martes, 21 de junio de 2011

LÁSTIMA QUE SEA NEGRA...


El racismo pasa por las calles. Está en los detalles de cada día. Está aquí, allí e allá también… Revolotea por las conciencias, pero mezquinamente se esconde y vuelve a aparecer, arraigado en todas las costumbres elementales.

Yo no sé en qué pensaba Júpiter cuando nos hizo de colores.
Seguramente, no pensó en qué podríamos sufrir vejaciones.
Comentarios como exégesis incómodas y aborrecedores
Humillación, desdén, desprecio, altivez y mortificaciones.

En el Dahomey, corre un rumor que dice que a los blancos les encantan las chicas negras y que cualquier negra en Europa puede enamorarse de quien quiera y casarse y ser feliz, como en África… Una mentira burda y vulgar.
En los matrimonios mixtos, de negros y de blancos, muchos europeos ya de por sí, aunque no todos, ven un amor interesado por parte del negro o de la negra. Muchos, incultos cerdamente ignorantes, juegan a ser dioses y se atreven a evidenciar los intereses, que según ellos, persiguen los que no somos de aquí: dinero, libertad, pasaporte para occidente…
Y a mí que no me vengan con que hay muchos que buscan sus intereses. No. Porque yo estoy en el otro bando. El bando que sufre el horripilante dolor de las glosas absurdas. Y estoy harta de que al salir con un chico blanco, algunas negras tengan que oír: “Es maja, pero lástima que sea negra…”

Lástima es sinónimo de pena, lamento, grima y disgusto…

¿Qué pasa? ¿Por qué es una lástima que la novia sea negra? ¿Lástima por qué? ¿Lástima de qué?
¿Acaso es que ser negra va de par con ser mala persona? ¿Acaso ser negra tiene algo que ver con una malformación genética? ¿Por qué tiene que dar pena y grima alguien por su color de piel y no por su falta de valores?

No me estoy enterando de nada.

¿De qué sirve que nos eduquen correctamente con principios e añadidos, para que después tarados como aquellos, nos digan que damos pena? Mis padres llevan trabajando toda su vida por mi educación, para que me digan que es una lástima algo que no puedo cambiar. Algo tan sustancial y tan rico como el color de la piel.
“Paltoquets”, insolentes y pretenciosos. Gente que alardea de ser moderna, y educada, refinada y pulcra, y que presume de no ser racista. Gente arrogante y procaz que se piensa que por ser blanco tiene una idea no equivocada sobre aquella negra que está saliendo con su hijo. Jóvenes, que se ven en la cima del mundo y se toman la libertad de juzgar los sentimientos de los demás, que se burlan de su amiga porque se ha acostado con un negro, y dejan de quedar con su amigo porque se ha echado una novia negra... Un clasismo racista, que les hace rebosarse en su ilusa supremacía, que no es nada más que una deposición literal.
Una xenofobia aburguesada, con familias avergonzadas y disgustadas porque su hijo sale con una negra. Porque, es que ¡Es negra! Manos a la cabeza porque es una meretriz, una interesada, una muerta de hambre que sólo quiere la herencia familiar. Y encima, habrá que aparecer en público con ella.

Eso sí. Después se jactan de sus hazañas en algún viaje de safari por el África de las bestias que se denominan salvajes, sus juergas de juventud con alguna amiga negra, sus aventuras en el ejército con aquel gran soldado y amigo negro, sus mitos artísticos negros y su pasión por las máscaras Ifè. Simpatía falsa que muy rápidamente se evapora cuando la negra quiere formar parte de la familia. Y la cosa cambia. Ya no sólo son salvajes los animales, sino también aquellos que revolteaban allí en medio de las bestias… si… ¿cómo se llaman? … ay... si… ¡Negros!

Lástima ellos, que nos lastiman a nosotros. Diferentes formas de una misma palabra, que en dos sentidos, va a uno de una forma y va a otro de otra forma verbal y transitiva.

Tu lástima, me lastima. Tu pena, me hiere.

Qué pena para los niños que son de aquí, pero que les delata su color. Los que han sido adoptados, los que han nacido aquí, los que tienen una vida como cualquier otro ciudadano de aquí, pero que les vende su color…
Que triste es estudiar, tener dos carreras, saber latín y no pasar hambre, para que después te sentencien. Ojala un día cambie esto y que en lugar de hablar de lástima por un color de piel, hablemos del maravilloso mundo de la drosophila.

Y a nosotros en África, nos educan conforme que la madre naturaleza es justa, y que en los humanos hay fraternidad. Y no es así, porque aún retumba en mis oídos aquella frase: “Es maja. Sí. Me casaría con ella mañana mismo, pero es que… es negra… Lástima...”

Pues sí. Una lástima. Lástima que seas tú, tan simple.

Y cuando mi madre me dice mezquinamente “Cuenta hija… seguro que allí, hay más de uno suspirando por ti…” Pues no sé qué decirle… No sé si lo entendería. No quiero que sepa que hay gente que tiene muchos prejuicios y que el color de la piel, aún es tema de juicio en el amor.

Y de verdad que no sé en qué pensaba Júpiter cuando nos hizo de colores.


http://yaivi.blogspot.com/

10 comentarios:

rojoescarlata dijo...

Yo creo que las madres ya saben que hay gente que no vive libre y feliz por culpa de los prejuicios, y otras cosas (aún peores).

Supongo que es difícil que las cosas cambien, a veces la gente necesita mucho tiempo para asimilar cosas sencillas, y además cada uno necesita "su" tiempo.

En realidad, poco importa lo que otros no sean capaces de ver, sentir o pensar ahora, porque es el ahora y no el mañana, ni el pasado, el que realmente importa.

Así que yo diría: caso omiso a los que no viven el hoy por sus prejuicios de ayer, y a vivir que son dos días(!) con los que sí quieren vivir consigo mismos y con los demás, libres y felices, hoy, sin tener que esperar a que las cosas cambien ..., tal vez, mañana.
:)
Un saludo!

Alicia dijo...

Poco a poco, todos dirán lo mismo que yo... "Es maja, y es negra, perfecto!"

Cris matondo dijo...

Me encantó!!!. A nosotros nos pasó con los 2 colores dependiendo del contexto. Para algunos el que da lástima es él por ser negro y para otros la que da lástima soy yo por ser blanca. Qué mundo!!. Yo estoy cansada de "pasarlo" por alto pero también estoy cansada de "guerrear" por ello. Somos normales!!!! y como el resto quiero que nos traten!!!!!

Africalandia dijo...

"Lástima que seas tú, tan simple."

No se puede decir otra cosa, porque la diferencia es riqueza. Y la piel al fin y al cabo es sólo eso.

Adelante con tu blog!
Un saludo.

Elena Bellido dijo...

Es siempre una delicia leer tus entradas en este blog. Me encanta tu manera de denunciar la realidad simplemente haciendo que se muevan sentimientos en los lectores a través de las palabras.

A lo mejor te interesa la última entrada que he publicado en mi blog: http://pincultura.blogspot.com/

¡Un saludo!

Kily dijo...

Recuerdo a un niño blanco de 12 años diciendo a un señor negro de Angola, licenciado en filología hispánica y periodismo por la complutense de Madrid, con 20 años viviendo en España, que el angolano no le puede enseñar a hablar el español porque él es español y un negro no puede conocer mejor el español que él. El niño vive en la ignorancia tal vez contagiado con las ideas arcáicas de sus padres. La arrogancia y la ignorancia es atrevida. Pero el cambio es inevitable, tiempo al tiempo Yaivi.

Blanco dijo...

Creo que es generalizar. Soy europeo y blanco, y me encantan las negras.

Anónimo dijo...

La frase lástima que sea negro es frecuente en mi casa.
Mi hermana esta con un chico negro y es una lástima por muchos motivos, pero el principal es el estigma social de la familia. Es como una enorme mancha en la familia. Tengo que decir que no conocemso al chico, msi padres pq los pobres son mayores y al enterarse estan con la depre y yo pq sintiendolo mucho antes son mis padres que el chico (por muy majo que sea). Y mi hermana tiene que entender que eso hace daño a la familia y tiene que terminar con la relacion o no meter a la familia en ella, se va a vivir fuera y que vuelva sola cuando quiera.

IvanBalt dijo...

Bueno este post aunque denuncia una realidad grande como una casa y nadie niega que esto ocurra y es injusto y no esta bien en eso totalmente de acuerdo pero si vas a permitir que te hieran y te lastiman solo x ser tu con tu color con tu origen pues entonces recomendaria que intenten tener una actitud mas orgullosa con sus origenes con su color xq siempre habra gente q no te acepte x una razon o x otra y ese es un hecho inevitable en esta vida asi q segun lo veo tienes dos opciones o sentirte mal y dejar que te hieran con su actitud o no dejarte que esas cosas no te afecten e intentar ser mas fuerte ante todas esas cosas tal vez sea una manera muy simple de enfocar las cosas no se....

Anónimo dijo...

En primer lugar queria darte la enhorabuena por el blog. Los temas que tratas y la forma de hacerlo me parecen muy acertados y con grandes dosis de inteligencia.

Esta entrada, en concreto, me llamó la atención porque personalmente paso por una situación similar. Desde hace unos meses salgo con una chica de Malí, y superados en un primer momento mis propios prejuicios y las diferencias culturales, te encuentras con la incomprensión de tu entorno. Unas veces puede venir por un comentario desafortunado de un amigo o familiar; y otras veces, por esas miradas inquisitoriales que no entienden que un chico blanco y español pasee de la mano con una chica negra y africana.

Se convierte en una relación complicada, cuando los únicos problemas que debería tener son los propios de cualquier otro emparejamiento. De cualquier forma, tengo muy claro que no renunciaré a vivir esto porque no sea del agrado de una sociedad retrógrada y llena de prejuicios. Si algún dia termina será porque ella y yo lo decidamos libremente sin influencias externas.

Si alguien más se encuentra en una circunstancia similar, espero que la comparta.

Un saludo a tod@s