viernes, 9 de noviembre de 2012

POBRE ALMA MALÉFICA.


El diccionario de la RAE es una recopilación de varias palabras, verbos, adverbios, expresiones… todo argumentado con una descripción básica y social con el fin de hacernos entender mejor la lengua que hablamos.
Pero en el diccionario de mi vida, hay muchas otras expresiones que no recogieron en la RAE. Una de ellas es la de “Pobre Alma maléfica”.

1. adj. Dicho de una persona cuya esencia parece infecta, perniciosa, dañina, nociva y maligna.  
POBRE ALMA MALÉFICA: [‘po βre 'al.ma 'ma le fi ka ]
Pobre: (Del lat. pauper, -ēris). Alma: (Del lat. anĭma).  Maléfica: (Del lat. malefĭcus).

2. expr. rur. coloq. U. f. La Pobre Alma Maléfica como indica la locución es perversa y mala. No en su manera de comunicarse con los demás, sino en su parte espiritual e inmortal. Satánica con rostro seráfico, no es fácil reconocerla ya que nada introvertida, se esconde tras una pose dulce y sonriente, unos falsos e hipócritas ojos brillantes y una fingida sonrisa engañosa. El adjetivo pobre se le aplica por lo que en realidad despierta: pena.
La Pobre Alma Maléfica es aquella a quien no le importa perjudicar a alguien y que es capaz de ocasionar daño emocional a otra persona, sin que su alma lo sienta. No es maléfica en su primer sentido literal, sino más bien en un sentido figurado que más bien se podría traducir por un Alma roñosa y miserable, ruin, malévola y egoísta. Un alma podrida que usa artimañas para brillar cuando hace rato que supura con un aroma hedionda y nauseabundo. Un Alma descompuesta, corrompida, ulcerada, putrefacta, picada, infecta, rancia, purulenta y pasada.

La Pobre Alma Maléfica es mezquina. Es hipócrita pero carece de inteligencia y de técnica. Tarde o temprano su natural vuelve al galope. Es incapaz de no tener alguien de quien hablar, alguien que machacar verbalmente, alguien que triturar con sus chismorreos y sus miradas lascivas e insultantes. Y cuando no lo tiene para rellenar su abyecta vida, entonces está mal, muy mal. Tiene problemas personales. Toma medicinas. Le pasan cosas que nadie entiende. Necesita el apoyo incesante de un grupo de gente que va cantando sus escuálidas e inventadas cualidades, para que se sienta mejor. Necesita consejos a diestro y siniestro para cualquier decisión en su vida y necesita por encima de todo, ser el centro de atención. Entonces allí es feliz.

En su más profunda intimidad, la Pobre Alma Maléfica sueña con ser líder, por lo que no duda en eliminar verbalmente, reprender y desdeñar a quien piensa que es su rival en cuanto a atención se refiere. Odia a la gente, que no necesita enfermedades o problema personales para llamar la atención. La Pobre Alma Maléfica, no sabe que hay gente que brilla sin artificio; no sabe que hay gente que es como el fuego que atrae la atención aunque no lo quisiese. Y cuando les ve, una bilis traidora le sube por las entrañas.
Es pasional, aunque por la rama peyorativa y tiene ataques de mal humor en el que su diana es cualquier otra persona débil: alguien que no le va detrás y que para ella, no tendrían que brillar. Sus ataques de mal humor son aplaudidles porque suelen ser sonadas. Cuando le pillan los mefistofélicos ataques, entonces es capaz de hacer llorar a alguien sin inmutarse hundiendo sus largas y afiladas uñas en la llaga más abierta. Puede ver llorar a su presa y tener su alma bailando una samba animadita y rica. Cuando ataca su victima, le da donde más le duele. Perfecta criminal sentimental, da los golpes justos, se crece, grita, escampa secretos, intimida y saca un veneno mortífero y crucial. Incluso ante la vulnerabilidad más grande, da un último estacazo para rematar su victima porque lo más importante es ella.

Y entonces, justo después, llora. De lágrima fácil, llora ante los demás justo un ratito, el tiempo de limpiar su Alma.  Ella siempre tiene razón. Pero no la razón de Sócrates o la razón de Zaratustra sino una razón falsa y egoísta basada en sus malestares. Pase lo que pase ella tenía razones de sobra para ponerse así. Si ha insultado a alguien, es porque ella estaba mal. Si ha saltado la chispa de su malhumor es porque su vida está fatal y le han vuelto a venir a la cabeza sus traumas infantiles y sus problemas personales… Claro, eso justifica de sobra, su actitud agresiva y borde. Y vuelva a ser la niña mona y guapa que ella quiere mostrar, sin saber que en sus ojos se le ve aún la bilis hirviendo.

Se cree autosuficiente y no lo es. Es incapaz de estar sola. Necesita siempre alguien a su lado para poder criticar a los demás. Ambiciosa, competitiva y desequilibrada emocionalmente, suele estar demasiado preocupada por su imagen. Intransigente y autocompasiva, no puede soporta su propia imperfección.
3. adj. f. y sino. Cruenta.
4. abrev. PAM.
5. otr. abrev. PAV
6. fr. Malfaisante. Méchante.
7. real. Ironía del destino, los que más débiles se hacen ver, son después los más tiranos. He conocido a Almas que se estimaban llenas y vivas pero en realidad estaban “Muertas”. Muertas en generosidad, en empatía y en buena fe. Almas solas e incapaces de fomentar una amistad porque en realidad no saben lo que es. Gente inútil y sosa que el egoísmo ha podrido.Pobre Alma Maléfica y Muerta. Todo lo que la vida puede dar, se lo ha dado y sin embargo esta vacía. No le falta de nada, su familia está bien estructurada, nunca ha pasado hambre y sin embargo se piensa que está mal. Y poco generosa, se le arrugan los órganos vitales cuando ve a gente sin nada, pero que está mejor que ella. Gente con fuego personal, gente viva y brillante. Envidia cochina que la remata en lo más profundo de su ser… Para la PAM, hay gente que no debería tener mejor suerte en la vida que ella: Inmigrantes, gente que ella odia...

Si la PAM está en un grupo, siempre coge a un miembro del grupo como mentora, como gurú, y que suele ser la que más la escucha y que intenta apoyarla en todas sus decisiones. Sólo venera al gurú y a las personas a las que aprecia el gurú. El gurú sabe todo de su vida. Lo sabe todo de ella, aunque ella no sepa nada de la vida de los demás. Sólo ella tiene problemas. Pobre de ella. Apretón de mano por aquí, besitos por allí, palmitas en la espalda por aquí. Sólo así está radiante…
Haciéndose ver libre de personalidad como lo son algunos móviles, la PAM solo saca a relucir su propia personalidad cuando está delante de su victima. Si os encontráis con una PAM, huid. Porque si no os convertís en su gurú o en alguna amiga de su gurú, ella se os zampara sin miramientos.
Ojala nunca nadie le haga a la PAM lo que ella hace a los demás. Porque no hay nada más injusto que ver a una persona verter su bilis sobre ti y sin razón alguna… Esto es lo que hacen las PAM’s. Y cuidado, que las PAM’s están por todas partes.

A partir de hoy, cuando me encuentre con una Pobre Alma maléfica, “je prends la poudre d’escampette”, pero rápido.

Pasaje de la “BAE” (B. A. Enciclopedia)

http://yaivi.blogspot.com/


5 comentarios:

Opiniones incorrectas dijo...

El saber no ocupa lugar :)

Anónimo dijo...

Ostras! Lo has descrito tan bien que me has dejado KO!
Bravo!!!!!!!!!

Aurora

Anónimo dijo...

A es@s en mi pueblo se les llama ''POCAPENA''

Anónimo dijo...

Por qué has puesto la cara d euna mujer de raza blanca,para dar representación gráfica a un post titulado "alma maléfica"?

Será porque tu blog es un compendio de soflamas racistas anti-blancos, con la que tratas de adoctrinar a los europeos en la enfobobia y la xenomanía?

Almas maléficas las de los negros que se mataron por millones en Sierra Leona, a puro machetazo por odios tribales, o las de los negros que matan agricultores blancos en Sudáfrica por puro racismo anti-blanco, asesinos negros que matan blancos porque son negros racistas

IvanBalt dijo...

WoooooW Vaya Descripcion....Te Haz Inspirado En Alguien? ;) jeje