lunes, 12 de noviembre de 2012

LOS BLANCOS SE CAGAN EN DIOS.


Los blancos se cagan en Dios.

¿¡Qué..!?

Grito atragantado que mezcla estupefacción y espanto. ¡Dios todo poderoso! ¿Acaso no temen su ira? Pues no. Los blancos se cagan en Dios.

En los países del África occidental hay una variedad de creencias religiosas que conviven en una armonía ejemplar. Cada uno tiene su religión, respetando a la del otro, y todos tienen en común una fe a prueba de bombas. Una fe que ayuda a soportar el día a día de desgracias y de pobreza. Una fe conformista porque Dios lo ha querido así y aceptemos la voluntad de Dios. En efecto, no es raro ver a gente poco apenada por una desdicha porque ha sido cosa de Dios. Todos, esperando un milagro de una vida mejor que si viene bien, y si no, pues es porque Dios lo ha querido así. No es nada raro oír: “Nada mejor que la hora de Dios” o “No llores. La muerte de tu hijo ha sido voluntad de Dios”. Enfermos que se niegan a ir al hospital porque “He puesto a Jesús en mi vida y él me va a curar...”. Una fe sólida en la que los mandamientos son estrictamente respetados.

Allí, todo el mundo cree en un Dios superior. Las iglesias están llenas, igual que las mezquitas, y cada día se crean nuevas vías de creencias con nuevos mandamientos y nuevas promesas divinas. Rara es la persona que no tenga una religión o no crea en algún Dios. Todo el mundo reza con una fe inquebrantable en la Santa Iglesia Católica, en el perdón de los pecados, en la resurrección y en la vida eterna. Amén. Aleluya… 

Cuando el inmigrante llega a Europa, después de todas las rarezas con las que se encuentra, una muy destacable es la existencia de blancos ateos, pecadores casi todos,  negando la existencia de un Dios superior, blancos laicos prescindiendo de una buena educación religiosa y blancos agnósticos, negándose rotundamente al entendimiento humano de lo divino …¿Ateísmo? ¿Agnosticismo? ¿Esto qué es?

Y el hecho de que los blancos se caguen en Dios es, para nosotros, insoportable e imposible de entender. Pero no sólo se cagan en Dios, sino que encima niegan su existencia, se pasan los varios mandamientos por la ranura nalgar, se acuestan todos con todos, y no tienen fe en nada que no sea en ellos mismos…

Y el inmigrante, obstinado y tenaz, creyente ferviente y devoto apasionado intenta por todos los medios honrar a su Dios. Pero los obstáculos son varios. Las iglesias en Europa están casi siempre vacías. Muy bonitas por fuera y por dentro, pero vacías. Y tienen horario de apertura y de cierre. Increíble. La fe no tiene hora. Lejos quedan aquellas costumbres africanas de iglesias abiertas a todas horas por si algún fiel tenía un arrebato de fe a horas intempestivas. En Europa, en plena Iglesia, la gente habla, juega con el móvil, y va saliendo y entrando ruidosamente…Y la gran sorpresa llega cuando en pleno culto, cuando uno ya se está entregando a las entrelineas de una oración básica, entra un grupo de turistas e empiezan a hacer fotos. Una Iglesia es una Iglesia, no un museo; La Iglesia se ha vuelto un elemento turístico más, sin ningún respeto a la intimidad de la fe de los creyentes. No hay respeto ni miramientos o acatamiento por cortesía…
  
¿Cómo puede uno cagarse en Dios?

La primera vez que yo lo oí, casi me morí. Yo era católica y convencida estaba de que el simple hecho de oír aquello me convertía directamente en pecadora. No entendía nada. Y empecé a sentirme rara. Veía la gente declararse atea con engreimiento como si de un valor se tratase. ¿Como podía ser que tanta gente renegará de Dios?  Me asustó porque la existencia de un dios es lo que hace temer a la gente, lo que nos hace tener sentimiento de culpa y sin ningún deseo de hacer daño al prójimo.

Un día le dije a mi hermana: “Dios te va a castigar” y ella me contestó: “¿Quién es dios para castigarme…? Yo abrí los ojos como cuando uno ve a una ultrajadora máxima, una pecadora merecedora del infierno más absoluto. Y encima hablaba mal de la Iglesia católica y no tenía la Biblia de rigor en la cabecera de su cama.

¿Cómo puede alguien no creer en dios? ¡Dios! Es que es Dios.

Y pasó el tiempo. Y poco a poco descubrí que tampoco pasa nada por no ir a misa todos los domingos. Descubrí que cuando tienes acceso a la información, ves que la Iglesia Católica tampoco detiene el secreto de la felicidad que nos vende, que todo es muy político y que se han cometido muchas barbaridades en nombre de la fe. Descubrí que la religión en sí no es mala, sino que los malos son los que en nombre de la religión nos han vendido engaño y se han lucrado ellos de la fe de los demás. Descubrí que el infierno es tan abstracto que a veces parece que ya lo estemos viviendo aquí abajo. Y que la vida eterna, pues que queréis que os diga, de momento mejor vivir esta. Y poco a poco, fui entregándome a mi vida de “nueva atea” cuidadosamente, con un poco de temor,  alejándome de la antigua vida católica. Ya he aprendido el gran concepto de “creer y de tener fe en uno mismo”

Y ahora los raros me parecen los de allí. Ahora no entiendo que crean en cosas que nunca han visto, dejando sus vidas en mano de algún dios que nunca les responde. Me sorprende que no vean que con lo inteligentes que son los blancos, si ellos mismos que fueron los que nos trajeron esas religiones, ya no creen en ellas, por algo será…

Y tu propia gente te mira con los ojos abiertos, tal como se mira a los ultrajadores  máximos y a los pecadores merecedores del infierno más absoluto. Y te dicen que te confíes a Dios, que pongas el fuego de Jesús en tu vida, que te abras al Espíritu Santo. 

 Jommo Kenyatta dijo: “Cuando el hombre blanco vino, nosotros teníamos la tierra y ellos tenían la Biblia. Nos enseñaron a rezar con nuestros ojos cerrados y cuando los abrimos, ellos tenían la tierra y nosotros la Biblia…”

A ver si todo esto de la religión, no fue nada más que una forma de régimen de conquistas de tierras y de riquezas ajenas, basado en el colonialismo. Es que si no, no entiendo que los blancos se caguen en Dios… 



11 comentarios:

Opiniones incorrectas dijo...

Jajaja me ha hecho gracia el título :)
Lo cierto es que yo sólo he escuchado tal expresión en España xD
Y yo en Santo Domingo más de una vez he tenido que morderme los labios, porque en ocasiones se me escapa, y allí se quedarían muertos.
Muy acertada tu reflexión sobre la religión. Yo me eduqué en un colegio católico por los horarios laborales de mis padres, y entre los profes fachas y los curas nos querían amedrentar y convertir en personas inhibidas. Tremebundo.

Esangui dijo...

…La religión en su versión cristiana, ha sido dramáticamente cruel con el débil o el pobre a lo largo de la historia. Los conductores de esta religión han procurado que sus enseñanzas se lleven a la práctica hasta sus últimas consecuencias: el pobre o el débil ha de aceptar su condición, vivir con humildad en este mundo y esperar la llegada de alguna mejora o de algún cambio únicamente cuando se muera, en el otro mundo, es decir, en el cielo.

Estas enseñanzas han sido prácticamente las armas más eficaces de los colonos. Siempre han tenido como aliados en las iglesias a los curas y misioneros que predicaban estas doctrinas, un auténtico bálsamo para las heridas en la dignidad de los nativos que acabaron por aceptar y admitir que eran los desheredados de la tierra…” (Inongo-vi-Makomé, Población negra en Europa. Segunda generación. Nacionales de ninguna Nación).

Una versión en francés del extracto de un discurso supuestamente atribuido al Rey belga Leopoldo II, que pronunció ante unos sacerdotes misioneros que se dirigían al Congo. Si bien no se puede precisar sus fuentes pero tampoco importa que lo pronunciara o no, lo importante es que ilustra todo lo que ha pasado.

Esangui dijo...

…La religión en su versión cristiana, ha sido dramáticamente cruel con el débil o el pobre a lo largo de la historia. Los conductores de esta religión han procurado que sus enseñanzas se lleven a la práctica hasta sus últimas consecuencias: el pobre o el débil ha de aceptar su condición, vivir con humildad en este mundo y esperar la llegada de alguna mejora o de algún cambio únicamente cuando se muera, en el otro mundo, es decir, en el cielo.

Estas enseñanzas han sido prácticamente las armas más eficaces de los colonos. Siempre han tenido como aliados en las iglesias a los curas y misioneros que predicaban estas doctrinas, un auténtico bálsamo para las heridas en la dignidad de los nativos que acabaron por aceptar y admitir que eran los desheredados de la tierra…” (Inongo-vi-Makomé, Población negra en Europa. Segunda generación. Nacionales de ninguna Nación).

Una versión en francés del extracto de un discurso supuestamente atribuido al Rey belga Leopoldo II, que pronunció ante unos sacerdotes misioneros que se dirigían al Congo. Si bien no se puede precisar sus fuentes pero tampoco importa que lo pronunciara o no, lo importante es que ilustra todo lo que ha pasado.

“Reverendos Padres y queridos compatriotas, la tarea a realizar es muy delicada y requiere mucho tacto. Sacerdotes, vosotros vais ciertamente para evangelizar, pero esta evangelización debe inspirarse ante todo en los intereses de Bélgica. El objetivo primordial de vuestra misión en el Congo no es pues el enseñar a los negros a conocer a Dios, ya que ellos ya lo conocen. Hablan y se someten a un Mundi, Mungu, un Diakomba y qué se yo a quién más; ellos saben que matar, robar, acostarse con la mujer de otro, calumniar e injuriar es malo: Tengamos entonces el coraje de reconocerlo: Vosotros no iréis entonces a enseñarles lo que ya saben. Vuestro papel principal es el de facilitar la tarea a los administradores y a los empresarios. Eso quiere decir que vosotros interpretaréis el evangelio de cara a proteger nuestros intereses en esa parte del mundo. Para hacer esto vigilaréis entre otras cosas a que nuestros salvajes se desinteresen de las riquezas que abundan en sus suelos y subsuelos, para evitar que interesándose en las nos hagan una competencia mortal y sueñen en desalojarnos a nosotros un día.

Esangui dijo...



“Vuestro conocimiento del evangelio os permitirá encontrar fácilmente textos recomendando a los fieles amar la pobreza, como por ejemplo: “Bienaventurados los pobres, porque el reino de los cielos es para ellos; es más difícil a los ricos entrar en el reino de los cielos”. Haréis lo posible para que los negros tengan miedo de enriquecerse para poder ganarse el cielo. Para evitar que de veces en cuando se rebelen, deberéis recurrir a la violencia. Les enseñaréis a soportarlo todo aunque sean injuriados y batidos por vuestros compatriotas de la Administración: Les enseñaréis que toda persona que recurre a la venganza no es digna de llamarse “hijo de Dios”. Les invitaréis a seguir el ejemplo de los santos que pusieron la otra mejilla después de haber sufrido golpes. Tenéis que hacerles despreciar todo lo que les dé coraje para encararse contra nosotros. Me refiero aquí, principalmente, a sus fetiches de guerra. Si no quieren abandonarlos, os pondréis manos a la obra para hacerlos desaparecer. Vuestra acción debe centrarse sobre todo en los jóvenes para que no se rebelen. Si la enseñanza del sacerdote es contraria a la de sus padres, el joven deberá aprender a seguir lo que le recomienda el misionero, que es el padre de su alma. Insistid, sobre todo, en la sumisión y la obediencia. Evitad que se desarrolle el espíritu crítico en vuestras escuelas. Enseñad a los alumnos a creer y no a razonar. Estos son, queridos compatriotas, algunos de los principios que aplicaréis. Encontraréis otros más en los libros que os facilitarán al terminar esta reunión.

Evangelizad a los negros a la manera de los africanos, para que queden siempre sometidos a los colonialistas. Que no se rebelen nunca contra las injusticias que éstos les harán padecer. Hacedles meditar cada día “Bienaventurados los que lloran porque el reino de los cielos será para ellos”. Evangelizad siempre a los negros a base del palo. Guardad a sus mujeres en la misión para que trabajen gratuitamente para vosotros. Exigid después que os ofrezcan en señal de agradecimiento, cabras, pollos, huevos, cada vez que visitéis sus poblados. Haced todo lo posible para que los negros no se hagan nunca ricos. Cantad diariamente que le es imposible a un rico entrar en el cielo. Hacedles pagar una tasa cada semana en la misa dominical. Utilizad luego ese dinero, presuntamente destinado a los pobres, para convertir vuestras misiones en centros comerciales florecientes.

“Instaurad para ellos un sistema de confesión que os convertirá en buenos detectives para denunciar a todo negro subversivo a las autoridades investidas del poder de decisión…”

“Estas palabras encierran la realidad de lo que la religión ha significado entre los pobres o los vencidos, no se si de otras partes del mundo, pero sí por los menos de Africa negra. La sumisión y la anulación de la personalidad de los humildes es la baza con la que se trabajó, mientras el rico aprovechaba para hacer las suyas...

Miércoles dijo...

Lo de las iglesias vacías depende del país. Aquí desde que llegaron los polacos muchas se han vuelto a llenar. En países de Europa del Este e Irlanda todavía gozan de buena salud.

Lo que no sabía era que los horarios de cierre habían llegado a España. Los veo por aquí y me parecen feos. En mi niñez también recuerdo que las iglesias estaban siempre abiertas.

Lo que creo que aún no ha llegado a España es lo de reconvertir iglesias. Tengo una cerca del trabajo que ahora es pub y restaurante. Otras son bloques de pisos.

baston dijo...

Viví en brasil un tiempo y allí sorprende también la devoción por Dios. Y al mismo tiempo, actitudes hipocritas con el mismo. Por suerte en europa nos vamos desperezandonos del yugo de las instituciones religiosas, que son las aútenticas culpables de los limites que achacamos a la religión. Eso sí, en épocas de crisis (o países en continua crisis xD) ese yugo parece que mantiene mejor su dominio.

Sergio dijo...

No esta mal ser creyente, y llegar hasta donde quieras. Mucha gente "agnostica" o "atea" seguro que son mas creyentes de lo que creen y aqui en españa catolicos, solo que no practican y reniegan de las barbaridades de la iglesia.

Yo practico la BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones, bueno y funerales, por desgracia), me parece que la iglesia como institucion se pasa muchas veces, aunque muchos curas "de a pie", de las parroquias de barrio hagan todo lo imposible para llevar adelante su comunidad. Tengo amigos y familia religiosos, y he acabado alterado con algun otro sermon del dia de la familia (ahi por navidad, no se si el 25, o el primer domingo que caiga en esas fechas).
No creo que Dios lo crease todo ni me puteara con lo mio en particular, ni que me vaya a salvar milagrosamente, pero si que he rezado y cuando no dependian las cosas de mi ni de nadie en concreto, he "suplicado" con toda mi alma que me echase una mano para que fueran las cosas bien.
Somos asi de contradictorios, seguro que muchos de esos Agnosticos, o ateos, han suplicado alguna vez por un milagro, o se han "dirigido" a algo que no entienden para que les echase una mano ante alguna gran visicitud, o a lo mejor para alguna cosa mas vanal. Ya sea Dios, Javhe, Alà, o algun otro dios o ente "superior".
Si el hacer esto nos da fuerzas y/o esperanza para seguir luchando, no veo donde esta el problema, o porque eliminarlo de la ecuacion.
Los ateos lo veran efecto placebo, los creyentes consideraran intervencion divina. Si al final sales del trago, da igual como, que cada uno lo interprete como quirea.

Anónimo dijo...

La explicación es muy sencilla: Diós no existe, es un concepto absurdo fruto de la ignorancia y el miedo, que ha sido instrumentalizado por grupos para crear una jerarquía que impone su poder fáctico a la sociedad, en forma de tiranía cuando tuvo ocasión.

Los blancos hemos avanzado lo suficiente intelectualmente (al menos una parte de los blancos) para darnos cuenta de que la religión, todas las religiones, son un fraude pernicioso y un lastre para el desarrollo humano, puesto que llenba la cabeza de los ingénuos con fantasia-basura que acaba por alienarles.

Manuel dijo...

Visito este blog por primera vez y es una sorpresa agradable encontrar reflexiones tan lúcidas y bien expresadas desde un punto de vista inmigrante sobre nuestro país. Me parece además que este de la religión es justo uno de los aspectos en los que quienes venís de países "de inmigrantes" y no "de expatriados" podéis hacer una aportación fundamental a la cultura española como sería la revitalización de la religión y del respeto por las cosas sagradas (al margen además de que uno sea creyente o no).

A mí que soy nativo español pero he vivido en otros países también me parece desolador ver el cierre echado en las iglesias y creo también que no sólo deberían estar siempre abiertas sino que con más razón deberían estarlo durante la noche que es el momento en que se agudiza la sensibilidad espiritual y puede uno necesitar un ambiente sagrado en el que recogerse. Que la Iglesia ponga un candado en la puerta muestra que hay muchas cosas que reconstruir y una importante es invertir esa tendencia por la que parece como si los templos fueran puestos de mercaderes, con sus mismos horarios o parecidos.

Otra sería la cuestión de la usura, escandalosamente "olvidada" por el clero español a pesar de ser una práctica condenada por la doctrina católica y motivo evidente de la devastadora crisis económica que atravesamos. La Iglesia tendría mucho que decir y por haberse convertido en una especie de corporación comercial (inmobiliaria, banca) traiciona su propia tradición. Pero no sé si en este sentido quienes venís de otras tierras y con otros bagajes cristianos es algo a lo que prestáis más atención que nuestros descristianizados compatriotas o no... ¿?

Predica la libertad de la Diosa dijo...

Si, es una fea aunque casi siempre mal justificada costumbre... pido disculpas por la parte que me toca... en estos casos suelo decir: No se dice dios... se dice la de los mil nombres... no es padre... es Madre... ¡y el problema es que la estamos pisando! ^^!

IvanBalt dijo...

Bueno Antes De Venir A España Ya Mi Madre Me Pedia Que No Me Sorprenda Si Escuchaba Esas Cosas Y Me Ha Tocado Convivir En El Trabajo Con Compañeros Que Se Burlan Si Dices Que Crees En Dios Pero Como Cada Uno Tiene Su Opinion Pues No Se Les Hace Muxo Caso Pero Creo Que Confunden Dios Con Iglesia Catolica (Que Ya Sabemos Un Poco Mas De Ellos Ya No Parecen Tan Buenos Jeje)