lunes, 26 de julio de 2010

COMIDA MEDITERRANEA.

En un chiste nacional de negros sobre blancos, un chiste repetido hasta la saciedad, un blanco que se comía una ensalada, le decía con retintín, a un negro viéndole “atareado” con un trozo de carne con mucho hueso: “Dime amigo, ¿tú sabes lo que comen los perros?” Y el negro le contestó: “Oye amigo, Dime ¿Tú sabes lo que comen las cabras?”
Ya sé que para la gente de aquí, este chiste roza los mínimos y que más de uno oiría el grillo que hace “cri cri” después de los chistes malos. Pero os puedo asegurar que la mayoría de los negros nos destornillamos de risa con este chiste que nos parece buenísimo. Y más de uno, ahogado por la risa va repitiendo: “Hahaha…Siii, como las cabras… ¡Hahaha! ¡Qué bueno!”
Siempre nos ha parecido raro que los blancos comieran hierbas como las cabras. Hierbas como ensaladas variadas, con todo tipo de hojas en las cuales también entran según que variedades de flores. No entendemos que se pueda comer algo, que no se puede acompañar con picante.

Hay que hacer el pequeño énfasis de que algo que no se puede acompañar con picante, para nosotros, no es comida.

Nosotros comemos todo cocinado y frito, con mucho aceite, con tomate triturado, cebolla triturada, picante y todo rematado con un “Cube Jumbo” para darle gustito a gamba y sal. Ya sea salsa, “ragout”, carne a la brasa, “riz au gras”, con el aceite chorreando por los brazos, todo va con sofrito y picante. La carne y el pescado se fríen hasta que quedan secos para aguantar días y días. Y os puedo asegurar que chupar el hueso de la carne es apoteósico.
Por esto, no entendemos que los Blancos coman sopas. Nos parece agua con aceite y sal. La primera vez que comí “col – patata – y arroz” me quedé estupefacta de comprobar que teníamos razón porque no sabía a nada. Bueno, a agua con aceite y sal. Nada más. Fue lo primero que comí al llegar a Europa y pensé que la comida de los blancos era rara de remate. No entendemos como pueden comer pasta con sólo aceite y sal. O una ensalada de arroz con trozos de frutas, mezclando cosas dulces con cosas saladas. No entendemos que manía tienen de comer cosas crudas, como la carne “vuelta y vuelta”, el Sushi, que es pescado crudo, el tomate crudo, el huevo frito, medio hecho… No entendemos que se beban Gazpacho, si es tomate triturado con algún que otro condimento, sin pasar por fuego. Y tortilla de espárrago o de espinacas y judías verdes... O que coman pulpo, si no tiene gusto ni a carne ni a pescado. Y ranas. ¿Cómo se puede comer ranas? Aunque no sé de qué me quejo si corre el rumor de que en algunos países africanos, se come serpiente e insectos. Dios. El gusto de las olivas, del queso, de los espárragos blancos… todo, era raro.

Ahora me cuesta ser objetiva porque de tanto tiempo aquí, todo esto a mí ya me gusta. Me encanta. Aunque nunca he comido ranas, ni pienso comer y sigo sin probar el Gazpacho. Ahora me da gusto disfrutar del plato de “Col – patata – y arroz” que hace mi abuela en los días de invierno. Me es imposible imaginar mi dieta diaria sin un buen plato de ensalada, con Rúcula, Canónigos, Lechuga, tomates, pepino, maíz, trocitos de queso y más… Me encanta la paella y la tortilla de patatas. Las ensaladas mixtas me flipan, que sean de arroz con pasas, o de pasta. La carne demasiado hecha ya no me da placer y orgasmos. Sólo me gusta el “Vuelta y vuelta” y ahora entiendo porque tiene tanto éxito. Delicioso Sushi, que se funde en la boca recordándote los sabores asiáticos. Mojar el pan en el huevo frito, y ya salivar antes de que llegue a la boca. Olivas, pan con tomate, aceite de oliva… y todo acompañado de un buen vino.

¡huumm…! Qué delicia la comida mediterránea.

http://yaivi.blogspot.com/


4 comentarios:

aniande dijo...

SI NO HAS PROBADO EL GAZPACHO O EL SALMOREJO NO SABES LO QUE TE PIERDES. TIENES QUE PROBARLO YA VERÁS COMO TE GUSTA, AUNQUE NECESITES TIEMPO.

Carol dijo...

Q hambre me ha dado tu post! Supongo que cuando uno llega a un país la comida es una de las cosas a las que más le cuesta adaptarse, si ya les pasó a mis abuelos que emigraron a Francia que está aquí al lado y nunca se acostumbraron a la cocina francesa con sus mantequillas, natas y demás, y mi abuela siempre cocinaba a la española, ya me imagino lo que te habrá costado a tí con lo diferente que parecen nuestras gastronomías.

Aún así yo soy de las que lo pruebo todo (o casi todo, con lo de las ranas es que no puedo tampoco), pero cuando viajo una de las cosas que más me gustan es probar nuevas comidas, incluso estando en Madrid es un lujo tener al alcance de la mano restaurantes de tantos países.

Le tengo echado el ojo a un restaurante etíope que han abierto no hace mucho, aunque lo del picante me da un poco de miedo, así como no saber qué pedir. Voy a aprovechar también que me voy este verano de vacaciones a Lisboa para aprovechar y probar allí restaurantes de Cabo Verde y Angola que he leído que los hay muy buenos.

Un abrazo, y te digo lo de aniande, anímate con el gazpacho que es toda una delicia, sobre todo en verano :)

yaivi dijo...

@ Aniande! Me niego a tomarme gazpacho!Brrr! Es que una vez lo probé y tenia gusto a condimentos crudos. hehehe!!

@Carol! Cuanta razón, tus abuelos. A mi tampoco me mola la comida con mantequillas y más. No sé todas las variedades de la comida francesa, pero creoq ue me gusta más la comida española que la francesa.
Pues a ver si un dia te acercas a Barcelona, que tambien aqui hay restaurante de todas partes. Es un lujazo la verdad.
Y cuando vuelvas de Lisboa, explicanos que tal el restaurante de Cap Vert, que me crea curiosidad! hehehe!!
Un besooo!

IvanBalt dijo...

O vaya te haz convertido en una traidora acaso? haz dejado el picante las especias y el sabor rico rico?? spero q no eh! la dieta meditarranea no es mala tampoco algunas cosas estan bien y hay algunas ensaladas realmente buenas me acuerdo una de lechuga tomate pollo y manzana todo con salsa rosa uhm salado y dulce pero esta buenisimo! la paella uhmm jope esto me pasa x leer de noche q ahora ya me dio un haaambreeeee ;)