por distintos motivos pero dentro de la falta de realismo de los padres adoptivos y escasa preparación. No es como ellos pensaban y no saben manejar la situación. La culpa la tiene el profesional que no detecta en ellos factores de riesgo y la ley que permite que si no te declaran idóneo para adoptar, tú reclamas y ya te declara un juez aunque un psicólogo y un trabajador social digan que no lo ven adecuado.

Sam.L dijo...

Por favor. Me encantaría contactar contigo y charlar vía email. Me interesa muchísimo tu perspectiva desde tu posición. Saludos

yaivi dijo...

Hola Sam. Soy yaivi. Mi mail es yai.yaivi@gmail.com me encantaria leerte. Gracias