miércoles, 25 de abril de 2012

LOS INMIGRANTES NO TIENEN AMIGOS.


Los “nuevos” amigos son aquellas amistades que no son las de la infancia. Amistades hechas a lo largo de la vida por diferentes motivos y circunstancias.
La amistad es confianza y afecto desinteresado en su definición más simple. Compañerismo, lealtad, aprecio, amor... También es todo esto. Pero aunque la amistad se pueda resumir en un conjunto de sentimientos simples, es cada vez más difícil hacer amistades nuevas. Y más aún, unir amistad e inmigración. Porque si ya es difícil hacer amigos nuevos siendo de aquí, imagínense la dificultad añadida por ser de otra nacionalidad.  

¿Por qué es tan difícil unir inmigración y amistad? Y más sorprendente e incoherente en un mundo que se dice luchador contra las diferencias y el clasismo racial.

Los inmigrantes llegan, confiando en su simpatía natural y en su buena fe pensando que lo tendrán fácil para hacerse amigos. Ingenuos. Hacerse amigos nuevos desde cero para el inmigrante se vuelve una labor enervante en la que el choque cultural y las diferencias se dan la mano para hacer imposible, en muchos de los casos, cualquier sentimiento noble. Aquí, en Europa, muchos presumen de estar a favor de la diversidad cultural y de estar libres de prejuicios pero muy pocos inmigrantes pueden presumir de tener amigos nuevos, amigos de verdad.

Hacerse un amigo en Europa es dificilísimo. Hacerse un amigo siendo africano o de otra nacionalidad es todo un reto.

Al principio, los blancos se quedan maravillados por la novedad de una exótica amistad con un negro. Con la misma ilusión de quien tiene un juguete nuevo, todo en el negro les fascina. El pelo, la mirada, la piel, la manera de caminar ondulando todo el cuerpo, y esta graciosa manera de pronunciar mal las “erres”… todo. Cualquier cosa que haga el negro parece una hazaña, una proeza. Y cada una de esas personas subyugadas, sólo habla de su reciente amistad con un negro “tan peculiar y tan encantador”… Todos quieren quedar con él. Es presente en todos los planes y qué gozo da, ser aquel hombro que necesita el nuevo amigo negro.
Y todos se quedan con los ojos abiertos explicando aquello que tiene el negro, este encanto tan suyo que es algo que no se puede explicar… Un autentico africano, de ¿“Banim”? ¿“Benim”? ¿“Belin?... bueno… un africano…

Pamplinas y faribolas…

Pasado el riguroso bimestre de sorpresas, las cosas cambian. El pequeño grupito que se había formado alrededor del negro se difunde. Ya se han acostumbrado a su manera de caminar. Ya saben que su piel es lisa. Ya saben que su pelo se puede transformar en miles de peinado y ya irrita un poco su manera tan exasperante de pronunciar la “erre”. 

Le negro ya no interesa.  Y ellos, cada uno, vuelven a sus amigos de la infancia. Sus amigos de ellos. Cosa que nosotros, los que hemos cambiado de país no tenemos cerca. Y el inmigrante se da cuenta de que en los momentos de verdad, esta solo.

Los inmigrantes no tienen amigos.

Amigos de verdad. De aquellos  que simplemente están allí. Los inmigrantes no tienen a aquellos que no necesitas llamar para que vengan. Aquellos que vienen cargados de lluvia y sol para adornarte el día. Aquellos que tienen la misma fidelidad que las aves migratorias. Aquellos que te tienen una ternura sin fin, ternura que ni tuviste que labrar. Amistades de la infancia, amistades ganadas compartiendo inocentemente juegos de niños y castigos comunes, amistad de travesuras y de vida vivida. Amistad más fuerte que los lazos familiares y fraternales.  Amistad profunda que crece como una hierba salvaje, amistad como un arma para todas las luchas, la amistad como una mirada que todo lo entiende… . Simplemente amistad
Sinceramente no sé si este tipo de amistad existe para un inmigrante en su país de acogida. Los inmigrantes no tienen amigos. Sombras que caminan por las calles, solitarias y que no tienen a nadie a quien explicar sus penas y sus alegrías. Hombres, con la mirada aburrida porque pueden pasar días sin hablar con nadie. Jóvenes, en un grupo que sonríen, con el corazón lleno de historias y con la mirada ausente, mirada de los que saben una gran verdad, de los que saben que sólo son una parte de un grupo ocasional. Chicas solas, llorando por la calle recordando que no tienen a nadie que diría con aquella voz incondicional: “Dónde estás? Que voy…”

Esto hace que muchas veces, se forman guetos o se ve claramente una asociación nada azarosa de grupos de inmigrantes en un mismo grupo intercultural. Compañeros de infortunio que se juntan porque sólo los que han vivido lo mismo se entienden. Y el inmigrante se encuentra solo, solo ante todo. Y es allí cuando se da cuenta, que los amigos que escuchan de verdad, son los que dejó atrás…

Un amigo es como una fuente de agua durante un largo viaje. Y de verdad amigos europeos, no sabéis lo largo que se hacen algunos viajes…

Dedicado a Juan, un amigo, porque desde el principio estuvo allí igual que muchos otros. 

http://yaivi.blogspot.com 

7 comentarios:

diana dijo...

Hola, te escribo por que mi blog ha desaparecido, veo que te pasó a ti algo parecido, lo escribiste en un foro,
Como hiciste para recuperarlo? Ando desesperada, es mucho trabajo, quien mejor que otra blogger para entenderlo.
mi mail es: diana.loscaprichosdediana@gmail.com
Muchas gracias

Killy dijo...

¿Cuanta razón tienes Yaivi? Sobre este tema he mantenido largas tertulias con algunos amigos. La realidad es que el inmigrante negro en Europa es un desarraigado total, 1º por su color de piel y 2º por ser africano. El blanco inmigrante, tiene la ventaja de tener el mismo color de piel que la mayoría de los ciudadanos blancos, luego es facilmente asimilable; no desentona y nadie gira la cabeza para observarle de furtivas cuando pasa. En reumen, nunca es señalado.
Por otra parte los blancos relacionan mayoritariamente, inmigración africana con la pobreza. Dan por sentado que el negro que abandona su tierra para ir a vivir al de los blancos, está carente de cosas interesantes. Es un error, pero es el error que los niños blancos maman desde la cuna hasta hacerse adultos. La otra cosa es la de relacionar interes económico con la amistad. Cuando un blanco se hace amigo de un negro, espera que entre los 2 se establezca una relación recíproca de dar y recibir; pero hay un problema, la mayoría de las veces ésta relación se crea en una sóla dirección que es del blanco hacia el negro y al revez nada, otras veces, el blanco piensa o cree que así va a ser, asi que se pone a la defensiva y a lo mínimo de cambio abandona la relación de amistad porque piensa que ésa, nunca le va a ser útil.
Al negro inmigrante y rico no le puede faltar nunca amigos blancos, porque seguro que dispondrá de poseciones en Africa, donde los amigos blancos pueden ir a pasar vacaciones y hacer fotos de niños negros desnutridos y malvestidos, hacer safaris para luego fardar ante los amigos de toda la vida en Europa. Es una realidad dolorosa pero es así de claro.
El amigo negro e inmigrante, es un amigo objeto y es un amigo trofeo, luego sólo tiene importancia a la medida que el blanco puede sacar de él algo útil. Sin una utilidad clara el amigo negro e inmigrante pierde el valor sentimental que podría aporta a la relación por lo que es marginado.

Anegdota:
Era las 16:00h, cuando llegaron al piso 5 estudiantes procedentes de distintos puntos de España. La ciudad es Toledo. Los 5 están matriculados en la universidad de Toledo. El piso es grande, con cinco habitaciones 2 aseos un salón grande, una cocina amplia y una teresa. El piso está complétamente amueblada. Los 5 no se conocían entre sí, por lo que no existía ningún tipo de relación entre ellos. 3 de los chicos son españoles, uno es de Valencia, un madrileño y un catalán. Los otros 2 eran extranjeros, uno es de Filipinas y el otro es ghanes. Los chicos se llevaban muy bien entre ellos y las relaciones muy cordiales. Con el tiempo las relaciones se afianzaron. Los españoles y blancos se hicieron muy amigos entre los 3, mientras que el filipino y el ghanes también se hicieron muy amigos. Cuando terminaron las carreras los 3 españoles mantuvieron un fuerte contacto entre ellos, también mantenían ralaciones asiduas con el ghanes y el filipino. Cuando los 3 españoles se enteraron de que el filipino se ha convertido en un alto ejecutivo de una empresa japonesa y que el ghanes se convirtió en un empresario de éxito en sus países, aumentaron sus frecuencias de llamadas a sus antiguos compañeros emigrantes. El valenciano le hizo padrino de su hijo al filipino, el catalán propuso al ghanes hacer unas vacaciones juntos a Sudafrica... El madrileño, cruza invitaciones al ghanes y al filipino para que pasaran unos días de vacaciones con él en su casa de Madridi y en familia. Lo cierto es que mientras duró sus estudios en la universidad, ni el ghanes ni el filipino tuvieron el privilegio de ser invitados como amigo en ninguna de las casas de sus compañeros españoles, porque en realidad a los españoles no les interesaban estas amistades. Todo cambió cuando el ghanes y el filipino se convirtieron en hombres importantes y de mucho éxito en sus países. ¿Existe una razón? sí y es el poder del dinero y la influencia que aporta. Loca apariencia.

Esangui dijo...

El inmigrante si tiene amigos,inmigrantes igual que el y por afinidad de la misma nacionalidad o continente en el caso de los negros.
Lo que pasa es que estan tan ansiosos por parecer normales(...)e integrados que prefieren arriesgarse a ver que tal con los naturales del nuevo habitat que "mas de lo mismo".
Curiosamente lo contrario que hacen los españoles que en cuanto llegan a un lugar distinto montan su pequeña embajada y lo llaman "Casa de España" en tal o cual pais.

IvanBalt dijo...

La amistad verdadera es algo dificil de conseguir cultivar y mantener seas de la nacionalidad que seas pero haces bien en exponer que quiza para los extranjeros sea un poco mas complicado x las diferencias culturales etc etc etc y lamentablemente para los que sus "expectativas" de hacer amigos pues se ve que "necesitan" un amigo nativo del pais al que han emigrado para sentirse mas "integrados" y poder "presumir" de ello, pues es realmente penoso pues la amistad sincera no deberia fijarse en nacionalidades o esas cosas el que vale para ser tu amigo no importa de donde sea xino marroqui africano latino o extraterreste jeje y razon tienes al decir que no es casual que se formen guetos de la misma nacionalidad bien sea xq sienten que solo entre ellos se entienden o xq ellos mismo se excluyen se aislan y no quieren tener amigos nativos del pais al que emigran o xq no han tenido oportunidad para integrarse mejor bueno de todas maneras este post es un poco triston/depresivo o solo me lo parece? xq hasta donde yo se la soledad no ha matado a nadie tampoco jeje bueno tienes razon a veces los viajes son largos pero no olvidemos que estamos en la mejor compañia : nosotros mismos y alegremonos si el viaje es largo :)

Anónimo dijo...

antes de adoptar nosotros teníamos una amiga de santo domingo que lo sigue siendo y somos los padrinos de su hija. Ella ahora está casada con un amigo nuestro. A raíz de empezar con la adopción es cierto que nos gustaría mucho relacionarnos con gente joven de más lugares porque esta amiga vino como suelen venir los amigos, sin buscarlos, pero ahora que nos gustaría sobre todo hacer un círculo de amistades más diverso, no sabemos como hacerlo. A veces me siento en el bus que va a mi pueblo cerca de un par de chicas negras que parecen de mi edad pero ¿que les dices para no parecer una loca? No puedes decirle como las niñas "¿me ajuntas?" Jobar yo quiero tener más amigos de otras culturas o españoles de otra raza pero ni idea de como hacerlo sin parecer una rara.....

Anónimo dijo...

antes de adoptar nosotros teníamos una amiga de santo domingo que lo sigue siendo y somos los padrinos de su hija. Ella ahora está casada con un amigo nuestro. A raíz de empezar con la adopción es cierto que nos gustaría mucho relacionarnos con gente joven de más lugares porque esta amiga vino como suelen venir los amigos, sin buscarlos, pero ahora que nos gustaría sobre todo hacer un círculo de amistades más diverso, no sabemos como hacerlo. A veces me siento en el bus que va a mi pueblo cerca de un par de chicas negras que parecen de mi edad pero ¿que les dices para no parecer una loca? No puedes decirle como las niñas "¿me ajuntas?" Jobar yo quiero tener más amigos de otras culturas o españoles de otra raza pero ni idea de como hacerlo sin parecer una rara.....

Des dijo...

De este tema hay que mirar varios factores.
En general, es más fácil hacer amistades con gente con la que movemos en el mismo entorno: compañeros de trabajo, de estudios, de clubes deportivos o culturales. Así que, para un inmigrante que estudia y trabaja con autóctonos es mucho más fácil hacer amistades con nativos. Yo, siendo de Reino Unido de origen chino, he hecho muchas verdaderas amistades con españoles, porque trabajo en una empresa llena de gente española, y participo en clubes deportivos y de montaña donde es fácil conocer gente. También he conocido dos peruanos, una salvadoreña, una dominicana y un marroquí que están en la misma situación: que lleva una vida social totalmente integrada en la sociedad española. En cambio, hay muchos ejemplos de ingleses y americanos que trabajan como profesores de ingles, que después de 10 años en España solo se relacionan con sus compatriotas. Lo del color de la piel, creo que no es un factor tan importante como la afinidad cultural (y socioeconómico…). Ya se ve que en España el colectivo mejor integrado son los latinoamericanos, mucho más que los rumanos o marroquíes, a pesar de que estos últimos pueden parecerse más “español” en aspecto físico.