martes, 25 de mayo de 2010

LO QUE NOS SORPRENDE A NOSOTROS.


Cuando un blanco coge un avión destino a África, su primera inquietud, por encima de los mosquitos y de la inclemente malaria, es: “¿dónde vamos a aterrizar?”. Muchos se imaginan que África es como se ve en la película de Jamie Uys, “The gods must be crazy”, donde el helicóptero aterriza encima de un árbol en pleno desierto de Kalahari.

Pues nosotros, con la emoción del viaje, ya nos imaginamos donde vamos a aterrizar. En una de esas pistas como las que se ven en las películas. Tenemos la retina tan llena de imágenes del país de los blancos, que pensamos que nada nos puede sorprender… Pero una vez aquí, todo es diferente...
Las cosas que nos sorprenden a nosotros son totalmente lógicas. No busco, en la lógica, una excusa a nuestra ignorancia. Es sólo que los negros no somos raros… ¿o sí?

A nosotros nos sorprende:
- Que todos los blancos sean iguales. A primera vista, todos los blancos se parecen. Imposible para el inmigrante recién llegado diferenciar entre un blanco y otro. Todos se parecen, de la misma manera que los chinos se asemejan entre ellos. Aunque después de unos meses, el negro veterano ya puede diferenciar entre un alemán del norte y un finlandés.
- Las peluquerías para perros. Yo siempre me paro delante de las “vitrinas” de dichas peluquerías a mirar. Nos parece tan fuerte que cuando se lo explico a los de allí, dicen: "Quien fuera perro para vivir allí...".- Los avances técnicos entre los cuales, se lleva la palma la escalera mecánica, por encima del 3D y de la creación de vida artificial. Y cualquier negro que se precie dice: “No…Es que cuando vi las escaleras mecánicas, supe que el blanco es más fuerte que Dios.”- Las estaciones, y más el frío ultra polar, con la consiguiente fría primavera, el verano y el frío otoño. Nosotros sólo tenemos calor y lluvia.
- Que en verano, a las 10 de la noche, aún sea de día. Y cuando se los explicamos a los de allí, dicen: “¡Esto es cosa de Vodus! Que poder que tienen esos blancos…”
- La gente no se saluda por las calles. Van todos a gran velocidad y cuando están sentados, llevan diarios y/o gafas que les tapan la mitad de la cara. Nosotros decimos: “El blanco, cuando lleva esas gafas, tiene el poder porque él te puede mirar pero tú no lo sabes.”
- En la estructura a la hora de comer, tienen una hilera de platos. Que si los aperitivos, los entrantes, el primer plato, el segundo… Nosotros lo tenemos todo en un único plato. Y el postre, pues sólo los días de fiesta y sino en navidad.
- Que aquí celebren los cumpleaños. Allí sólo lo hacen los ricos. No porque les haga ilusión, sino para poder restregar su riqueza en la cara de los demás.
- Que esté prohibido pegarse. La gente se puede pelear verbalmente, pero no se toca. Siempre me imagino como acabarían esas absurdas discusiones televisas si tuviesen lugar en mi país. Pues a golpes, y sin rodeos, ni demandas.
- Entre los niños, existe la figura del “marginado”. Allí, no existe. Y los empollones son queridos, tomados como ejemplo y admirados. Yo, era una repelente asquerosa y todos me querían.
- Las mujeres van vestidas muy juveniles. No hay distinción entre estatus. Allí, las mujeres casadas van vestidas de una manera, y las solteras de otra. Las casadas van con dos pareos, puestos uno encima del otro. Las solteras pueden ir como quieran, pero en general con un pareo. Una mujer casada que va con sólo un pareo es que quiere rollo.
- La música de los blancos que resulta insípida, sosa y sin ritmo. Música imposible de bailar, nada que ver con el Mapouka, el Ndombolo, el Coupé-décalé, ritmos cuya sola música hace vibrar las nalgas.
- Que hayan blancos mendigos. Es que para nosotros, todos los blancos son ricos. Y un blanco mendigando para los que somos de allí, es un símbolo turístico.
- Que la gente se ponga guapa para el fin de semana. En mi país, las mujeres van a la peluquería el sábado y el domingo para llegar al trabajo con un look matador. La gente se arregla para la semana, no para el fin de semana, a menos que haya una boda.
- Que hayan tantos canales de televisión.
- Los grupos sociales. Que si hippies, que si Góticos…Allí, no hay grupos orgánicos. Sólo hay “todo el mundo”. Es que supongo que la gente se une a grupos sociales cuando ya tiene la barriga llena…
- Las razas de perros. Nosotros sólo tenemos la raza normal. Digo “normal” porque no sé cual es y es la única que hay.
- Que haya tanta gente que fume. De la gente blanca que conozco, el porcentaje de fumadores sería de 8 de 10. Allí, es de 1 de 200. Dicen que “fumar es quemar el patrimonio familiar” y que “Él que fuma, bebe y puede ser un gangster”. En mi extensa familia, sólo tengo un tío fumador. Y es el mal ejemplo de todo el pueblo, abochornando nuestra limpia y pulcra reputación familiar.
- Los blancos se mocan en cualquier lugar y en cualquier parte. Comiendo, bebiendo, con gente… A nosotros nos dicen que hay que levantarse e ir a mocarse en el baño.
- Las calles en Europa son limpias. No como las nuestras que llevan ya incrustadas, costra de cacahuetes, papeles sucios, plásticos y todo tipo de desechos…
- Que la gente no coma picante. Pero bueno… a los blancos, se los perdonamos.
- La libertad sexual que hay aquí.
- El uso constante de maquinas en todo. Máquina, para lavar los platos, la ropa... Incluso para comprar comida, hay que hablar con una máquina.
- Que la gente haga colas a la hora de comprar o de pedir un servicio en lugares público. Allí sólo se conoce la aglomeración y la Ley del Más Espabilado.
- Que mucha gente tome café para despertarse por la mañana. Y yo después de dos décadas sin café, ahora no me imagino mi vida sin el humeante líquido, al que me aferré ya desde el primer mes.
- Los blancos llevan los niños en cochecito en lugar de en la espalda como las mujeres en nuestras casas. Llevar el niño en la espalda ayuda a tener las manos libres, a parte de que el niño está en contacto directo con la madre, oye latir el corazón de su madre.
- Al principio, cuesta diferenciar entre carne y pescado, no por el gusto, pero porque no hay hueso.
-Que se duchen sin esponja. Entonces no se frotan el cuerpo.
- Los cimenterios son pisos. Los blancos viven en pisos en vida y cuando se mueren, también sus ataúdes o sus restos descansan en pisos. Un sistema eficaz para ahorrar espacio. Para nosotros, vivir en pisos es un lujo.
- …
Y mucho más. Pero bueno. Las diferencias son los que hacen que cada uno sea lo que es. Ser diferente es genial. Poder ver las diferencias es extraordinario y aceptarlas es inteligente y humano. Lo más importante es adaptarse, pero con astucia y como dice mi abuelo: “Si vas al país de los blancos, lo que no puedes tirar al water, no te lo comas.

Yo sigo flipando con la escalera mecánica.

http://yaivi.blogspot.com/


7 comentarios:

Txema dijo...

Me gusta mucho el blog. Lo conocí gracias a otro blog de África, el África se mueve. Por si no conoces, te animo a visitar GuinGuinBali.com, un portal especializado en el continente y que se puede leer en tres idiomas.
Un saludo,.

yaivi dijo...

VAle! Txema! Ahora voy a verlo! Gracias por entrar en mi blog!

Miércoles dijo...

Es curioso, algunas de las cosas de las que hablas son más bien características de una ciudad grande que tampoco existen en un pueblo blanco (como lo de no saludar o las tribus urbanas), otras a mí también me suenan raras o nuevas, como la chorrada de las peluquerías caninas o los carritos de niño. Lo de que las mujeres vistan todas igual tampoco es muy antiguo, de hecho, si vas a El Corte Inglés a comprar ropa todavía puedes elegir entre la planta de "moda joven" y la de "señoras".

Rosa. dijo...

Me parese interesante y divertido.Ver las cosas desde un punto de vista distinto.
Rosa.

Demián dijo...

Me gusta tu entrada. La concreción con que expones unas diferencias según la zona del globo en donde nos encontremos. Pero el párrafo último, lo mejor: Inteligencia humanidad y astucia. Yo agregaría humor y cóctel perfecto.
Un placer leerte

yaivi dijo...

Demián!

Pues tienes razón, el humor es lo que muchas veces nos ayudar a sacar el lado positivo de las cosas. Los que saben de humor son los más inteligentes! hahaha! Gracias por leerme!

IvanBalt dijo...

Me ha gustao demasiado todo lo q haz contado!! tambien me han sacado alguna sonrisa como que los blancos seamos iwales lo de las escaleras mecanicas y lo de las 10pm en verano en mi pais tampoco me creian!! jeje y paro de contar!! bueno lo ultimo Mapouka, el Ndombolo, el Coupé-décalé wowww esa musica esta mu bien! Awilo Longomba y muxos mas! :)