lunes, 30 de septiembre de 2013

EL TEST DE NACIONALIDAD ESPAÑOLA.


La Ley 52/2007 o ley de Memoria Histórica dice que los descendientes de los exiliados españoles, que sufrieron injusticias durante la Guerra Civil y la Dictadura, tienen derecho a la nacionalidad.

Con los diferentes movimientos migratorios y con las nuevas necesidades sociales, la Ley ha ampliado el concepto de nacionalidad a los hijos de inmigrantes. Y hoy en día, la ciudadanía española se puede obtener de muchas maneras legales. Una de ellas es la nacionalidad por residencia.
La nacionalidad por residencia es la opción a la que se acogen la mayoría de los inmigrantes para poder tener el mismo derecho que todos los del país en el que viven. Porque aunque no se lo crean, el inmigrante con residencia aunque trabaje y pague religiosamente sus impuestos no tiene los mismos derechos que el español de origen.

Esta forma de obtención de la nacionalidad exige que el inmigrante este residiendo en España durante al menos diez años de forma legal. En algunos casos, los años suelen variar dependiendo de los acuerdos que mantiene España con algunos países y del estatus del inmigrante que quiere ser español. A todo esto, también tiene que demostrar y acreditar una buena conducta cívica, ética y moral en España. Después de todo, esto es la definición de un buen ciudadano…

Pero ahora, ha surgido una nueva normativa de regulación de leyes que dice que todos los extranjeros que quieren la nacionalidad, además de todos los requisitos anteriores, deben superar un examen de carácter oficial, sí… un trivial ante notario, un test de preguntas sociales para adquirir la nacionalidad. No superar este examen para el inmigrante representa la no obtención del estatus de ciudadano español, aunque no tenga antecedentes penales y tenga una moral intachable.
El test en cuestión se compone de preguntas de orden social, cultural y histórico que tienen como finalidad demostrar que los extranjeros, los inmigrantes conocen la Lengua Española y que están integrados en la sociedad. Las preguntas son varias…

  •  Nombre del Rey de España.
  • ¿Cómo se llama el presidente del Senado?
  • ¿Dónde termina el camino de Santiago?
  • Diga y explique algún artículo de la Constitución Española. 
  • Explicar en qué consiste la tortilla de patatas, el cocido madrileño y la paella valenciana.
  • ¿Quién ha sido el último Premio Nobel de Literatura español?
  • Explicar quiénes son: Lope de Vega, Arturo Pérez Reverte, Cervantes, Antonio Machado y Calderón de la Barca
  • ¿Quién fue Carrero Blanco?
  • ¿Cuál es el nombre del presidente del Gobierno y el de su Esposa?
  • ¿Qué dinastía reinaba en España en el siglo XIX?
  • ¿Quién dio el pregón el día del Orgullo Gay en Madrid?
  • ¿Quién es Belén Esteban? 
  • ¿Cuáles son las 19 comunidades autónomas?
  • ¿Qué actriz de ‘Mujeres Desesperadas’ visita habitualmente España?
  • ¿Cuál es el nombre del presidente del Congreso de los Diputados?
  • ¿En qué consistió la Revolución de 1868?
  • ¿Dónde están consignados los derechos fundamentales?
  • ¿Qué fue la Guerra Civil española?
  • ¿Qué se celebra el 12 de Octubre en España?
  • Cite tres escritores de la posguerra.
  • ¿Qué ocurrió en 1704?
  • ¿Cuál es el nombre del alcalde de Getafe?
  • ¿Cuál es el sistema de gobierno en España?
  • ¿Quién fue el presidente del Gobierno en la transición? 
  • ¿De qué color era la última alfombra de la Gala de los Goya? 
  • ¿Qué animal alemán vaticinaba los resultados del mundial de fútbol y cuál era su nombre?
  • Fecha del golpe de Estado.
  • ...
Esas son sólo algunas… Un cuestionario de cultura general con algunas preguntas trampa.

Y para ser español, el inmigrante que ha venido a buscarse la vida tiene que responder sin margen de error a unas preguntas que ni la mayoría de los españoles de origen pueden contestar. ¿Acaso ser español se resume a saber el nombre de la mujer del presidente del gobierno?

A nosotros nos quieren hacer un test de nacionalidad y después entre los propios ciudadanos de origen hay políticos corruptos que roban a su propio estado.
A nosotros nos quieren hacer un test de buen ciudadano y después hay bancos que no tienen piedad de la miseria de su gente y les estafan escandalosamente. Hay empresas nacionales que no dudan en destrozar el ecosistema. Hay jóvenes que destruyen el mobiliario de su propio país. 

¡Ha! Que nos hagan los tests que quieran. Dicen en las colas de inmigración que ya corren chuletas de respuestas a las preguntas de nacionalidad como si de la selectividad se tratase. ¡Qué tontería más injusta! Todo sea medir la ciudadanía con unas preguntas que no tienen nada que ver con la definición de “Ciudadano”. Saber la historia del país en el que vives me parece algo primordial, pero que de ello dependan tus derechos cívicos y políticos, me parece una aberración.

Ser ciudadano de un país no es saber la historia de este país. Porque para esto, cualquiera se leería un libro de Historia. La nacionalidad para quien la pide es algo muy importante y no todos los inmigrantes han tenido la suerte de estudiar o el tiempo mental de preocuparse por la Historia Española.
Ante la ley de la Constitución que esta en el Código Penal todos tenemos el mismo derecho y las mismas obligaciones. Para pagar los impuestos no hay ninguna criba, pero para tener las mismas libertades individuales y participar en la vida civil y política sin discriminación, no somos iguales. ¿Por qué para según que cosas te tratan como un español y según que otras no?
Sé que en casi todos los países europeos lo hacen pero este test no demuestra nada. No demuestra ninguna sensación de patriotismo. El buen ciudadano no es él que sabe más de la historia del país sino él que tiene unos valores basado en una buena moral y en un buen comportamiento cívico.

Saber la historia del país en el que vives me parece algo primordial, pero que de ello dependan tus derechos cívicos y políticos, me parece una aberración.
Un trivial absurdo en un proceso absurdo que empieza con una pregunta absurda:

“¿Qué puede aportar usted a este país?”

http://yaivi.blogspot.com

lunes, 16 de septiembre de 2013

TEMÁTICA DE PROVERBIOS: EL PODER.


En la Historia de los reinos de Abomey se cuenta que hubo un príncipe que no pudo ser rey porque era muy joven cuando su padre se murió. Su tío, hermano de su padre asumió su interinidad en el trono, a la vez que su educación. Una vez adulto, el pequeño príncipe, seguido de toda su corte, fue a ver a su tío Rey para reclamar su derecho al trono. El tío, el rey más sangriento que se recuerda en la historia de Abomey y cuya crueldad le valió la supresión de su nombre en las dinastías reales del Antiguo Dahomey,  le recibió con los brazos abiertos y le hizo ponerse cómodo. Para darle la bienvenida a su sobrino, el rey sanguinario le preparó una gacha a base de harina de maíz y dicen que le añadió miel y azúcar. La gacha era tan buena que el príncipe la bebió con un apetito y una glotonería que dejó a toda la corte atónita. Una vez acabado el gran bol de gacha que se le ofreció, pidió más y más, y más…dejando en segundo plano el asunto crucial que le había llevado allí.  Y su tío y toda la corte miraban como acababa con gula, un bol tras otro relamiéndose los labios de gusto. Horas más tarde, ya saciado y empachado, el joven príncipe le recordó a su tío el motivo de su visita.

-         ¿Has visto que buena era la gacha? Le dijo su tío. Pues así es el poder. Hasta que no te quedaste empachado, no quisiste dejar de beber. Pues hasta que yo no me quede harto, no creo que renuncie. Porque el poder es igual de dulce que todos los placeres de esta vida.

Y el príncipe avergonzado por su glotonería se fue a su casa.

Así es el poder, dicen. Dulce, delicioso y agradable y quien lo detiene, ya no lo quiere soltar. Codicia, malicia y traiciones… Todo vale con tal de detener el poder. El arte de dirigir no es tan simple ni tan fácil aunque el mundo reboza de gente que se atribuye poderes para dirigir.

En los proverbios africanos, el poder se simboliza en Reyes, en jefes y en dirigentes, máximas representaciones de arte de superioridad. Aquí van algunos:

-         Para ser Rey, hay que nacer Rey.
-         El poder es sufrimiento.
-         La caca del rey no huele mal.
-         El perro del Rey no es el Rey de los perros.
-         Amar al rey no es malo, pero que el Rey te ame es mejor. 
-         Aliarse con gente con poder, es útil.
-         Sin jefe, el pueblo está perdido.
-         Un gran trono no hace un gran Rey.
-         Una reputación te puede hacer ganar o perder un reino.
-         Quien nunca ha reinado encuentra el poder como algo desagradable.

-         En el fango, todas las huellas son iguales.
-         Cuando el mono es elegido Rey, sabio es bailar como él.
-         Una simple discusión con un jefe se volverá contra ti.
-         Donde reina el leopardo, el antílope no pasea cómodamente.
-         La cucaracha del palacio se cree importante.
-         El que ayudas a ganar un trono, no te dejará reinar con él.
-         Por mucho que adelgace el león, seguirá siendo el rey de la selva.
-         Es mejor un viejo león saciado al poder que un joven león hambriento.
-         Quien se codea con gente importante acaba traicionando sus amigos.
-         Tres cosas desenmascaran a los hombres: la riqueza, el poder y la adversidad.

-         Si dudas de tu poder, estás dando poder a la duda.
-         La fortuna, el saber y el poder no tienen patria.
-         Un amigo en el poder es un amigo perdido.
-         Quien se siente satisfecho de su suerte, es rey de su destino.
-         Lo que las hojas proponen, las raíces lo ignoran.
-         Es más fácil transportar un termitero que dirigir un pueblo.
-         Es mejor provocar la cólera de Rey que la del pueblo.
-         Si puedes, escoge tu maestro.
-         Se respeta al perro por el dueño.
-         El mejor jefe es el que está reinando.

Supongo que muchos de estos proverbios, no necesitan explicación... Pero si hay alguno que se os escapa, preguntad a la oradora.


http://yaivi.blogspot.com 

martes, 10 de septiembre de 2013

COMER CON LA MANO.


En muchos países del continente negro, una de las costumbres más antiguas es la de comer con la mano. Con la derecha. Un hábito que ya se está perdiendo por las costumbres europeas que cada vez más, se entrometen en nuestras tradiciones autóctonas.

Allí, comer es sagrado.

Todo lo que acompaña el arte de comer también lo es. Y una vez sentado, levantarse sin haber acabado de comer es un sacrilegio. Está muy mal visto y nadie lo hace.
Otra práctica muy habitual en este arte tan suculento, es comer todos del mismo plato en una posición geométricamente calculada. Hay que sentarse, los pies detrás del que está justo enfrente con el cuerpo girado hacia la izquierda de tal manera que el plato común queda al alcance de la mano derecha. Y la primera regla de todo, es limpiarse las manos antes y después de comer.

Pero esta bonita costumbre, aún vigente en muchos pueblos, está desapareciendo en las grandes ciudades donde los cubiertos han hecho una entrada triunfal y devastadora dejado el arte de comer con la mano como un hábito sucio y primitivo. Incluso hay gente que jacta de no comer con la mano y se ufana de saber imitar a la perfección los cubiertos europeos.

En todas las culturas, en todas las civilizaciones y en todas las razas desde el tiempo de las primeras Historias, los humanos comían con la mano. Pero hoy se educa a todo el mundo a comer con tenedores específicos para cada tipo de comida, con cuchillos adecuado para cada evento porque es “más civilizado”. ¿Civilizado? Algunos cubiertos, como los tenedores son muy recientes en la historia del Mundo. ¿Entonces qué hacían los hombres antes?

En los países de los golfos africanos, todo el mundo sabe comer con la mano. Sea una cena de empresa o una comunión, todos comen con la mano y del mismo plato.  Que sea al estilo europeo alrededor de una mesa, todo el mundo come con la mano y del mismo plato. Comidas familiares, cenas con amigos, reuniones políticas… todo el mundo come con la mano y del mismo plato. Y en grandes restaurantes de allí, se ven a directores, ministros, hombres de negocios, funcionarios… todos comiendo con la mano.

Y los blancos nos miran extrañados al ver la destreza con la que usamos los tres dedos para comer, con  el pulgar que empuja suavemente la comida en la boca. Les da un poco de cosa, porque parece que ensucia…

Pero si te da asco tocar la comida que vas a comer, entonces ¿qué estás comiendo?

Lo que muchos olviden es que comer con la mano tiene muchas ventajas.

Hay que comer con los ojos, disfrutar con el olfato, comer con el tacto, diferencia las texturas con los oídos y gozar con el gusto.

Comer con la mano es excepcional, es fantástico.
Comer con la mano adelgaza y ayuda a evitar trastornos alimenticios.
Comer con la mano reduce la ansiedad. El hecho de que uno pueda tocar lo que come es natural. En el mismo momento que uno toca la comida y pone sus terminaciones nerviosas en contacto con la comida, ya está comiendo. Tocar el alimento hace que te llega la información de lo que comes. Comer con utensilios es poner un elemento entre tu comida y tu. Esto nos aleja de la esencia de la comida. Y el cuerpo pide más comida porque le falta información.

Comer juntos del mismo plato es maravilloso porque cada uno aporta su esencia, su parte emocional  a la comida. Comer en el mismo plato hacer querer más a la gente con la que comes y te hace conocerles más en su parte más intima. Siempre hay diferencia entre lo que uno come solo y lo que comemos en grupo. Comer en grupo sana. Dicen en las tradiciones antiguas que la gente que come con otros se ponen muy pocas veces enferma. Y todo esto, no hace falta ser africano para saberlo. Simplemente hay que ser humano.Comer juntos, con la mano y en platos redondos, como representación del universo, es mágico.

Y recuerdo aquella gran frase que decía: “El niño que no sabe comer con la mano, no puede comer con los mayores…” Hasta que no sabes comer con la mano, no eres apto para estar en sociedad. 

Porque comer con la mano es comer con los sentidos.


http://yaivi.blogspot.com

lunes, 2 de septiembre de 2013

LOS HERMANOS DE MONOMOTAPA.


Hay un viejo adagio Fon, idioma de los guerreros del Antiguo Dahomey que dice:

To vi do: "zan ku". No vi do "¿ani lo za me?”

Ya sé que para muchos, esta expresión sólo suena a entonación rara pero lo que encierra es más que una verdad.

Dicen las definiciones que los  hermanos germanos son los que comparten un doble parentesco; Los consanguíneos son los hermanos por parte de padre y los hermanos uterinos son los que comparten la misma madre. Las habladurías populares de los países Fon siempre han distinguido entre los tipos de hermanos de una manera natural poniendo una diferencia existencial entre hijos de un mismo padre o hijos de una misma madre. No es lo mismo compartir padre que compartir madre dicen. Y mientras que a los hermanos uterinos se les atribuyen todas las cualidades de fraternidad, los hermanos consanguíneos son relegados a rangos inferiores y peyorativos. Lo que haría por ti un hermano uterino, no lo haría jamás un hermano consanguíneo. Y lo que puedes confiar a un uterino, desaconsejado es confiarlo a un consanguíneo. 

To vi do: "zan ku". No vi do "¿ani lo za me?”

Verdad ancestral que ya se decía desde los tiempos de los grandes  reinos, cuando la poligamia era una costumbre sistemática y cuando hermanos de una misma cuna luchaban por el trono y por la corona. Maquinaciones, traiciones, deslealtad y perfidia con alevosía de unos contra la lealtad, la nobleza y la bondad de otros.

¿Qué encierra esta gran verdad? Aquí van los versos.

"¡Tengo un problema!", dijo un hombre1
Todo exaltado y preocupado;
Y no sin motivo que asombre2
Entrando en tromba, errado
A altas horas de una noche profunda
En casa de sus hermanos
Uterinos, consanguíneos y no germanos
Pero todos de la misma funda.

"¡Tranquilízate Hermano3!" le dijo el consanguíneo,
Hijo de su padre y no de su madre.
"Ahora es de noche y cosas oscuras creo4
 Hay en las sombras. Compadre.
Mañana, iremos y fe doy
De que si esto no lo soluciono,
Hermano tuyo no soy.
Porque ante tu sangre, yo me persono5.

"¡No!" gritó el otro pariente,
Hermano uterino y también presente.
"Iremos ahora", dijo con vida
"¿Qué hay en la Noche que a mí me  impida
Hacer que tú, te duermas tranquilo hoy?
Mal provecho haría yo de mi sueño
Sabiendo que tú no tienes paz. Y deño6
Que por y para esto, hermano tuyo soy.

 ¿Quién es mejor hermano? pregunto
Aun sabiendo que en el conjunto de este asunto
No valen uterinos ni consanguíneos; Lo siento.
Sino un  verdadero sentimiento7,
Que simplemente muestra y explica
Una devoción rara y utópica.
Como estos hermanos de Monomotapa8
Que ante el deber, la fraternidad atrapa.

To vi do: "zan ku". No vi do "¿ani lo za me?”

El consanguíneo dijo: "Es de noche" y el uterino dijo: "¿Qué hay en la noche?"  Esto dice el adagio que lleva la lealtad y el amor de los hermanos uterinos a un nivel irreal como la relación de amistad de “Los dos amigos” de  LaFontaine. Una fábula de amistad ilusoria entre dos amigos en la que uno fue corriendo en casa del otro arrancándole de los brazos de Morfeo. Y el dormido, viendo su amigo tan nervioso nada más abrir los ojos le dijo en resumen: "¿Que te ha pasado? ¡Vamos! ¡Vamos a solucionarlo!". Y el otro mirándole le contestó: "A mí no me pasa nada. Vine corriendo porque tuve un mal sueño en el que tú estabas mal. Temí que te hubiera pasado algo..." 

Una amistad verdadera y recíproca, un amor desmesurado como el de los hermanos de Monomotapa.

Un hermano uterino jamás te fallara proclaman. Siempre le sabe mal que te pase cualquier cosa y siempre te querrá más que nadie. Y la gente confía de una manera exponencial en este dicho, despreciando a los hermanos consanguíneos hagan lo que hagan. Allí todo el mundo tiene hermanos de parte de padre y en general siempre te instan a no tener demasiada relación con ellos. Anda que no se han visto hermanos uterinos matarse y hermanos de padre quererse y hacer lo imposible los unos por los otros.
Yo sé de hermanos que no tienen ni vinculo de sangre y que sin embrago se quieren más que hermanos uterinos. He conocido a hermanos consanguíneos que darían lo que fuera los unos para los otros. He visto casos patentes en el que ni la sangre ni el útero, tienen ningún papel decisivo o importante. Los hay. Pero parece que ya nada se puede hacer para cambiar las cosas. Han cambiado los tiempos pero la relación de fraternidad en el Antiguo Dahomey sigue rigiéndose como antaño. 

Compartir madre es sagrado y el vínculo creado es mucho más fuerte. Allí todo el mundo lo piensa, lo dice y actúa en consecuencia.

Hermanos uterinos, hermanos de Monomotapa.

http://yaivi.blogspot.com

No se precisa la identidad del individuo ni de  ninguno de los hermanos. Y todo el rato se les denomina por “hermano”.
2 Tampoco se desvela el motivo parea dejar libre curso a la imaginación del lector, sin dejar de dar importancia al asunto.
Hermano en mayúscula para mostrar la importancia que tiene para el consanguíneo, su hermano de sangre.
4 El consanguíneo dice “Creo” para mostrar que tampoco tiene ninguna certeza de que haya algo oculto en las sombras.
5 “Personar” aquí, adquiere el sentido de “responder”.
Conjugación del verbo Deñar que es dignarse por.
Lo importante no es el parentesco o la sangre sino el sentimiento que nos une a las personas.
Utopia total con el uso de Monomotapa, ciudad del África Austral que ya no existe.


lunes, 19 de agosto de 2013

EL INSTITUTO GUTTMANN.


"Hay golpes en la vida tan fuertes. Yo no sé..." decía Cesar Vallejo cuando oraba Los heraldos negros.

Golpes como del odio de dios…

Hay desgracias en la vida tan grandes que hasta que uno no las vive en primera persona, no sabe que pueden existir. Hay fatalidades tan inmerecidas que hasta que no nos tocan de cerca, no sabemos que son duras y crueles. La vida es desalmada y sádica. Y sus golpes lacerantes caen como lozas en los ánimos más recios, escogiendo las víctimas al azar. Golpes que son tan duros que dejan a la gente pasmada con el amargo sabor de una pesadilla que se muestra muy real…

Siempre hemos oído hablar de familias rotas por un accidente; También hemos oído de jóvenes que de golpe tuvieron la vida suspendida por un desastre; Un vecino del que de repente, nadie tiene noticia… Gente que no ha muerto pero que sin embargo ya tiene un punto y aparte en su vida…

Y allí están en el Instituto Guttmann. Un hospital de neurorehabilitación especializado en el tratamiento medicoquirúrgico y la rehabilitación de personas con todo tipo de discapacidad de origen neurológico. Un centro que tiene como lema:  "Ayudar a empezar nuevas vidas". Nuevas vidas…

A veces pensamos que las lesiones del sistema nervioso o las neurodesgracias sólo pueden tener una forma pero las hay tanto como cavidades y laberintos en el cerebro: dolencias de la médula espinal, traumas cerebrales, ictus, derrames, traumas craneales, neuropatías… Desgracias que no saben de niños, ni de hijos únicos, ni de huerfanos, ni de familias adineradas, ni de inmigrantes lejos de su tierra… Un accidente, una caída, un atropello, un desplome de una viga, un cáncer... todo tipo de infortunios que tienen como finalidad una neurodesgracia. Y todos tienen el mismo informe y el mismo historial: coma, parálisis, sondas de alimentación, hidrocefalia, traqueostomía, cánula, pulsioximetro, manoplas, válvulas y UCI...

Y en el Guttmann tratan este tipo de dolencias que afectan las capacidades, los sueños de futuro, los anhelos y las ansias del propio neuroacfectado y la vida de sus familiares. Allí están todos en su otra realidad… 
He visto cosas terribles, cosas que no se ven en la vida real. He visto a niños sumidos, sin inherencia. He visto a hombres que miraban como si no vieran la realidad. He visto miradas que ya solo transmiten quietud. He visto juventudes anquilosadas y sueños quemados. He visto el dolor del dichoso momento en el que todo se paró y en el que todo cambió.

Hay golpes en la vida tan fuertes… Yo tampoco sé…

Golpes como estos, que representan un antes y un después en la vida, no sólo del que ha sufrido el accidente sino también la de sus familiares. Es duro no volver a oír hablar a un padre. Es duro no volver a ver caminar a un hijo. Es duro no volver a ver reír a una madre. Es duro ver un niño y pensar que nunca podrá tener una vida autónoma. Es duro ver un novio con la cara y la vida completamente destrozadas… Y el dolor se empoza como un sentimiento banal en una situación emocionalmente sangrienta. Y todos, de repente se quedan parados buscando un sentido a la propia existencia y a la rutina de este dolor inexpresable. Nadie puede ser tan fuerte.

“Estos golpes son las caídas hondas de los Cristos del alma, de alguna fe bondadosa que el destino blasfema…“  Pues sí. Se ven en la mirada de todos estos que sufren y que se agarran a una esperanza, una fe firme y sólida para la materialización de un milagro. Gente con la mirada perdida y con el desasosiego de los destinos inciertos porque en esta dolencia, nada es seguro. Y los diagnósticos crepitan como puñales oxidados que se clavan en viejas heridas. Pronósticos que hunden miles de familias que solo buscan un milagro…

Y en el Instituto Guttmann obran para el milagro. Neurorehabilitación, fisioterapeutas, logopedas, neuropsicólogos, asistentes y formadores sociales... Un sinfín de medios para darle a todos  los neuroaccidentados una oportunidad de tener una vida normal, autónoma y una nueva manera social de vivir. Milagros de mano de profesionales: enfermeros, auxiliares, doctores, fisioterapeutas... Milagros de mano de gente sencilla que cada día se pone su bata blanca para higienizar, sanear, cuidar y mimar a todo tipo de pacientes para ayudarles a crear nuevos circuitos neuronales. Los ves por la calle y no lo sabes, pero hacen milagros. Héroes que no saben que lo que ofrecen es mucho mas que una cura. Es la oportunidad de una vida nueva.

Enseñar a alguien que no sabe que sabe es difícil pero enseñar a alguien que ha olvidado que sabe es todavía más difícil. Pero ellos lo consiguen. Lo luchan y lo consiguen a base de profesionalidad, de paciencia y de vocación sentida.

Gracias a tantos héroes que todos juntos hacen una labor tan grande. Gracias Karen, Ari, Jacqueline, John, María, Iñaki, Martí, Sonia, Ainhoa, Marga, Xavi, Marí, Sandra, Ferran, Jose-Antonio, Patricia, Albert, Judit... Todos los de aquella unidad color crema que cada día han ido aportando su pequeño granito de arena para insuflar un poco de soplo de vida a tanta gente que han visto pasar. Gente con panoramas tan desoladores que compungen el alma y hacen suspirar al pensar en lo poco que puede valer un vida y de cómo todo puede ir al traste en un abrir y cerrar de ojos. Un equipo eficaz que va cada día, a dar lo mejor de si mismo. 

Hay golpes en la vida, tan fuertes... Yo no sé...

http://yaivi.blogspot.com 




martes, 13 de agosto de 2013

ABECEGRAMA BALADÍ: CHEJOV.


Aborrezco bestialmente Chejov. 

Días enteros flipando grandemente: hombrías insípidas,  juegos kantistos, largos monólogos…  No ojeo página que reboce simplicidad. Todo unicolor, vehemencia westerniana, xi y zarandeos amorosos.  Bebo cuentos dantescos, exponiendo fatuas gaviotas heridas, incluyendo jaculatorias kilométricas, libertinaje mesurada, nostalgia o pedantería quebradiza. Raras sombras: Trepliev, Uncle Vania, "Wassiliyitch", xoconochtle y Zariechnaia. Amorio balsamico con dadivosas, extensas frases grandilocuentes, hechas imitando juramentos kieveños.  Líos, mentiras, nostalgia opacamente plasmada. Quien relee sus textos únicos ve Wyrouboff, Xenón y Zatóchnik... 

Aborrezco bestialmente Chejov.

ABECEGRAMA

Del lat. Tardío. Abecedarius y del gr. Grámma. “letra”. Un abecegrama es una frase hecha de palabras cuyas letras siguen de forma natural, el orden alfabético. Dicen que en la literatura española de los siglos XVI y XVII ya había abecegramas. En efecto, en El Quijote de la Mancha hay abecegramas en aquellas líneas en las que Miguel de Cervantes explicaba las características de un verdadero enamorado…

“ Él es, según yo veo y a mí me parece, agradecido, bueno, caballero, dadivoso, enamorado, firme, gallardo, honrado, ilustre, leal, mozo, noble, honesto, principal, quantioso, rico y las eses que dicen, y luego, tácito, verdadero. La x no le cuadra, porque es letra áspera; y la y ya está dicha; la z, zelador de tu honra…”

También en la escena IX del primer acto de «Peribáñez y el Comendador de Ocaña», Lope de Vega dejaba Casilda y Peribáñez expresar su amor mediante un abecegrama…

“Pues escucha, y ten paciencia.
La primera letra es A,
que altanero no has de ser;
por la B no me has de hazer
burla para siempre ya.
La C te hará compañero
en mis trabajos; la D
dadivoso, por la fe
con que regalarte espero..."

En mi Abecegrama he usado las letras del alfabeto fonético internacional omitiendo la CH, la Ñ y la LL que forman parte del abecedario español…

Mandria negligente o pereza quijotescamente rebatible supongo…


http://yaivi.blogspot.com 

lunes, 10 de junio de 2013

TELEQUINESIS Y DEFECCIÓN SENTIMENTAL…


Mi novio me quiere dejar…

Mi novio me quiere dejar y no sabe cómo decírmelo.
Mi novio me quiere dejar y no sabe que yo ya le sé.
Se atrabanca en las palabras más sencillas y se le traba la lengua para decir cosas simples.
Mi novio me quiere dejar y lo veo en sus ojos.

Inseguridad y sensación de agobio, de pesar por tirar por tierra tantas cosas vividas.
Esto es lo que siente él.
Miedo a no saber qué será a partir de ahora y desconcierto como el abandono de un naufrago en alta mar que sabe que no le sirve de nada luchar contra las olas. El tiempo me arrincona y me obliga a curvar la cabeza. Esto es lo que siento yo. Y mi corazón está a punto de explotar en mil pedazos diminutos pero mi boca se niega a dejar de sonreír.

Mi novio me quiere dejar y no sabe como hacerlo. Juramentos de amor eterno que a la hora de la verdad, no sirven de nada. ¿Dónde quedaron tantas promesas? En la mesita del tiempo. Yo ya no creo en nada. Ni en él. Ya ni creo en mí. Y me miente. Se lo veo. Baja los ojos. Dice que me quiere pero no quiere mirarme…

¿Qué tipo de amor que te hace querer estar lejos de la persona amada? Amor paranormal y telequinesis sentimental. Mi novio me quiere dejar y no ve el dolor que hay detrás de mi sonrisa. Y me abraza, y me besuquea. Me da besos por todas partes menos en el corazón. Un día me juró que me quería. Y veo en sus ojos que ha llegado el tiempo de los recuerdos... El me admiraba ayer y hoy, ya no soy nada… Defección amilanada y sin lealtad.

Mi novio se va y no sabe cómo decirme adiós… Y siento que me caigo, que me caigo y que me caigo: que me caigo muerta, con mi corazón desnudo que late a mil. Ahora me deja desarmada y perdida, sola con mi pena y no sé cómo explicarle que sin él, los días me aplastarán y las penas me ahogarán. Y esto que a mi me gusta la vida pero parece que no hay manera de vivirla…

Mi novio me quiere dejar y me siento igual que aquella rosa triste que decía:

“Con la aurora nací, bautizada de rocío.
Me abrí con los rayos de sol, feliz y enamorada.
Me cerré por la noche. Y me desperté vieja.
Y sin embargo yo era muy bonita.
Era la más bonita de las flores de tu jardín…” *

Mi amor murió ayer y como único testigo estaba mi pena. Y cuando cayó mi lágrima, mi sonrisa seguía allí intacta aunque triste, sonrisa de quién sabe que el tiempo del amor, es el tiempo de una rosa.

Mi novio me deja hoy y sin embargo yo era la más bonita de las flores de su jardín. Pero eso era ayer… 


http://yaivi.blogspot.com

* De la canción "Mon amie la rose" de Françoise hardy.


lunes, 27 de mayo de 2013

SOCO...

 
“Puedo ser pobre materialmente, pero la cantidad de gente que me rodea y lo que me están dando no tiene precio.”

Esto es lo que dice Soco. Una mujer fuerte y decidida pero a la vez tierna y resuelta. Y lo dice con su carácter y con el caparazón de las que han sufrido mucho. Para ella el trabajo es un valor. Signo de tierra, tiene los pies en el suelo. Crítica y exigente, también lo es consigo misma. Familiar, aunque independiente, Soco es todo contradicciones. Parece cautelosa, pero esto es sólo el resultado de una larga vida jalonada de obstáculos.
Muy organizada, metódica y ordenada en sus ideas, lo planea todo y analiza cada paso que da.  Es Integra, honrada y lo que le prima por encima de todo es su dignidad y sus principios. La dignidad como bandera y los principios como ideología.

-         ¿Por qué te fuiste de aquí?
-         Porque ya no podía más. Después de muchos años de lucha, creo que he tomado la decisión correcta. Desde mis años de monja hasta ahora, he tenido que superar muchas cosas…
-         ¿Fuiste monja?
-         Si.
-         ¿Empezamos por el principio?

A los 8 años, conocí a la hermana Adela. Era una de las monjas que había en nuestro pueblo. Hacía cosas que ningún blanco hacía. Entraba en sitios pobres, hablaba con gente necesitada y no le importaba. Me fascinaba. Para mí, era un ídolo, un ejemplo a seguir. La idealicé porque para nosotros, en aquella época los blancos eran semidioses. La admiraba y quería ser como ella. Y un día, la Hermana Adela en medio de unas clases en nuestro colegio, preguntó: “¿Quien quiere seguir a Jesús?” Éramos casi 80 niños. Y yo a mis 8 años, tímida y reservada que era, fui la única que levantó la mano. Y la hermana Adela me miró...  Siempre recordaré aquella mirada. Además ella era blanca y esto me cortaba mucho.

-         ¿De verdad querías ser monja?
-         Sí.

Y desde aquel día, la Hermana Adela empezó a ayudarme. Me dijo que era muy pequeña y que tenía que esperar a ser un poco más mayor para poder ser monja. Y yo me apliqué, hice de todo para seguir aquel camino nuevo que se me abría a mí...

A los 15 años, Adela se fue a ver a mi madre y le dijo que quería enviarme a España en un convento, a ver si seguía gustándome aquello de ser monja. Y mi madre se negó.
Rabia, hormonas y pubertad. Empecé a salir con un chico. La Hermana Adela lo supo incluso antes que mi madre y me daba consejos. Pero como todos los amores de juventud, la cosa se frustró y la relación se acabó. Me quedé desorientada y sin rumbo. Me imaginé embrazada a los 18 de cualquier chico con sentimientos de pacotilla. Era o esto o la propuesta de la Hermana Adela de irme a España a estudiar y a la vez pensar si quería volver retomar mis antiguas convicciones de monja...

Y el 25 de agosto de 1996 Soco llegó a Madrid.

-         ¿Cuál fue tu primera impresión?

Ciertamente llegué a Madrid. Mi primera impresión fue brutal y con las monjas de Madrid, no encaje mucho... Desde el principio ya empecé a tener problemas. Vivía con otras tres Hermanas que eran del sur de España y hablaban un español que para mi era un poco costoso de entender. Me dijeron que llamaba demasiado la atención y esto me costó una que otra putada. Aún recuerdo aquel día en el medico. Me hicieron hacer unos análisis de sangre para una revisión de rutina. No me dejaron entrar para oír el resultado que daba el medico. Una vez en casa, y yo nerviosa sin entender sus caras graves me sentaron para explicarme lo que les había dicho el médico. Me dijeron que tenía una enfermedad muy grave y muy contagiosa.
Decidieron aislarme. Tenía que estar en cuarentena. Comía sola y usaba platos y vasos de plástico de un solo uso. Todo lo que yo tocaba, lo limpiaban. Me dijeron que era necesario y que yo lo tenía que entender. Mi aislamiento duró unos cantos meses, unos meses largos de soledad. Yo no entendía nada y pensaba que me iba a morir pronto. ¿Qué queréis que os diga? Acababa de llegar de África, inocente e ingenua y estaba sola, sin nadie a quien preguntar nada. Esto duró hasta que un día se murió mi abuela. Y me dejaron llamar a mi casa… Cuando oí la voz de mi madre, se me hizo un nudo en la garganta. Y con la desesperación de los que han estado lejos de casa, sólo alcancé decirle: “Mama, cuando vayas al pueblo, dile a la Hermana Adela que quiero volver...que dicen que estoy muy enferma…”
Es que para morir, prefería morir en mi tierra, con mi gente... Y unos días más tarde, la Hermana Adela llamó para sacarme de allí…  

Me dijo que en lugar de volver a Guinea, era mejor que me fuera a otra comunidad en Barcelona, para hacerme otras pruebas medicas a ver si allí podía encontrar alguna cura a lo que tenía...

Así acabe en Barcelona, más concretamente en Rubí, en un congregación de monjas jubiladas que parecían diferentes a las que yo había conocido  en Madrid. Una vez en Barcelona, me llevaron al Clínico y me volvieron a hacer varias pruebas. Allí, nos dijeron que no tenía nada. Que estaba un poco baja de defensas, pero que no tenía nada. Nada…  Las monjas de Barcelona también se quedaron sorprendidas. Les habían dicho desde Madrid que yo estaba gravemente enferma. Me dijeron en el Clínico de Barcelona que si quería, podía denunciar a aquel médico de Madrid. Me deje guiar por las monjas de Barcelona y al final decidimos no denunciar a nadie. Perdonar era uno de nuestros lemas…
En mi nueva comunidad estuve un año. Nunca antes había visto monjas viejas y allí las vi todas. La de menos edad tenía 65 años. Y ellas tampoco habían convivido nunca con una negra y allí me vieron. Con ellas estuve muy bien y allí me saqué el graduado escolar. Empecé las clases de catalán y el año siguiente entré en una Casa de Formación. Me tuve que trasladar otra vez y dejar atrás aquella congregación de Rubí donde tan bien se me trató.

En la casa de Formación, vi cosas raras… Monjas egoístas, una directora que imponía sus propias reglas, personas rancias... También tuve que escuchar comentarios y preguntas absurdas de los blancos sobre los negros. Ignorancia. Me decían que a las monjas africanas les costaba aceptar los votos de castidad porque allí en África el sexo era muy al día... Me trataban como una tonta. Yo quería estudiar magisterio pero me dijeron que para lo único que servía era para Ciencias Religiosas. Ero o esto o nada. Me negué y entonces me pusieron para ir a limpiar una residencia de abuelos.
Y un día me rebelé y dije “Basta”. Exploté con la rabia de tantos años reprimida y por tantas injusticias hacía mi persona. Estaba cansada de que me tratasen como a una estúpida y de oír cada día que yo no servía para nada. Y cuando yo pensaba que no podía ir a peor, empezó a ir todo mal. “No eres un buen ejemplo. Eres un problema.” me decían. Allí había otras chicas de guinea y me prohibían hablar con ellas… Abrían las cartas que me llegaban. Tenía ataques de rabia y de ansiedad y al final, me buscaron un psicólogo… Con el tiempo me enteré de que el psicólogo les contaba con pelos y señales todo lo que yo le explicaba. Entonces empecé a inventarme historias para el psicólogo. Le explicaba historias rocambolescas y me inventaba traumas y tramas sórdidas para no tener que explicarle nada de mi vida. Recuerdo aquella época de mi vida con mucha aprensión. Yo sólo tenía 25 años y me pesaba todo. Estaba sola y me sentía incomprendida y maltratada. Me lo pasé fatal. Engordé 120 kilos.  Me sentía fracasada…Yo había venido para otras cosas, yo había venido a España pensando que estaría bien. Nunca me había imaginado que alguien podría tratar así a otra persona. Jamás. Estaba mal, muy mal. Estuve dos años sin tener la regla y me notaba cada vez peor anímicamente. Y allí fue cuando decidí acabar con mi vida. Me intenté suicidar…

Me sentí mal por intentar suicidarme, me sentí egoísta e inmadura. Pensé en mi madre, en mi gente y me sentí cobarde por querer dejar este mundo sin pensar en lo que sentirían ellos. Tenía que hacer algo. Ya no podía seguir así… Allí, entre lágrimas, fue cuando tomé la determinación de ir a hablar con la directora. Ya era hora de cambiar las cosas. Le dije que necesitaba mi libertad, que necesitaba estudiar y que necesitaba irme de allí. Aún recuerdo a día de hoy aquella frase que salió de su boca y que muchas noches de mi vida sigue allí como un interrogante encima de mis proyectos.

“No sirves para nada más que para monja.”


 Y así me marché de allí. Me fui. Nueve años de mi vida frustrada y con un poco de temor por haber abandonado la congregación, lo que era un signo de mal augurio. Me fui con 100 euros en el bolsillo y sin saber nada de la vida. Quería volver a Guinea para explicarle a la Hermana Adela porque perdí la confianza en aquello que tanto representaba para mí... Quería decirle que estaba decepcionada, que sentía en mí la frustración de una realidad idealizada… Y en 2002 colgué los hábitos y me volví a Guinea, con el dolor de tantas cosas sufridas y con la rabia de tantos anhelos sin cumplir...

Cuando les expliqué mis peripecias a las monjas de Guinea, se pusieron a llorar. La Hermana Adela me pidió perdón. Yo no sabía qué decir a mi madre. No sabía como explicarle que todo lo que siempre había creído me había resultado ser una farsa, una humillación y una tomadura de pelo. Pero con este arte que tienen las madres que saben ver dentro del corazón de sus hijos, ella me entendió.
“-  Si una mujer no se entiende con su marido, se separa. Todo el mundo es libre de separarse de algo o de alguien con el que no se entiende...” me dijo. Y yo me quedé tranquila. 

Volví a España unas semanas muy tarde. Una amiga me propuso volver para vivir con ella.
Sonia.
Hasta el día de hoy sigo admirando la generosidad de tanta gente como ella, que no formaba parte de ninguna congregación. Con Sonia tenía un techo, tenía comida. Me ayudó en todo.
Las monjas, al enterarse de que yo estaba en España, fueron a la delegación del gobierno para pedir la suspensión de mi tarjeta de residencia permanente... Vi hasta qué punto puede llegar la maldad. Pero no una maldad cualquiera sino la de gente que sólo jura bondad. Y otra vez estaba con problemas y preocupaciones. No podía trabajar sin tarjeta de residencia y  supe lo que era vivir sin trabajo y sin tener nada de dinero. Me costó horrores recurrir la sentencia de la supresión pero con la ayuda de Sonia, lo conseguí.
La verdad es que estaba muy bien con ella, pero quería ser autosuficiente, valerme por mi misma... Al final, acabé encontrando un pequeño trabajo. Tenía que cuidar a una señora enferma de Alzheimer. Con esta señora, vi el ser humano en su estado más dependiente. Lo que más me gustó de aquel trabajo era ver que sí que valía para otras cosas… Después de este trabajo, hice de todo. Fui dependienta en una tienda, también fui mujer de la limpieza. Limpiaba casas, discotecas... También fui monitora, cuidadora de ancianos, de niños, colaboré con asociaciones... hasta que al final acabé en un Ayuntamiento en Mataró.
¿Qué como fui a parar allí? Pues necesitaban gente dinamizadora de Entidades de inmigrantes. Cumplía con el perfil y me cogieron. Y a la vez que trabajaba allí, me seguí formando, porque formarse es enriquecerse de más conocimientos. Aunque sigo teniendo en mi la frustración y la espina de no haber estudiado magisterio, que era lo que yo había querido desde siempre...

Me siento orgullosa de cada uno de mis trabajos. He tenido la suerte de conocer a gente que me ha brindado muchísimas oportunidades. Gente que me ha permitido valerme en una época en la que lo que más necesitaba era saber que yo valía para algo más. 
Al final creé una ONG para poder hacer proyectos de intercambios culturales. Quería quitar las malas imágenes que tenían los blancos de los negros y a la vez la visión que tenían los negros de los blancos. AFROCAT, mi ONG lleva tres años funcionando con exitosos proyectos.

Y se me acabó el contrato del Ayuntamiento y sin poder renovar por los recortes y por la crisis latente en varios países europeos, acabé engrosando la lista del paro, mi derecho por cotizar como cualquier otro ciudadano español... Pero no encontraba trabajo y se me acabó el paro y allí empezaron otras series de problemas, problemas que determinaron una decisión que volvió a cambiar mi vida.
Al no tener dinero, no podía pagar el piso donde vivía. Y algún que otro día me encontré en el dilema moral de ser o mala ciudadana o no poder comer. Tenía que decidir si pagar el transporte público o comprar el pan. No tenía dinero para vivir y muchos días, me he ido a dormir sin cenar... Al principio pedía ayuda a la gente, pero llegó a tal punto que ya no sabía como pedir... No me reconocía. Yo siempre había considerado los problemas como algo transitorios y en aquel momento me encontraba estancada en los problemas. La cosa sólo iba a peor.

Yo siempre digo que todos los problemas tienen solución y al final la única solución que he encontrado era volver a casa. Me dio un poco de miedo volver así, sin más. No tenía miedo al qué dirán, sino al desconocido, al no saber qué sería de mi vida, al volver otra vez a la casilla de salida...  Es que llegué aquí con 18 años y no podía ser que a los 35 años estuviera igual que antes. No tenía nada.
Siempre he sido luchadora pero no puedo luchar si no estoy bien...
No puedo dar lo que no tengo, la fuerza para afrontarlo todo.
Si no tengo trabajo, me lo invento. Pero en aquel momento ya no tenía nada que inventar… Tenía que estar tranquila, porque el equilibro es importante en los momentos críticos. En España, los propios españoles estaban mal... y yo tengo la suerte de tener otra casa en Guinea, de poder decidir volver. Me sentí afortunada, como quien tiene una ventaja... Y por esto decidí volver...

Cuando llegué allí, sentí un vacío enorme. Mis amigos de toda la vida ya se habían ido, la mayoría a vivir a otras cuidades, a vivir otra vida. Sentía una incertidumbre galopante y tenía pequeños bajones. Les dije a mi madre y a mis hermanos que quería hacer una pequeña pausa y que venía para estar allí con ellos una temporada. A lo mejor era solo esto. No lo sé...
Decidí ayudar a mi hermana a montar un pequeño negocio familiar haciendo de camarera en el bar que tenía ella. Y un día, por el contacto de un amigo, me llamaron de una empresa que dirigen españoles en guinea que necesitaba a alguien como yo. Y allí estoy ahora. Sé que este nuevo trabajo de ahora no es el final. Lo sé. Sé que ahora lo único que estoy haciendo es recargar pilas y hacerme más fuerte. No sé si hice bien en su día de marcharme y vivir todo aquello. Pero bueno. Siempre lo he decidido todo yo. De las cosas malas, hay que sacar cosas positivas.

-         ¿Te consideras tal como te ve la gente?

No. La gente me ve fuerte, pero yo no me veo así. Yo no soy fuerte. Sólo tengo capacidad de aguante. Y a lo largo de mi vida, he ido rechazando todo lo que me hacía daño. Tengo las mismas debilidades que cualquier otra persona. A veces me veo desastrosa y perdida, pero siempre intento buscar otras opciones, otras referencias. Todos los problemas tienen una solución. Porque quién tiene amigos, no tiene problemas. Y yo presumo de tener muy bueno amigos. Gente que ha estado a mi lado, caminando conmigo y otras veces cogiéndome de la mano.
Ahora aquí en Guinea, me siento satisfecha porque nunca había sentido ya de mayor el contacto con mi cultura. En Guinea crecí como niña y en España, me hice mujer. A veces me cuesta aceptar según que diferencia cultural. La gente de aquí me trata como si yo fuera de allí. A parte que no entienden que una mujer de mi edad siga soltera. Y cuando ya me exaspero me tengo que repetir que Barcelona no es Bata y que Bata no es Barcelona.

-         ¿Quién eres?

Pues no lo sé. Me produce conflictos personales intentar saber quien soy o como soy. Sé que me han modificado todo lo que he vivido, sé que cada relación que he tenido me ha enriquecido. Una amiga mía me decía siempre: “Las mujeres somos grandes...”. Lo único que quiero es cumplir mis objetivos y estar tranquila haciendo lo que me gusta. Y así a lo mejor podré sentarme y de verdad buscar dentro de mí lo que soy.

Y sonríe. Con sus mofletes y su mirada determinada. Una mujer rebelde, luchadora y peleona. Una amazona moderna que sólo sigues sus principios inalterables y su intuición.
Se le va relajada y feliz. Nunca había visto así a Soco, durante tantos años aquí en Barcelona. No sé si será feliz en su nueva vida. Pero sé que está tranquila.
La mujeres somos grandes. Qué gran verdad... Soco es una gran mujer.

Soco es mi amiga.


http://yaivi.blogspot.com 

martes, 21 de mayo de 2013

LOS REGALOS.


Una vez le regalé una falda a una chica que acababa de conocer. Simplemente me dijo que la falda era bonita y yo se la regalé. La chica se quedo de cuadro, porque no entendía por qué le regalaba aquella falda tan bonita si apenas no conocíamos.

Según las reglas básicas del antiguo Dahomey, entre amigos, conocidos, compañeros, vecinos o gente que acabas de conocer… puede haber regalos. Pues los regalos son ofrendas, algo que das al otro como muestra de afecto o de complacencia sin esperar nada a cambio simplemente porque te apetece.

Allí todo el mundo regala cosas y cualquier motivo es bueno para regalar algo. Los regalos son para dar a entender al otro que le tienes consideración.
Si a alguien le alabas un pendiente, se lo quita y te lo da.
Si le dices a alguien que la tela de su ropa es bonita, el día siguiente busca uno para ti.
Cuando a alguien le sobra algo, puede darle una parte a su vecino, aunque no tenga ninguna relación con aquel vecino. Puedes regalar cosas a una persona, el primer día que conoces a esta persona.

Regalos simples como muestra de una convivencia tranquila y de afecto mutuo.
Todo el mundo regala. Y los regalos se cogen como lo que son. Pues eso simples regalos. En estas sociedades hospitalarias, se regala al amigo de un amigo para mostrarle los buenos amigos que sois tu amigo y tú.  Y dar regalos también puede ser el principio de algo bonito…

Aquí, no hay naturalidad con los regalos y te tachan de fantasma, de rarito y de chalado.

En efecto, en el país de los blancos, no es lo mismo. Si regalas algo a alguien, sin ningún motivo de cumpleaños, embarazo o de décadas de amistad, se queda desconcertado e incomodo. No entiende que le regales cosas algo sin pretexto o sin finalidad alguna. No sé si es que los blancos no entienden este concepto pero si les regalas algo, se te lo niegan en la mano y se crea en el aire un ambiente tenso. Y les sabe mal, y no saben qué decirte y no quieren aceptarlo… y una cosa tan bonita como un pequeño regalo de nada, se vuelve algo raro o chirriante.

¿Por qué sólo tenemos que regalar cosas a la gente que conocemos?

No lo entiendo. El regalo es lo que representa la otra persona para ti. Dar algo a alguien simplemente porque te ha apetecido es la manera que tenemos para demostrar que a esta persona que esté en nuestros pensamientos. Si yendo por la calle veo un bolso que le gustaría a mi amiga se lo compro porque me apetece. Si compro para mí un anillo, también se lo puedo comprar a mi amiga porque quiero que llevemos el mismo anillo.

Aquí sólo las madres hacen regalos a sus hijos sin pretexto y con espontaneidad
Sólo las parejas se comprar cosas sin motivo y con naturalidad.
Pero la cosa se queda allí. Es raro ver a vecinos o simples compañeros dándose cosas aunque no tengan una relación profunda. 

¡Qué pena!

Entre amigos cualquier día es bueno para regalar lo que sea.
Entre compañero, regalar algo no debería ser tan embarazoso.

Si regalamos cosas a los dioses que no vemos nunca, ¿por qué no ofrecer también a las personas…?

Un regalo tiene que provocar alegría y una sonrisa afable, un grito de sorpresa y una risa fragorosa o un corte de aliento con los ojos grandemente abiertos y después de todo esto, un abrazo enorme y un “Gracias”. Nada más.
Los regalos son sinónimos de afecto, de aprecio y de amistad. De ternura, de sentimiento de de estima.

Un regalo es un elogio.


http://yaivi.blogspot.com 

martes, 14 de mayo de 2013

SIGNOS MATEMÁTICOS.

 

Nosotros teníamos muchos trucos para las matemáticas. Supongo que como en cualquier otra parte del mundo. Pero En muchos países del África más occidental, una cosa que caracteriza estos trucos era su fondo social. Un ejemplo caro era la regla de los signos matemáticos.

La regla de signos es la regla que da el comportamiento de los signos positivos y negativos cuando se conjugan juntos.

Aquí, lo resumen con base intuitiva y dicen que:  

El producto de dos números positivos es positivo: (+) x (+) = (+)
El producto un número positivo y uno negativo es negativo: (+) x (-) = (-)
El producto un número negativo y uno positivo es negativo: (-) x (+) = (-)
El producto de dos números negativos es positivo: (-) x (-) = (+)

Y allí para ayudar a nuestras mentes no curtidas y no afinadas por la edad temprana, nos transformaban las formulas en dogmas sociales.

El signo positivo es amigo.
El signo negativo es enemigo.

Por lo tanto…

El amigo de mi amigo es mi amigo: (+) x (+) = (+)
El amigo de mi enemigo es mi enemigo: (+) x (-) = (-)
El enemigo de mi amigo es mi enemigo: (-) x (+) = (-)
El enemigo de mi enemigo es mi amigo: (-) x (-) = (+)

Ya veis... Para nosotros, niños que éramos, nos resultaba fácil recordar las formulas con esos fondos cuyo sentido escapaban a nuestro entendimiento. Pero ¿acaso no es verdad que en una relación a tres, el enemigo de mi amigo es mi enemigo?
Ya sé que muchos dirán que hay que tener en cuenta el contexto sociocultural, las emociones, los valores y los objetivos de cada uno antes de enunciar una regla con una lógica tan primaria. Pero ¿de qué nos sirven tantos contextos y tantos matices? Yo quiero a toda la gente que quiere a la gente que quiero. Es así de simple.

Nos decían que las formulas matemáticas eran la vida misma y que se podían aplicar a cualquier situación social. Los amigos de mis amigos son mis amigos. Qué gran verdad.
Vivan las matemáticas sociales.

Qué cosas…

http://yaivi.blogspot.com

lunes, 15 de abril de 2013

EL CANIBALISMO.


“Los negros son caníbales…”

La antropofagia es la manducación del hombre por el hombre.
Al principio de llegar a Europa, me sorprendió ver que muchos blancos tenían esta idea de los negros. Una visión que no deja de ser una idea peyorativa de los negros como salvajes y bárbaros. Un cliché patético que vislumbra el canibalismo como si fuera la cosa más normal del mundo en las tribus africanas, como si en nuestra dieta cotidiana entrase la carne humana. Un canibalismo que tratan de simpático y que ilustran en libros de blancos, en disfraces de carnaval y en anuncios de televisión… Una falsa imagen propagada por los blancos a través de carteles coloniales que dejan a los negros como primates peligrosísimos. Imagen a veces, también propiciada por los propios negros que se prestan a todo tipo de farsa para complacer al colono de turno.
Abundan los relatos de turistas comidos por tribus del África central, historias de las leyendarias ollas de las etnias del golfo de Benin reputadas por hervir a blancos perdidos, crónicas de implacables jefes de tribus del África occidental que consideran la carne del blanco como vianda gourmet…

¿Por qué dicen que los negros son caníbales?
¿Qué blanco ha visto a un negro comiendo carne humana?

Primero, pensé que era una broma pero después, me di cuenta de que era una idea bastante generalizada como un rasgo más de los negros. Pero lo que más me molestó era que los blancos, que habían escritos grandes libros de Historia, ellos que han surcado mares y océanos, ellos que han curioseado todos los rincones del cielo y de la tierra, dejasen el canibalismo al “apanaje” del continente africano.

Los libros de Historia, escritos por los blancos dicen que el canibalismo ha existido desde la noche de las edades, cuando algunos pueblos por causa de hambrunas extremas, de guerras abominables o por ritos místicos se comían entre ellos.

Los blancos dejan el canibalismo como rasgo exclusivo de los negros pero en la mitología griega, hablan de Cronos que se comía a sus propios hijos por miedo a que uno de ellos le destronase…
En el Cristianismo, Jesús en la Ultima Cena dijo: “Tomad y comed, esto es mi cuerpo… Tomad y bebed,  que esta es mi sangre…” Y hasta día de hoy, se llevan la Santa Hostia a la boca diciendo “El Cuerpo de Cristo”.
Además, en los cuentos infantiles europeos, salen personajes rocambolescos que se comen a niños, como la bruja de Hansel y Gretel y el ogro de Pulgarcito... Igual que la canción “Il était un petit navire” (“Érase un barco pequeñito”) una antigua canción infantil que habla de antropofagia…

Y después dicen que nosotros somos los caníbales.

La historia dice que en el siglo XV que tantos los aztecas como los Tupinambas eran caníbales. Grandes historiadores: Robert Graves, Hydace de chaves, Procope de Césarée… hablaban de canibalismo en occidente durante las guerras góticas, la conquista de las Españas y las luchas del emperio romano; Grandes hambrunas post guerras, situaciones espantosas que llevaban a los hombres a esta grotesca práctica. La Historia reporta la existencia de canibalismo en siglos anteriores en Francia, en la Unión Soviética, en China y en Japón…
La antropofagia ha sido durante muchos siglos un medio de supervivencia en situaciones catastróficas, como los marinos que perdidos en alta mar recurrieron esta práctica para sobrevivir; Expediciones de aventureros bloqueados por la nieve, la expedición Franklin en 1847, la expedición Greely… gente que no tuvo más remedio que comerse entre ellos para sobrevivir.

Y después dicen que los caníbales somos nosotros.

Que yo recuerde, los últimos caníbales que han llenado las portadas de los medios de comunicación eran europeos. Como el de Rotenbourg, Armin Meiwes,  un alemán que publicó en Internet anuncios buscando a gente para comérselos. Seccionó el miembro viril del que le respondió, se lo comieron entre los dos  y después le mató, le despiezó y se lo comió. “Le he colgado de los pies… He cortado treinta kilos de carne. Los mejores trozos están en mi congelador…”

¿Y después dicen que los caníbales somos nosotros?

Las habladurías africanas decían que en las antiguas tribus africanas, se hacía correr el rumor de la antropofagia para meterle miedo en el cuerpo a los blancos, colonos en short kaki deseosos de comprar o de robar marfil a los autóctonos. También decían algunos que el vino que bebían los blancos era sangre de negros. Una medida cautelaría para alejar a los pigmeos de los blancos.

Los negros, en nuestra dieta cotidiana no practicamos la antropofagia, ni nos comemos a turistas blancos. Algún Armin Meiwes negro habrá, que yo no lo sé. Pero el canibalismo no es un rasgo de la cultura africana. Es una barbarie que no es ni blanca, ni negra.


Así que no es por nada, pero te invito a mi país. Ven... Te esperamos...

http://yaivi.blogspot.com 

lunes, 25 de marzo de 2013

ME MOLESTA...


Me molesta la soberbia bañada en elitismo.
Me molesta que todavía haya distinción de clases.
Me molesta que no exista un día nacional para los hombres.
Me molesta que seleccionen la información que nos quieren dar.
Me molesta que en un estado de bienestar, el transporte público sea tan caro.
Me molestan profundamente las cláusulas abusivas de los contratos bancarios.
Me molesta que haya países llamados “subdesarrollados” por su poca capitalización.
Me molesta que la gente diga que somos igual cuando no sienten que seamos iguales.
Me molesta sumamente que padres irresponsables sean responsables de sus hijos.
Me molesta que la humanidad tenga doble sentido, que la humanidad sea tan poco humana y que los humanos tengan tan poca humanidad.
Me molesta que se promueva un falso liderazgo basado en “ser el mejor” “llegar a lo más alto” y “ser alguien muy importante”…
Me molesta que por culpa del capitalismo y de las inversiones financieras, que todos los negocios de un barrio autóctonos cambien de nacionalidad.
Me molesta que la iglesia católica difunda mensajes moralista basados en  la perpetración de la especie humana.
Me molesta la ley del “pisas o te pisan”
Me molesta que no paren de subir los impuestos.
Me molesta que el gobierno cambie leyes sociales sin que podamos hacer nada.
Me molesta que cualquier licencia burocrática sea imprescindible y además muy costosa.
Me molesta que se tenga que esperar años, para adoptar un niño.
Me molesta que el fútbol crea tanta expectación, que le destinen horas en los informativos y que los futbolistas cobren millonadas cuando cualquier otro licenciado es mileurista.
Me molesta que para solicitar una ayuda para emprendedores, tenga que tener un alto capital inicial.
Me molesta que exista el día nacional de la mujer y que se pueda enseñar tetas por la tele y no penes.
Me molesta que se gasten 30 céntimos para hacer una camiseta y que a mí me cueste 30 euros.
Me molestan los que no les molesta nada.
Me molestan los diplomáticos y la gente de opinión diplomática que no se moja por nada.
Me molesta que no se de igual importancia a todas las culturas.

Y a ti ¿qué te molesta? 

Escrito por un grupo de “Molestas”. Cyntia, Eva, Cris y Yaïvi.

http://yaivi.blogspot.com